Opinión

Ante el cambio… un paso a la vez

Por: Diario Concepción | 10 de Julio 2018
Fotografía: Diario Concepción

Pamela Espinosa B.
Psicóloga, Coach Profesional Pontificia Universidad Católica de Chile.
bac.cafeconcepcion@gmail.com

En medio de todas las presiones de cambio del mundo actual, tales como la tecnología, la comunicación internacional instantánea, nuevas leyes y exigencias laborales, el desarrollo del país, la necesidad de adquirir nuevas competencias en el trabajo, el cambio de las costumbres culturales, etc. todos cambios positivos y que nos llevan a tener cada vez una mejor calidad de vida, hay un aspecto que no podemos desconocer, y es que todo esta cambio, por beneficioso que sea, nos agobia y causa un enorme estrés.

Ya sea por que no sabemos como manejar estas nuevas tecnologías, o por que en el trabajo se exigen cada vez mas competencias nuevas que no aprendimos en la universidad, o simplemente por que el solo hecho de cambiar y de salir de nuestros hábitos crea naturalmente una resistencia, la sensación de stress y el efecto de “duelo” con nuestra antigua forma de actuar.

Este estrés natural al cambio, se incrementa al asumir que todo debemos hacerlo de un día para otro, rápidamente… el famoso “esto es para ayer”.

Es en medio de todos estos cambios necesarios, buenos e inminentes, que surge una sabia recomendación japonesa: el Método Kaizen, que significa cambio beneficioso, y que nos propone dar “un paso a la vez”. El escritor Robert Maurer nos comenta que todos los cambios, incluso los positivos, dan miedo. Los intentos de lograr objetivos utilizando medios radicales o revolucionarios, a menudo fracasan por que aumentan el miedo.

Dice el autor que los pequeños pasos del kaizen desarman la respuesta cerebral al miedo, estimulando el pensamiento racional y el juego creativo. ¿Cómo se convierten los pequeños saltos en pasos gigantescos? Explica Maurer: “Tu cerebro está programado para resistirse al cambio. Pero, al dar pequeños pasos, reconfiguras eficazmente el sistema nervioso, de modo tal que elimina el bloqueo creativo, evita la reacción de lucha o huida y crea nuevas conexiones entre las neuronas, el cerebro asume con entusiasmo el proceso de cambio y logras avanzar rápidamente hacia tu objetivo”.

La invitación del kaizen es a asumir los cambios simplificando al máximo los pasos necesarios de dar y dividiendo la gran meta en pequeñas victorias que creen confianza y seguridad en las personas, sin tanto agotamiento y desarrollando la capacidad de disfrutar los pequeños logros y apreciar nuestras capacidades.

En vez de proponerte bajar 5 kilos en una semana, ir todos los días al gimnasio, o lograr tus planes estratégicos un solo año, mejor sé gentil con tu propio cuerpo y con las demás personas. Divide estas grandes metas en pequeños pasos y esfuerzos que no consuman las energías de una sola vez. Recuerda que si no logras lo que te haz propuesto, terminarás desmotivándote o perdiendo credibilidad si de trabajo se trata.

Propón un plan lograble, prémiate por las pequeñas victorias y sin darte cuenta habrás avanzado y fortalecido tu motivación y la de los demás.

Etiquetas