Deportes

Sin público, sin goles y sin Messi: la Copa del VAR

Fiesta sudamericana quedó al debe en muchos aspectos, más allá de un justo campeón. La calidad de los estadios fue el punto más destacable.

Por: Carlos Campos | 09 de Julio 2019
Fotografía: Agencia UNO

Mas allá del título, la Copa América en Brasil tuvo un éxito rotundo. Aunque no por ello todo fue perfecto. Cinco ciudades en seis sedes animaron un campeonato que pasará a la historia principalmente por el uso del VAR y las acusaciones de Messi de corrupción, entre otros detalles.

Al debe

En una escala de 1 a 7, la organización del campeonato tiene un 5. En un torneo a nivel sudamericano y donde Japón con Qatar están invitados, sí o sí debes tener a una parte de la delegación con manejo del español o inglés. La prensa nipona llegó en masa a Sao Paulo, Porto Alegre y Belo Horizonte siguiendo a su selección, teniendo mil inconvenientes para resolver un simple trámite por la barrera del idioma.

Los hoteles para las selecciones también dejaron mucho que desear. La “Roja” quedó alojada en pleno centro de Copacabana antes de jugar ante Uruguay, en una zona de intenso ruido, tránsito vehicular y fiesta. En Porto Alegre derechamente Chile alojó en el hotel que quiso y se saltó las normas, optando por concentrar en un precario y básico Novotel a un costado del aeropuerto.

Por último, el pésimo estado de las canchas no pasó colado. En Salvador y Porto Alegre varias selecciones ni siquiera pudieron hacer el reconocimiento de cancha, ya que la superficie no estaba en buenas condiciones.

Nivel europeo

Como no todo es malo, a excepción del Morumbí, los estadios demostraron ser los mejores del continente. Aplausos para el Maracaná, Arena do Gremio, Arena Fonte Nova, Arena Corinthians y el Mineirao. Estando en ese tipo de recintos, de ocho o nueve pisos y con impactante infraestructura, uno simplemente esboza una sonrisa cuando algunos creen que Chile puede organizar el Mundial del 2030. El punto negro, eso sí, en ese aspecto, es que pese a lo grandioso de los estadios, muy pocas veces se llenaron. El público local se quejó por el alto precio de las entradas y al final la organización terminó regalando tickets.

Pocas estrellas

No hubo figuras descollantes en la Copa América. Había terminado la final y Brasil celebraba en cancha, pero las dudas sobre quién sería el mejor jugador del torneo eran gigantes. Y antes del partido decisivo por el título, había más de 10 jugadores con sólo dos goles. Nadie se lució tanto por sobre el resto y al final el premio fue para Dani Alves, que con 36 años fue uno de los últimos en subirse a la nómina. Messi hizo más noticia por sus declaraciones que en la cancha, igual que Neymar, quien finalmente ni jugó.

Que se mejore

Ojalá ocurra eso con el VAR. El sistema debe ser mejor implementado para que no se detenga el partido por cuatro o cinco minutos para mostrar una simple tarjeta amarilla en un tiro libre, mientras que para jugadas que pueden ser decisivas, no se utilice. Le pasó a Argentina ante Brasil y la justificación parece ser que, por la llegada de Bolsonaro al estadio, se bloqueó la frecuencia de comunicación entre los árbitros. Insólito.

Etiquetas