Opinión

Puentes con la comunidad

Por: Diario Concepción | 08 de Septiembre 2018
Fotografía: Cedida

M. Inés Picazo V.
Directora de Vinculación Social UdeC

En su corta existencia, la función de vinculación con el medio que realizan las universidades ha sido presentada en sociedad usando una desdeñosa semántica que es preciso abandonar. La tercera misión de la universidad, la misión subalterna, el área menor y otros apelativos injustos para una función observada en las mediciones de la calidad universitaria. La ampliación de las funciones de la universidad se ha ido afortunadamente importando en Chile desde las casas de estudio del norte.

Pero, ¿Por qué la universidad debe preocuparse de otros asuntos que no sean el de formar con calidad a nuestros estudiantes y desarrollar investigación de excelencia? La respuesta está en los objetivos de esta nueva función.

La vinculación con el medio busca, en pocas palabras, contribuir a hacer un mundo mejor. Se trata de hacer de la producción de conocimiento y del desarrollo científico pilares del bienestar de las personas y de un modelo de desarrollo sostenible. Para ello, hay que transformar la competitividad espuria, dentro y fuera de las universidades, por la construcción de academia y de sociedad, desde la cooperación. Será preciso abrirnos a la comunidad, porque la docencia y la investigación se nutren también desde el firmamento de oportunidades y necesidades que tienen los actores del entorno con los que convivimos. Las actividades clásicas de la universidad dejan de entenderse como circunscritas al aula, pues los profanos, los que no están en esos olimpos de sabiduría, tienen necesidades, sufren los problemas que estudiamos y sobre los que aleccionamos, plumón en mano.

Esta misión es igual de difícil como necesaria. Chile es un país con muy poco capital social. La desconfianza se sabe que es antiproductiva y atenta contra la construcción de una verdadera comunidad académica al interior de los campus o de una genuina relación de enriquecimiento mutuo entre el mundo universitario y su entorno.

La buena noticia es que la Universidad de Concepción, afirmando su carácter público, ha hecho de la vinculación con las personas, las instituciones, las organizaciones y las empresas pilares de su desarrollo. Aunque la UdeC nunca ha sido un espacio excluyente ni socialmente aséptico. Sus académicos y alumnos realizan actividades en y con la comunidad desde hace tiempo. Y ello a través de la docencia que imparte, de la investigación que desarrolla, de la extensión que brinda, del patrimonio que atesora.

Lo nuevo es que esta dimensión se institucionaliza. Sobre sus valores fundacionales, la centenaria UdeC está construyendo puentes con su entorno, puentes por el que transitarán profesionales y ciudadanos de un Chile mejor.

Etiquetas