Opinión

Ni tan mal

Por: Diario Concepción | 09 de Febrero 2018
Fotografía: Diario Concepción

Por: Jorge Condeza Neuber
@jorgecondezan

Así como las empresas los países se gestionan mediante índices, lo que constituye una buena forma de medir y evaluar cómo mejorar en aquellos aspectos donde aparecemos mal ranqueados.

Producto del bullado caso del Doing Business del Banco Mundial y de las declaraciones de su ex economista jefe, de supuesta manipulación por razones políticas, en las últimas semanas se ha puesto más atención a los índices más relevantes que miden cómo lo hace nuestro país y al parecer más que escandalizarse por uno u otro, debemos sentirnos orgullosos, porque se podrá tener el corazón en un sector político, pero los números no se pueden soslayar tan fácilmente.

Chile es número uno en Latinoamérica en muchos índices mundiales y como he comentado en otras ocasiones, a pesar de todo, seguimos firmes en el conocido Índice de Desarrollo Humano que publica el Pnud. Chile, 38 en el mundo, tiene de las expectativas de vida más altas del mundo (salud), mal en años escolaridad pero anda muy bien en expectativa de escolaridad para nuestros jóvenes (educación) y aún un débil Ingreso per cápita. Ocupamos el lugar 25 en el índice de Progreso Social, un índice más amplio que mide, por ejemplo: agua y saneamiento, acceso a información, derechos y libertades personales, etc.; en Latinoamérica nos siguen Uruguay en el 31 y Argentina en el 38.

En los asuntos netamente económicos hay índices populares como S&P o Moody´s, pero otros mucho más complejos como el Reporte de Competitividad Global que mide decenas de aspectos de la economía de un país como infraestructura, macroeconomía, educación o salud, y temas más detallistas como innovación, tecnología y desarrollo de los mercados. En este índice estamos 33. El otro índice popular es el de Libertad Econó- mica que calcula la fundación Heritage y que mide asuntos como libertad financiera, laboral, temas fiscales o derechos de propiedad. Chile estaba en el 7mo lugar mundial y ahora pasamos al 10mo, superando a EEUU, Alemania, Suecia o Japón. Si, leyó bien.

Dos asuntos medianamente capturados por estos índices son la pobreza y la desigualdad, por eso, y a pesar de que constituimos un modelo para el resto de Latinoamérica, aun no podemos realmente sentir que lo estamos haciendo bien. Chile ha liderado la reducción de la indigencia en LA, llegando al 3,5%(Casen 2015) versus un 12% (Cepal 2014), pero aún seguimos altos en la pobreza multidimensional. En materias de desigualdad los avances han sido menores y aunque algunos índices muestran mejorías, aún es un tema en el que estamos al debe.

En ambos temas, muy complejos, podemos hacer mucho más, sobre todo en escolaridad, habitabilidad, previsión y en redes o cohesión social, y por lo que muestran los indicadores internacionales, es lo que nos va faltando para dar el gran salto al desarrollo.

Etiquetas