Editorial

La tarea vecinal de hacer un mejor barrio

Por: Editorial Diario Concepción | 08 de Junio 2018
Fotografía: Minvu

En algunos de los pasajes del mensaje presidencial hubo tonos que podrían ser descritos como nostálgicos, situaciones que no hace demasiado se daban por entendidas y que ahora están sufriendo transformaciones propias de la contemporaneidad, el enfoque en las familias, por ejemplo, ante la amenaza cierta de pérdida de definición de la tradicional figura de grupo nuclear y de falta eventual de influencia y de apoyo a esa estructura, nuevamente descrita como fundamental para la construcción de la Patria, el segundo puede ser la mención a los barrios, a los entornos donde la vida ciudadana suele situarse y de los cuales depende no poco de su calidad de vida.

Según un informe del Ministerio de Vivienda y Urbanismo (Minvu), en los últimos años se ha logrado poner en el centro a los vecinos como los principales expertos y conocedores del territorio, en el proceso se han intervenido 520 barrios, 128 comunas, con más de 3.000 proyectos urbanos y sobre $290 mil millones en inversión, lo que ha beneficiado a más de 1 millón de personas en las 15 regiones del país.

En igual sentido es necesario traer a la memoria el surgimiento del el programa “Quiero mi barrio”, cuyo desafío era abordar el déficit cualitativo de dichos espacios públicos y enfrentar la inequidad urbana que se da en Chile, los proyectos desarrollados contienen participación ciudadana, los vecinos han participado en una serie de actividades sociales y en el diseño de las obras de mejoramiento de las plazas, de equipamiento deportivo, y ampliación de la sedes sociales de las juntas de vecinos, con el propósito general de tener un entorno que sea un punto de encuentro familiar, con accesos seguros, iluminados y que privilegie y estimule la vida al aire libre.

El Minvu, en conjunto con los municipios y los vecinos son las entidades a cargo de llevar adelante estas iniciativas, que se inician con un diagnóstico compartido para identificar problemas y oportunidades, así, se conforma el Consejo Vecinal de Desarrollo (CVD), que es la organización que se constituye para representar a los residentes y con ello se construye un Plan de Recuperación de Barrios, que incluye proyectos integrales para mejorar la vida del entorno, de conformidad a la Ley 19.418 de organizaciones territoriales y funcionales.

La recuperación de estos espacios considera como ejes la identidad y patrimonio social, criterios medioambientales y de seguridad ciudadana. Estos proyectos son priorizados por los propios involucrados, en un contrato que simboliza el compromiso formal entre el Estado y la ciudadanía, y que se ve reflejado con las obras que son financiadas por el Minvu.

Es la forma de empoderamiento que hace falta, es posible que la primera barrera a vencer sea precisamente la dificultad de aunar esfuerzos e interés en los propios vecindarios, la capacidad de conformar Consejos dispuestos a trabajar para y con todos, partiendo de la base que vivir en un buen barrio es el sueño de muchos ciudadanos y a veces hay falencias de infraestructura, problemas medioambientales y de seguridad.

Hacer un mejor barrio es una tarea que no puede simplemente mandarse a hacer, es indispensable que los residentes intervengan y presten al lugar donde cursan sus vidas la fuerza de su visión para mejorar el entorno en el cual se establece la familia y crecerán los hijos, la patria chica forjada con el esfuerzo y compromiso de todos.

Etiquetas