Deportes

Dura derrota en casa: UdeC cayó 3-0 ante el puntero Universidad Católica

Sólida victoria cruzada sobre el Campanil ayer en el Bío Bío. Un 3-0 rotundo y sin apelaciones, que dejó al Campanil como solitario colista del torneo, con casi cuatro meses sin ganar y estirando la mala racha ofensiva.

Por: Carlos Campos | 05 de Agosto 2019
Fotografía: Lukas Jara M.

No hay muchas dudas de que Universidad Católica está  varios escalones por sobre todos los equipos del torneo. Ayer en el Ester Roa los cruzados demostraron otra vez que son los grandes candidatos al título, superando sin ningún tipo de complicaciones al Campanil por un 3-0 inapelable. “Ellos fueron inmensamente justos ganadores. La superioridad de Católica fue innegable”, reconoció Francisco Bozán tras la caída.

Y no hay lugar a otro análisis. Si bien UdeC intentó pisar el terreno rival en los primeros minutos, no tuvo nunca la profundidad, el buen toque y los espacios que si se pudo generar la UC. Merecida victoria para la visita ayer y preocupación en un equipo auricielo que se metió en los últimos lugares de la tabla y no puede salir de ahí.

Simpleza

El arte de hacer ver fácil lo que en realidad requiere gran trabajo. Así fue el juego cruzado en el primer y segundo tiempo. Al inicio el equipo de Quinteros le cedió la iniciativa al Campanil, que sólo encontró en la explosividad de Orellana una de las únicas ocasiones de peligro a favor, con un remate que Dituró mando al tiro de esquina.

Puch, Fuenzalida, Pinares y Sáez tuvieron de cabeza a la defensa del Campanil, que sucumbió pasada la media hora. El “Chapa” le ganó las espaldas a todos y superó al “Tigre” marcando el primero. Y si hubiese justicia en el fútbol, claramente el marcador debió ser más amplio de cara al entretiempo.

El trámite no varió en la segunda mitad. UdeC prácticamente no se acercó al arco de Dituro y fueron en vano los intentos por profundizar en área cruzada. Por algo también el equipo de Quinteros cuenta con la valla menos batida del torneo, con sólo 9 goles en contra. Mérito para la visita, más allá del escaso  poder ofensivo auricielo. Ponce no pudo nunca entrar en juego, siendo reemplazado por un Pino que no se vio cómodo y le costó demasiado moverse en el área. Huentelaf hizo lo que pudo, sobre todo porque al ingresar junto al ex Melipilla, UdeC ya caía 0-2.

En una jugada casi de baby fútbol donde nunca nadie en el Campanil pudo sacar la pelota de su sector, otra vez el “Chapa” sólo tuvo que empujarla tras un descuelgue de Cornejo. Desazón auricielo y caras largas por montón.

UdeC no reaccionaba y por el otro lado, Católica vivía una fiesta. Y ni siquiera con los cambios, el juego de la visita decayó. Munder ingresó por la figura del partido, José Pedro Fuenzalida, siendo un constante peligro por el sector derecho del ataque cruzado. Cuando parecía que la ventaja de dos goles era poca, un aislado Sebastián Sáez capturó un rebote que dio el “Tigre” Muñoz tras un tiro de Buonanotte y anotó un 3-0 que grafica la contundencia cruzada no sólo de ayer, sino que de todo el campeonato. Si el VAR ya se estuviese aplicando, eso sí, el gol tendría que haber sido anulado, por previa posición de adelanto. Pero por lo holgado del marcador y de las cifras, no fue más que un detalle.

Se estanca

Preocupante caída para UdeC más allá del marcador, sino que por un mal juego que se repite con el paso de las fechas y que tiene al equipo de Bozán hundido en lo más bajo de la tabla con sólo 13 puntos de 48 posibles. Antofagasta y U. de Chile sumaron un punto y Cobresal ya amarró dos victorias seguidas, por lo que la pelea por no descender, aunque falte mucho campeonato, se le complica más de la cuenta a un equipo que arrancó la temporada con la ilusión de pasar de ronda en la Copa Libertadores y buscando repetir una histórica campaña en el campeonato local.

Por ahora, mucho trabajo para evitar una debacle que no estaba en los planes ni del más negativo.

Etiquetas