Editorial

Libertad de prensa y su aporte a la democracia

No importa el motivo, más importa la respuesta de la comunidad: el unánime rechazo del ataque contra quienes tienen como principal misión informar y abrir espacios para el diálogo, y para discutir sobre los grandes temas que afectan a nuestra sociedad.

Por: Editorial Diario Concepción | 14 de Junio 2019
Fotografía: Isidoro Valenzuela M.

Este medio ha sido objeto de un ataque. Una turba anónima rayó muros y destruyó ventanales con grandes piedras y adocretos. Por fortuna, esta acción violenta tuvo lugar cerca de la medianoche, lo que evitó que las personas que trabajan en el diario pudieran resultar lesionadas. No sabemos muy bien las “razones” de la embestida. Tal vez la expresión de ideas y opiniones en estas páginas, o la falta de deseo de plantear sus propios puntos de vista en un medio abierto a ello. O, tal vez, lo más probable, simplemente se cruzó en el camino de una turba en la que a esas horas imperaba un frenesí destructivo. No importa el motivo, más importa la respuesta de la comunidad: el unánime rechazo del ataque contra quienes tienen como principal misión informar y abrir espacios para el diálogo, y para discutir sobre los grandes temas que afectan a nuestra sociedad.

Pero valga esta acción destemplada e irracional, como una buena instancia para recordar la importancia de la libertad de prensa para la democracia. Uno de los primeros indicadores de que la democracia está bajo amenaza, es justamente cuando se trata de limitar, de amedrentar o derechamente combatir la libertad de la prensa.

En términos de la Unesco, sin ninguna duda, es un elemento central del derecho más amplio a la libertad de expresión. La prensa juega un papel central al informar de forma contextualizada sobre los temas relevantes para todos los ciudadanos y ciudadanas, al agendar en debate público las cuestiones centrales para el desarrollo y la democracia, al actuar como eventual contrapeso y de los poderes del gobierno y otros actores.

Para cumplir con esa indispensable misión es fundamental que pueda ejercer su trabajo con libertad, la cual, al examinar las experiencias históricas, está amenazada de muchas formas. Un largo listado que incluye algunas o varias de las siguientes acciones; censuras directas a través de leyes que no respetan los estándares internacionales, concentración de medios, violencia contra medios y periodistas, impunidad en los crímenes cometidos contra medios y periodistas, violencia digital, autocensura, amedrentamiento mediante campañas anónimas y amenazas implícitas, entre otras.

La ocasión es igualmente propicia para recordar a la ciudadanía la importancia, no siempre debidamente valorada, de la libertad de opinión, de la libertad de expresión y el derecho a la información, herramientas mediante las cuales la democracia se sustenta, al poner sobre la mesa la información necesaria para tomar decisiones y con la cual se puede orientar las propias intenciones y proyectos de vida individual y colectiva.

La libertad de prensa representa la materialización de una serie de garantías para que todos los ciudadanos tengan el derecho de organizarse para la edición de medios de comunicación, cuyos contenidos no estén controlados ni censurados por los poderes del Estado, por grupos económicos, credos religiosos, organizaciones terroristas o delictivas y que, del mismo modo, puedan publicar sus ideas libremente y sin censura previa. Algo que muchas veces damos por sentado, pero que resulta absolutamente utópico para muchos países, incluso, dentro en regiones de nuestro propio continente, asoladas por el flagelo del narcotráfico.

Vale la pena recordar, entonces, que un medio como éste, pluralista, de regiones, no es otra cosa que una tribuna para que los distintos actores y estamentos de nuestra realidad local puedan intercambiar visiones, posiciones, propuestas y críticas, en un marco de respeto y responsabilidad. Una invitación abierta para toda la comunidad y un axioma que ningún burdo ataque puede cambiar.

Etiquetas