Opinión

Peligrosa seducción de la mentira

Por: Procopio | 14 de Marzo 2018

Un reportaje sobre la materia estima que las noticias falsas tienen 70% más posibilidades de ser compartidas y retrasmitidas en las redes sociales que las verdaderas. Es que la mentira tiene la atractiva característica de darnos lo que quisiéramos tener.

Cuando el fotógrafo Donald Thompson necesitó una escena de acción del Noveno Ejército Alemán, en la Primera Guerra Mundial, simplemente recurrió a los soldados alemanes, quienes se prestaron, muy contentos de salir en la foto, destruyendo un molino de viento que había en el lugar.

En la guerra civil española, los noticiaros ingleses incluyeron combates aéreos que eran saldos y retazos de la primera guerra mundial. En 1936 exhibieron una dura batalla identificada como la caída de Madrid, cuando en realidad las imágenes correspondían a combates en Burgos y Madrid no cayó sino dos y medio años más tarde.

También se falsificaron noticiarios de la supuesta guerra de los Boers, los historiadores de cine han establecido que gran parte de esas películas se filmaron en New Jersey, por la sencilla razón que allí se encontraba la compañía encargada de la producción, bajo la dirección de Thomas Alba Edison, que como inventor era incuestionable, pero que de los recursos éticos andaba un tanto desabastecido.

El argumento es que las batallas falsas eran más dramáticas que las verdaderas, un soldado que muere alcanzado por un tiro de fusil, puede que sencillamente caiga al suelo, la ficción lo  puede mostrar, en cambio, con brazos dramáticamente abiertos, arrojando su arma al aire en una lenta caída al suelo,  en sus últimos segundos de vida. Siendo así las cosas, la tiene difícil los luchadores por la verdad, que aunque poco llamativa, es lo que es, por pedestre que resulte.

 

PROCOPIO

Etiquetas