Opinión

Bío Bío: vocación y obligación de futuro

Por: Diario Concepción | 04 de Enero 2018
Fotografía: Isidoro Valenzuela M.

Por: Hugo Cautivo Baltierra 
Presidente Consejo de Gobierno Regional

El inicio de un nuevo año es  una oportunidad para generar aprendizajes que permitan orientar nuestras acciones futuras. A propósito de la rendición de cuenta pública de la gestión del Consejo de Gobierno Regional, Core Bío Bío, se hacen patentes situaciones que son parte fundamental de estas lecciones aprendidas, una de ellas es que la participación ciudadana debe ser un eje central de las políticas públicas, pues la construcción del futuro de nuestra región nos pertenece a todos y todas.

2017 trajo y deja hitos principales e históricos en el proceso de descentralización, con una señal señera que es la aprobación de la ley que posibilitará el 2020 la elección democrática del Gobernador Regional, que será a su vez el Presidente del Consejo Regional, así como la aprobación de la ley de Fortalecimiento de la Regionalización, que posibilitará el inicio del traspaso de nuevas competencias a los Gobiernos y Consejos Regionales.

Pero  aún quedan muchos temas que resolver para tener realmente en nuestras manos los destinos de la región. No habrá real descentralización del poder político, mientras no se avance en la mayor autonomía financiera de las regiones.

Otro hecho importante es la creación de la Región de Ñuble, épica en la que no estuvo ausente éste Consejo, primero aprobando su creación, pero también trabajando con la ciudadanía a través del rol significativo que jugaron los consejeros de esa provincia. Así en septiembre de 2018 formalmente nuestra patria dará a luz dos nuevas regiones, la de Ñuble y la del Bío Bío.

Chile nos mira, no somos una región que marque el paso, tenemos vocación de liderazgo y debemos exigir un lugar privilegiado en la construcción del futuro de nuestra patria. Así es como debemos seguir con la internacionalización de nuestro territorio y continuar con experiencias tan potentes como “Bío Bío week” realizado en China, que fue la primera experiencia a nivel nacional donde una región se hace cargo con una delegación de más de 50 personas entre empresarios, académicos, funcionarios, autoridades y consejeros regionales, para promocionar muestra realidad económica, social y cultural.

Como Core estamos avanzando para permitir hacer seguimiento en línea de la inversión regional, de las contrataciones, de los pagos o del mapeo georreferenciado de las diversas iniciativas que financiamos, amparados en sistemas como el SAGIR y el SRIIT, que como región nos pondrá en un modelo a seguir a nivel nacional por otras regiones, donde la apertura a la ciudadanía de estos sistemas es uno de los desafíos pendientes.

Somos una gran región, pero Chile necesita que nuestro desarrollo sirva al país como guía. Un buen proyecto de país es la suma de buenos proyectos de regiones. Un buen proyecto de región sólo surge desde la unidad de propósito de sus comunidades, la tarea es desafiante y hay que tener el coraje y sabiduría para avanzar. Yo estoy seguro que entre nosotros tenemos muchos hombres y mujeres con una historia de entrega generosa, de servicio por la región, que sabrán conducirla por el camino que esa misma historia se merece.

Etiquetas