Deportes

Elementos de apoyo en la marcha: uso del bastón

Por: Diario Concepción | 06 de Mayo 2019
Fotografía: Cedida

Luis Alberto Parada Salinas
Académico de Pedagogía en Educación Física
Universidad San Sebastián

Existen diversas circunstancias en que debemos usar un elemento de asistencia a la marcha como andadores, muletas o bastones tradicionales u ortopédicos. Lejos de ser sólo utilizados por adultos mayores, el bastón proporciona mayor estabilidad y mejora el equilibrio en la marcha. Disminuye la descarga de peso sobre una extremidad y alivia el dolor en la deambulación de una lesión traumática, cirugía o enfermedad de origen neurológico que afecte la fuerza o el equilibrio en la macha en personas de diferentes edades.

Existen múltiples variedades con características diferenciadoras respecto de sus funciones y características, y de las fases de la marcha que deben asistir. Es entonces relevante la asesoría de un profesional en el área de la rehabilitación o salud para brindar las mejores recomendaciones de elección y utilización.

El bastón ortopédico (canadiense) presenta gran versatilidad en sus prestaciones debido a la cantidad de adecuaciones que permite realizar. Liviano, con una barra telescópica modificable en altura, regatón (apoyo) de goma, apoyo de antebrazo y mango ajustable en altura, permite acomodar el bastón a las características del usuario.

En su uso, el codo debe quedar levemente flexionado al apoyar la mano y dicho apoyo debe coincidir con el trocánter mayor (cadera) al estar el bastón apegado al cuerpo. Salvo casos muy excepcionales que se debe consultar, el bastón tiene que ser utilizado en la mano contraria a la extremidad afectada, de manera que, al cargar el peso corporal sobre él, produzca efectivamente el efecto de descarga sobre la extremidad lesionada o dolorosa.

El bastón amplía la base de sustentación en posición bípeda (de pie) de manera que mejora el equilibrio en la marcha. Los bastones tradicionales de cuello en jota son menos recomendables ya que no prestan tanta estabilidad en los desplazamientos.

Existe una variedad de marchas posibles de realizar con el bastón dependiendo de si lo requerido es conseguir mayor velocidad o se privilegia la estabilidad en el desplazamiento. Es importante buscar asesoría en la utilización del bastón de manera que la práctica asegure su correcta utilización. Por ejemplo, en las vueltas, gire cargando el peso sobre su pierna indemne, al subir escaleras o escalones, suba primero su pierna indemne y luego la lesionada o débil para luego acompañarla con el bastón. Para bajar escaleras o peldaños, utilice la secuencia contraria a la expuesta, es decir, inicie con la pierna más débil.

La utilización de un bastón requiere múltiples aspectos que cuidar para una adecuada utilización, por lo que asesórese respecto de cuáles son las mejores alternativas para cada caso. Lento se llega más rápido. “Prefiero el bastón de la experiencia que el carro rápido de la fortuna. El filósofo viaja a pie”. Pitágoras.

Etiquetas