Editorial

Factores causales de la violencia escolar

Ante el desconocimiento o la pérdida de confianza en las herramientas de la democracia, puede resultar explicable que un tercio de los estudiantes chilenos de 8° básico crea que la violencia es válida para lograr cosas.

Por: Editorial Diario Concepción | 01 de Junio 2019
Fotografía: Referencial

Se ha expuesto en todos los tonos la necesidad extrema de insistir en la formación ciudadana, la larga deuda de planes de estudio que en un momento consideraron conveniente eliminar a la educación cívica, en tiempos donde la democracia y la libertad de opinión estaban severamente conculcadas, cuando era concebido como factor desestabilizador que los jóvenes pudieran tener conceptos de política, entonces demonizada.

Sin embargo, con el regreso de la democracia, ha sido extraordinariamente lento y basculante el proceso de restituir la poderosa formación ciudadana y el compromiso republicano que formaba parte del perfil de la ciudadanía chilena. Por lo tanto, ha crecido el desconocimiento de la maquinaria del Estado y también la subvaloración de la fuerza y trascendencia de la democracia, se ha desdibujado la importancia de ser ciudadano, comprometido y actuante, cambiando el concepto de sujeto en las decisiones que afectan al país para transformarse en el objeto de medidas y políticas que parecen generarse sin su participación.

Ante el desconocimiento o la pérdida de confianza en las herramientas de la democracia, puede resultar explicable que un tercio de los estudiantes chilenos de 8° básico crea que la violencia es válida para lograr cosas, según el Estudio Nacional de Formación Ciudadana, aplicado por la Agencia de la Calidad de la Educación a ese nivel educativo, complementariamente, el 65% de los alumnos consultados dice que el fin justifica los medios para lograr la paz.

La violencia escolar es una de los mayores problemas que enfrenta el mundo escolar, no sólo por los casos de acoso y bullying, sino que también por las agresiones que sufren los profesores por parte de sus alumnos y apoderados, las coacciones de la institución escolar y la presión que ejerce la violencia estructural sobre todos ellos. La violencia se transforma así en un medio para conseguir cambios que no parecen como posibles por otras vías, ante la observación de la debilidad de los diálogos o solicitudes al momento de querer instaurarlos.

Para el secretario ejecutivo de la agencia, hay evidencias, al observar los resultados de este estudio, que hay asuntos que no se están conversando ni profundizando con los jóvenes, al mismo tiempo que concluye que mientras menor conocimiento cívico tenga un estudiante, menor es la valoración por los mecanismos democráticos y la participación. Una peligrosa relación inversamente proporcional, que no ha sido suficiente para impulsar los cambios que por años se espera instalar en la formación de niños y adolescentes chilenos.

En la actualidad, se encuentran presentes muchos, sino todos los considerados factores de riesgo; la exclusión social o el sentimiento de exclusión, la ausencia de límites, la exposición a la violencia a través de los medios de comunicación, la integración en bandas identificadas con la violencia, la facilidad para disponer de armas y la justificación de la violencia en la sociedad en la que dichas circunstancias se producen.

Basta con observar los factores implicados para concluir que pueden faltar condiciones que hubieran podido proteger de tales riesgos, como modelos sociales positivos y solidarios, colaboración entre la familia y la escuela. No es la responsabilidad de todos, como se suele concluir para dejar la responsabilidad en manos de nadie, sino de muchos actores que deben asumir cabalmente sus obligaciones.

Etiquetas