Opinión

Legumbres vetadas por Pitágoras

Por: Procopio | 12 de Septiembre 2018

Pitágoras es un personaje detestable, si bien es cierto que él y sus adláteres, fanatizados con su personalidad y fundamentalistas de su pensamiento, son claramente un aporte a la cultura occidental, al mismo tiempo es el causante de un trauma intelectual que ha afectado a miles de sufridos escolares, quienes tuvieron que digerir, a como diera lugar, que en todo triángulo rectángulo el cuadrado de la hipotenusa es igual a la suma de los cuadrados de los catetos; un teorema inflexible que tiene su nombre, aunque hoy se ponga en duda que haya sido su único autor.

Pitágoras, que vivió a caballo de los siglos VI y V a.C., está considerado el primero de los matemáticos, además de filósofo. Formó, con sus discípulos, la hermandad pitagórica, congregación que se atenía a unas severas normas de vida y conducta, el clásico líder espiritual que termina por apoderarse del cerebro de sus seguidores, de modo tal que, a veces, se imponen las ideas más traídas de los cabellos, tiradas de las mechas, en versión menos elegante.

Entre ellas, el vegetarianismo; con una importante distinción; no cualquier vegetal, las habas, por ejemplo, les estaban prohibidas. Por alguna misteriosa razón, hasta la fecha desconocida, para este personaje el haba era una planta infernal cuyas flores simbolizaban las almas de los difuntos, por lo tanto, comerlas era anatema irreversible.

Para ser justos hay que recordar que para los antiguos griegos las habas eran una legumbre muy especial y que una vez al año, las almas de los muertos podían refugiarse en las habas, una creencia que los romanos no compartían. Familias patricias se hicieron de su fortuna y nombre comerciándolas, el caso de la familia de los Fabios, así como otras con lentejas, los Léntulos. Algo nos queda de esos resguardos, en todas partes se cuecen habas.

PROCOPIO

Etiquetas