Opinión

Empleo: tarea pendiente

Por: Diario Concepción | 06 de Julio 2018
Fotografía: Diario Concepción

Jorge Condeza Neuber
@condezan

El trimestre febrero-abril puede considerarse el punto de partida del gobierno para medir sus políticas públicas en materia de empleo. En el gobierno anterior la creación de empleos fue más baja, asociado, básicamente, al menor crecimiento de nuestra economía producto de factores externos y malas políticas públicas. Contando desde el mismo trimestre, entre el 2014 y 2018 el INE informa que se crearon 460 mil empleos en todo el país, de los cuales 175 mil fueron creados en los últimos 12 meses. Este Gobierno prometió 600.000 empleos.

Hace una semana el INE publicó el dato para el trimestre Marzo-Abril-Mayo, el que dio cuenta de un aumento en el desempleo, que ahora llega a 7% , cifra similar a lo registrado hace 12 meses y 0,3% por sobre el dato del mes anterior. De las cifras se destacaron algunos datos: Hay 8.392.560 ocupados. El desempleo femenino subió a 8,1%, el trabajo por cuenta propia creció 5,1% en 12 meses producto de un aumento de quienes trabajan en la vía pública – llegando a las 400.000 personas- y además hay 630 mil desempleados. Una foto no muy buena.

Dar solo cifras hace difícil formarse una idea de que está ocurriendo en el mercado laboral. Por un lado, suben los ocupados y, por otro, sube el desempleo ya que, efectivamente, más gente encontró trabajo, pero debido a las altas expectativas generadas, hay mucha más gente ingresando a la fuerza laboral encontrándose con una economía aún incapaz de crear tatos empleos, lo que es muy notorio en el mercado laboral femenino.

El INE realiza hoy una encuesta de empleo que contienen muchos más datos que solo las cifras de empleo y desempleo que normalmente cuestionamos o aplaudimos. El mercado laboral es mucho más complejo que solamente el cociente entre desempleados y la fuerza laboral y lo que se observa en el último tiempo son fenómenos con los que costará luchar.

Por un lado, la gran informalidad laboral que ya alcanza el 28,8%  y es producto en parte de malas políticas públicas que no favorecen el empleo. Aquí me refiero principalmente al tema de expectativas (retro incluida), la mala focalización del gasto público (inversión) y lo ineficiente de los programas y ayudas para el emprendimiento. Pero también la encuesta da cuenta de una creación creciente de empleos a tiempo parcial, asunto que favorece la participación laboral de jóvenes y mujeres, pero que debe regularse correctamente para obtener los beneficios de las nuevas formas de trabajo.

Conviene leer completa la encuesta del INE porque en estos datos no hay espacio para sacar cuentas alegres ni para el aprovechamiento político de ellos, sino que para reconocer que se requiere un crecimiento económico mayor, pero principalmente a nivel parlamentario, darse cuenta de la nueva realidad laboral que enfrentamos.

Etiquetas