Opinión

A la espera del próximo paro

Por: Diario Concepción | 29 de Noviembre 2017
Fotografía: Romilio Pasmiño G.

Por: Alfredo Meneses Olave
Gerente General Asexma Bío Bío
Vicepresidente Mesa COMEX Bío Bío

Lo dijo una importante autoridad del Gobierno Regional: ‘El paro portuario recién pasado, dio un “jaque mate” a los esfuerzos de la comunidad regional para fortalecer la red logística regional’. En los 12 días de paralización del último para vivido, quedó claro la vulnerabilidad de un sistema que, en ausencia de un gran acuerdo social, las condiciones de confiabilidad mínima en una red logística, se tornan febles, a la hora de transformarse en un factor de crecimiento económico y justicia social para nuestra comunidad regional.

En un sistema económico abierto al mundo, como el nuestro,, la infraestructura portuaria y logística, se constituye en la columna vertebral sobre la que descansa el desarrollo económico y productivo del país. El 90% de las exportaciones de Chile se transfieren hacia los mercados mundiales utilizando la infraestructura portuaria disponible. Nuestra oferta logística regional ha mostrado interesantes índices de crecimiento y si bien Valparaíso sigue liderando las transferencia en cuanto a montos, nuestro sistema se ha ido cimentando en torno a un laborioso esfuerzo silente de actores públicos y privados. La actual Estrategia Regional de Desarrollo considera el fortalecimiento de la red logística regional, lo cual con la creación de Ñuble como Región, sin lugar a dudas tomara un rol estratégico de primer orden. En el mismo sentido, en los últimos días se firmó el hermanamiento entre Biobío y la provincia de Neuquén, Argentina, considerando la lógica de contar con un sistema logístico eficiente y competitivo que pueda transferir la carga de ambos territorios de una manera rápida, segura y al mínimo costo.

Hace 12 años, la búsqueda del fortalecimiento de la red logística regional, dio vida a la mesa COMEX, instancia público privada que trabaja en forma ininterrumpida y coordinada para hacer frente al daño colateral de las contingencias, sobre todo cuando ellas ponen en riesgo el capital logístico que la región del Biobío heredó, de hombres visionarios, para su desarrollo.

Sin embargo, frente a las características de un paro portuario, como el acaecido recientemente en la región, todos y cada uno de los esfuerzos y contingencias desplegadas son inútiles. Las consecuencias para las empresas, los trabajadores y el país son inconmensurables. El daño económico que se genera, durante la paralización, es la punta del iceberg. La pérdida de carga, la pérdida de mercado y, por sobre todo, la pérdida de confiabilidad en la red logística, son daños permanentes y de largo plazo.

Hoy en nuestra región, se hace urgente avanzar en un gran acuerdo social en la búsqueda de soluciones de fondo a éste tipo de paralizaciones que no son baladí, en especial para nuestra región, ya que finalmente implica un retroceso para gran parte de la economía regional. Mientras tanto solo nos queda esperar y sufrir los efectos del próximo paro .

Etiquetas