Opinión

CPC Bío Bío, una mirada al futuro gremial

Por: Diario Concepción | 28 de Octubre 2018
Fotografía: Diario Concepción

Ricardo Gouët Bañares
Presidente de la Cámara de la Producción y del Comercio Bío Bío

La Cámara de la Producción y del Comercio de Concepción está en un proceso de renovación, instancia que responde a la necesidad que nuestro gremio ha constatado en el tiempo y que busca acercarse a la realidad que las empresas de la Región del Bío Bío experimentan hoy.

Es por eso que, desde noviembre, la Cpcc comenzará a llamarse Cámara de la Producción y del Comercio Bío Bío. Un nombre que va más allá de nuestra nueva sigla (CPC Bío Bío), y cuya inspiración está determinada por la esencia de nuestro gremio, fundado hace 91 años, que vincula sectores públicos y privados en pro del crecimiento regional.

Esa vinculación exige adecuarse a los tiempos y a los cambios que permanentemente experimentamos. Nuestras organizaciones están en una adecuación constante de sus procesos, estándares y necesidades, e incluso de una renovación generacional de sus planas directivas y gerenciales. Es imperativo entonces que organizaciones como la Cámara tengan la capacidad de convocar a actores relevantes y aunar criterios en torno a estos paradigmas.

Algunos nos han preguntado ¿por qué CPC Bío Bío? Y la respuesta es simple. Las fronteras geográficas de nuestro gremio han cambiado. En nueve décadas, provincias como Arauco y Bío Bío han comenzado a tomar mayor protagonismo en materia productiva y es a ellas a quienes debemos el quehacer de esta asociación. Se trata de zonas con requerimientos y preocupaciones distintas a las que tenemos en Concepción; por ejemplo, el mundo agrícola y el turismo en Bío Bío, o la generación de empleos y mejor conectividad en la provincia de Arauco, demandan atención del mundo público y privado para potenciar su desarrollo y crecimiento.

La CPC Bío Bío enfrenta una nueva década de gestión con una apuesta más integradora, donde las preocupaciones de unos son también de todos. Estamos convencidos que todos somos parte de esos engranajes que acompañaron nuestro logo y, por ende, las soluciones están también en esa riqueza. De eso se trata la asociatividad, de unir criterios en busca de oportunidades.

Y si bien hemos cambiado el nombre que una docena de hombres penquistas dieron a esa entonces naciente organización que llamaron Cámara de Comercio, nuestra búsqueda de caminos para alcanzar la prosperidad y el bienestar de las comunidades que hacemos grande a esta Región, siguen intactos. Como dijimos en algún momento: hemos cambiado, pero nuestra identidad continúa siendo la misma.

Etiquetas