Opinión

La repatriación de Don Bernardo

Por: Diario Concepción | 03 de Enero 2018

Nuestra ciudad tenía sus propios asuntos que celebrar, además de la salida de un año viejo y la siempre auspiciosa entrada de un nuevo año. Fenómeno que inevitablemente le ocurre a todo el mundo. Como resultado natural de las órbitas de las esferas, que hemos elegido como marcas universales para marcar el paso del tiempo.
La diferencia de los penquistas, especialmente aquellos de tomo y lomo, o nacidos y criados, es que aquí, a pesar de tendenciosas opiniones en contrario, fue desde donde Don Bernardo envió un recado a España, reiterando lo que los hispánicos no estaban dispuestos a aceptar; que a partir de ese punto se encontraban en condiciones de invasores en un país independiente, que pisaban sin permiso la Patria de Chile y en consecuencia, dejaban de ser huéspedes deseables.
Este primer día de enero estuvo cargado de señales simbólicas, una cabalgata con cientos de jinetes, en macha al centro de la ciudad, un ruido que debió ser estremecedor hace doscientos años, asociado a fuerzas mitares dispuestas a defender la independencia de la República, la reconstitución del momento solemne de una firma sobre un documento, puesto sobre una mea traída a la plaza, que por lo mismo de llama como se llama; Independencia, el sueño que costó miles de vidas y que terminó, como frecuentemente ocurre, con el pago de Chile para uno de sus gestores más visibles, el mismo O’Higgins.
Pasaron muchas cosas en Concepción este recién pasado primero de enero, queda por hacer la tarea de traer al General de vuelta ,el que terminó su vida fuera de la Patria, para que descanse donde escribió que quería descansar, en el lugar de su campamento, donde escribe sobre Chile libre sobre el parche de un tambor.

                                                                   PROCOPIO

Etiquetas