Opinión

Cuenta regresiva

Por: Diario Concepción | 26 de Septiembre 2017
Fotografía: Diario Concepción

Por: Rodolfo Fortunatti

Soplaban los primeros vientos de otoño y todavía las expectativas presidenciales del electorado se mostraban líquidas e inestables. Ninguno de los aspirantes a La Moneda exhibía un ascendiente incontrarrestable sobre su sector; ni siquiera el expresidente Piñera, cuyo liderato entonces era desafiado por Felipe Kast y Manuel José Ossandón. Tampoco estaba del todo claro el camino que, finalmente, tomarían los candidatos: si una competencia en primarias o una lucha de todos contra todos en noviembre. No obstante, los que aparecían más perfilados eran Piñera y Guillier, en contraste con las imperceptibles figuraciones de José Antonio Kast y Beatriz Sánchez.

Ahora nos hallamos en la última cuenta regresiva. En los seis meses transcurridos la adhesión a Piñera y a Guillier ha crecido al punto de convertirlos en los favoritos. Sin embargo, el exmandatario no ha conseguido remontar la barrera de los dos millones y medio de adherentes (el 40 por ciento) en una concurrencia a las urnas que se calcula será superior a los seis millones de electores.

Esto significa que la elección debería definirse en segunda vuelta, habida cuenta que el candidato de la centroderecha concita menos respaldo que hace ocho años, lo que aumenta las chances de Guillier, quien ya ha empezado a despegarse de su más próxima contendora. Con su 22 por ciento de apoyo el senador se acerca presto a la marca fijada por Frei el año 2009. Recordemos que en esa ocasión, con un rival asombrosamente competitivo, como fue Marco Enríquez-Ominami, el democratacristiano bordeó el 30 por ciento de la votación, pero en el balotaje sobrepasó el 48 por ciento.

Se inaugura la temporada de campaña al mismo tiempo que llega la primavera. Es el momento de mayor intensidad de la propaganda política y, por cierto, de conexión de las ofertas programáticas con el juicio ciudadano.

En las ocho semanas que faltan veremos a Piñera desplegar al máximo sus recursos comunicacionales a fin de capturar la adhesión de los indecisos y de los seguidores de Kast… ¡No para vencer en primera vuelta, sino, sobre todo, para asegurar el éxito en la segunda! Y confirmaremos también el desplazamiento sin convocatorias políticas expresas —hoy por hoy redundantes— del electorado de centroizquierda hacia la opción que representa Guillier.

Etiquetas