Editorial

La naturaleza de las deudas en los hogares chilenos

Por: Editorial Diario Concepción | 13 de Enero 2018
Fotografía: Copesa

El tema reaparece, a pesar de continuos informes mostrando sus riesgos;  el endeudamiento de los hogares chilenos. Los informes del Banco Central indican que, por séptimo trimestre consecutivo, la deuda de los hogares anotó un incremento respecto de su ingreso disponible, ubicándose en un nuevo máximo histórico, 68,2% en 2016, endeudamiento que se debe principalmente a  créditos bancarios. Como contraparte, e indeseablemente en sentido contrario, las otras cifras de compensación se deterioran, de esa manera, el ahorro bruto nacional bajó a 20,2%, el menor desde que existen registros, es decir desde el año 2003.

Las cifras de las Cuentas Nacionales por Sector Institucional del cuarto trimestre de 2016, elaboradas por el Banco Central, muestran  el aumento del endeudamiento de los hogares durante  los últimos años, en más de diez puntos, pasando desde un 57,7% en 2012, a un promedio de 67,4% el año pasado. Según  lo informado por el instituto emisor, al cierre del ejercicio anterior, la deuda de hogares estaba conformada, principalmente  por créditos bancarios para la vivienda, créditos bancarios de consumo y pasivos frente a otros intermediarios de crédito.

Sin embargo, es muy interesante observar los indicadores del ahorro. En términos técnicos, la baja del ahorro de la economía se debió “al crecimiento del ingreso nacional disponible de 5,0%, inferior a la expansión del gasto de consumo final de 6,5% anual”. Por sector institucional, el menor ahorro se observó en el gobierno general y en el sector de empresas. “En contraste, el sector hogares aumentó su ahorro, aunque sin compensar el menor resultado del resto de la economía”, lo cual pone de relieve las precauciones del ciudadano común en períodos de incerteza.

El país se encuentra en estado expectante una vez resuelta la elección presidencial,  las  últimas cifras pueden ser testimoniales para observar la evolución de los indicadores con las políticas del nuevo poder ejecutivo y cambios en la conducción de la administración del Estado. Los últimos datos detectan una caída de la inversión, una menor Formación Bruta de Capital en la economía, la que se contrajo un 6% el cuarto trimestre, caída que no se observaba desde diciembre de 2009, el año de la crisis global.

Otro universo es el de los jóvenes, según los últimos datos de la Encuesta Nacional de Juventud, el 33% de los jóvenes entre 15 y 29 años declara tener deudas, sobre todo en los tramos entre 20 y 24 años y 25 y 29 años, el 36%  y 55%, respectivamente. Por su parte, la Superintendencia de Insolvencia y Reemprendimiento, muestra que desde que entró en vigencia la nueva ley, 2.387 personas han acudido a renegociar sus deudas, en acuerdo con acreedores. De ese total, el 10,4%, han sido jóvenes que tienen entre 18 y 29 años, por un monto promedio de total de deuda vencida y al día de $16.081.136.

Si bien es cierto hay un endeudamiento necesario e inevitable para adquisición de viviendas, por ejemplo, hay también gastos superfluos, de monto considerable. La región del Bío Bío concentra el 12% de los morosos del país. Se ha reclamado con insistencia mejorar la cultura financiera, es evidente la urgencia de pasar de declaraciones basadas en estadísticas llenas de porcentajes incomprensibles para la mayoría,  a iniciativas que resulten en el uso responsable de los recursos financieros personales, sobre todo en niños y jóvenes.

Etiquetas