Opinión

Tecnologías para descomunicación

Por: Procopio | 28 de Noviembre 2017

Los problemas de comunicación se han puesto de moda, es como si de pronto todos hubiéramos estado hermosamente comunicados y de pronto se hubiera interrumpido tan recomendable ejercicio. Es verdad que si comparamos como nos poníamos en contacto antes y ahora, hay diferencias inmediatamente evidentes, estamos cada vez más cercanos al contacto virtual, rápido, expedito, sin pausas, seguro y esterilizado y al mismo tiempo impersonal y remoto, con amplias oportunidades para el malentendido y el engaño.

También es cierto que en los tiempos antiguos, en los cuales todavía vive mucha gente en todas partes, la comunicación era difícil, por las distancias o las barreras idiomáticas o fronterizas que dejaban a los correos del zar empantanados sin esperanza por días, meses y años, hasta que el motivo del mensaje había sido olvidado hasta por el portador.

La comunicación falta incluso donde no debería faltar, en la casa, en los actos sacramentales de la familia. Un interesante estudio realizado no hace demasiado en México, merece algunos comentarios, más comentarios que si se hubiera realizado en Escandinavia. Se preguntó a los padres de familia si era buena la comunicación con sus hijos, casi todos respondieron que sí. Después se repitió la misma encuesta con los hijos, con una misma pregunta, ¿crees que es buena la comunicación con tus padres y por qué? Muchos respondieron abiertamente que no y otros decían que era buena, y a continuación agregaban explicaciones o aclaraciones, que lo único que explicaban o aclaraban, era el hecho que no eran tan buenas en realidad, que eran más bien reguleques.

El antiguo truco de mirarse a los ojos para hablar entre nosotros parece seguir teniendo plena vigencia.

 

                 PROCOPIO

Etiquetas