Opinión

Bajó el nivel

Por: Diario Concepción | 01 de Diciembre 2017
Fotografía: Diario Condeza

Por: Jorge Condeza Neuber
@jorgecondezan 

Cuesta leer bien los resultados de las pasadas elecciones y más aún visualizar como se traducirán estos resultados en nuestro futuro social, económico y político sobre todo viendo cómo se están conduciendo las campañas de segunda vuelta, que de verdad solo están logrando ahuyentar de las urnas a muchos que votaron y que se sienten asqueados del nivel y rumbo que ha tomado esta elección.

Se pueden sumar y restar porcentajes y llegar obviamente a correlaciones espurias del porque no votó la gente o del porque las encuestas no detectaron el voto oculto, pero existe certeza absoluta que los únicos responsables de la alta abstención son los partidos políticos que no han estado a la altura de los desafíos que tiene el país.

Los dos conglomerados más grandes deben revisar en forma urgente su situación. Si en Chilevamos pueden sentirse victoriosos en esta elección parlamentaria, donde subieron al 47% de diputados y en cores llegaron a 48%, y en La Nueva Mayoria algunos aun no asumen como derrota pasar del 55% de la cámara a solo un 38% o en cores bajar del 58% a solo el 42% , lo relevante es que ambos sectores saben que estas mayorías son más débiles que antes y que la tercera fuerza aprende rápido y pronto logrará el umbral optimo como para convertirse en opción real. Y por tanto si CHvamos y NM quieren subsistir deben hacer una reingeniería total a sus cuadros políticos y a sus procesos electorales porque no basta la ingeniería electoral cuando la ciudadanía los ve como organizaciones agotadas y no como las fuerzas que pueden dar solución a los problemas actuales y futuros.

Por eso poco entiendo que la 2da vuelta no se haya convertido en un “brain storm” de propuestas serias para el país, y al revés se transforme en algo realmente muy desagradable. No solo agota revisar las redes sociales y descubrir que se pretende convencer al resto con cosas tan básicas y llenas de temor más que de esperanza de un país mejor, sino que además se hayan olvidado de las propuestas racionales. Ahora el ofertón del contrincante se empata o se supera, sabiendo que en muchos casos o no habrá nada que cumplir o simplemente se puede echar mano al erario fiscal sin más remordimiento que el que embarga a un niño al sacar una pastilla del local de la esquina sin pagar. Prima superar lo que dice el contrincante con propuestas populistas que se cargan sin miramientos al presupuesto fiscal. Tu gratuidad y dos más. Tu condonación y 3 más. La regla del superávit estructural ya no existe y la propuesta financiada que se exigía en la primera vuelta es algo que pasó al olvido.

Ambos conglomerados cayeron en el juego de los dispuestos a reventar el país si no gana su posición política y a desear que al gobierno no le resulte nada con tal de aspirar a algo en 4 años. Y lo dicen, sin entender que también su supervivencia está en juego.

Etiquetas