Opinión

El país de los animales pequeños

Por: Procopio | 03 de Octubre 2018

El dato proviene de las organizaciones protectoras de la fauna, nobles seres que caminan en sentido contrario a la invasión demoledora de las actividades productivas despreocupadas del futuro, mientras el presente remunere. Las noticias suelen ser de parecida naturaleza; otro ser vivo autóctono está en vía de desaparecer.

En esta oportunidad, la güiña, uno de los felinos silvestres más amenazado y desconocido en el mundo, y especie nativa de Chile. Sus poblaciones se encuentran muy fragmentadas a lo largo de nuestro país, siendo catalogada como una especie en peligro de extinción.

La güiña es un felino pequeño, el más pequeño de su especie, puede llegar a medir hasta 64 cm de largo y pesar dos kilos, gato de color pardo, con pequeñas manchas negras que cubren casi todo su cuerpo, dos líneas negras que cruzan su rostro desde la frente a la nariz, orejas pequeñas y redondas, franjas negras en la espalda y una distintiva cola corta y frondosa con anillos negros, en términos generales, muy lindo, aunque con mala fama, come lo que pilla, una gallina, por ejemplo, de ahí el apelativo humano de “güiña” a un ladrón oportunista.

Es parte de una larga serie de animalitos chilenos, todos chicos, en un fenómeno inexplicado que reduce el tamaño de nuestras especies, estamos llenos de ejemplos; la ranita de Darwin, el ciervito enano, nuestro cercano Pudú. El zorrito chileno, hasta nuestro dinosaurio, descubierto no hace mucho, era del tamaño de un perro, casi indecoroso; el Chilesaurus diegosuarezi.

Como compensación, hemos aprendido a superarnos y engrandecernos en la medida de los posible, los jaguares chilenos estuvieron de moda, la Roja mete miedo también, nosotros, los de la bandera más linda, tenemos que aprender a cuidar nuestros animales, por chicos que sean.

PROCOPIO

Etiquetas