Deportes

El paso de ser un joven talento a un atleta exitoso

De pasatiempo a deporte remunerado, en muchos casos, los futbolistas, basquetbolistas o atletas sufren con la brecha existente entre la juventud y madurez deportiva. ¿Hay alguna receta para competir con éxito y consolidarse? Especialistas locales narran sus experiencias.

Por: Carlos Campos | 15 de Abril 2019
Fotografía: Andrés Oreña P.

Cuando Miguel Ponce era el entrenador de Huachipato, siempre decía que “cuando eres joven, debutas y juegas, todo es hermoso y positivo. Pero después ya no eres sorpresa, tienes responsabilidades. Debes ganarte un puesto, pelear por él y tratar de consolidarte”.

El técnico sabía lo que hablaba, ya que le tocó ser líder de un camarín lleno de juveniles que casi de un día para otro tenían que transformarse en profesionales para competir en un primer equipo. ¿Cómo es la ruta para pasar de ser deportista joven a convertirse en un real profesional de la materia? Muchos se quedan en el camino y son pocos quienes se proyectan y consolidan en distintas disciplinas deportivas.

Amplia brecha

Ser deportista profesional no es fácil ni implica solamente terminar la etapa juvenil. “Los futbolistas cuando debutan, recién van en los 100 metros de una larga carrera como los 100 mil metros planos. Y hay muchos que corren la carrera, van primeros, pero pierden porque se creen buenos, se compran un auto, firman autógrafos y pierden el norte. No cuidan la gallina de los huevos de oro”, comenta el jefe del fútbol joven de U. de Concepción, Carlos Pedemonte.

Carlos Pedemonte, jefe del fútbol joven
de Universidad de Concepción.

Menos popular que el fútbol, pero con muchos equipos y deportistas participando, el básquetbol es una disciplina que se ve complicada con la irrupción de jóvenes talentos al profesionalismo. “Como sociedad, por las características de Chile y lo que representa competir, acá no están dadas las condiciones. En otros países un chico de 12 o 13 años puede decidir  por una opción deportiva y así, más adelante, profesionalizarse”, opina Rodolfo Cáceres, jefe de deportes del CD Alemán e histórico ex DT del cuadro germano.

Rodolfo Cáceres, jefe de Deportes
del Club Deportivo Alemán.

Y en el atletismo, ¿qué realidad se vive? Margarita Masías asegura que “es vital tener un entrenador que te guíe. En mi caso, cuando me di cuenta que me estaba yendo bien, tenía que decidir si seguiría en el atletismo, haciéndome el tiempo para seguir entrenando y llevando una vida acorde a eso o, como lo hace la mayoría, dedicarme a otra cosa y trabajar, con el gran riesgo de bajar el rendimiento e ir perdiendo calidad”.

En síntesis y, con matices en las diferentes disciplinas, el salto de competir a nivel juvenil a ser un deportista profesional es amplio, pero no por ello será imposible de estrechar. En el Campanil, el jefe del fútbol  joven agregó que “debemos preparar a nuestros futbolistas para que, esa transición, la sepan enfrentar con sus mayores armas. Ese proceso debe demorar dos o tres años y los clubes deben tener políticas para que los jugadores tengan minutos y apariciones. Acá estamos en eso y así, por ejemplo, ha aparecido Joel Martínez”.

Paciencia …

El tránsito desde la juventud al profesionalismo no es igual para todos. En ese sentido, hay quienes logran competir y desarrollarse a gran nivel a temprana edad, siendo así grandes promesas-realidades. Pero son casos excepcionales. “Pasa que la gente quiere que todo sea rápido y fulminante. Uno escucha a veces decir que ‘todos los chicos de 18 años ya tienen que estar jugando, mínimo, en Primera División, ¿y cómo? ¿dónde pasa eso? Quienes con 18 años están jugando, lo hacen porque son genios. Los españoles son muy buenos para la pelota, pero uno mira la formación titular del Barcelona y no ve, ni siquiera, a un jugador de 20 años. Distinto es el caso del Ajax, por ejemplo, ya que la política de ese club es muy distinta”, añadió Pedemonte, con experiencia también por largas temporadas en Huachipato y un paso por Colo Colo.

Por ello, el profesional auricielo agregó que “hay que quemar etapas. Así como los periodistas a veces se ponen nerviosos cuando escriben su primera nota, pasa lo mismo con los futbolistas. Pero la gente con sus discursos te pone la soga al cuello a veces. Hay que dejar en claro que, en el fútbol, nosotros formamos y es el primer equipo quien proyecta, tal como la universidad forma a los estudiantes y ellos en el trabajo se proyectan”.

También de vasta experiencia, pero en el básquetbol, el ex técnico Rodolfo Cáceres, comentó sobre los procesos de formación que “de a poco los chicos han podido optar por el básquetbol como opción de vida y desarrollo profesional. La Sub 17 está entrenando en España y esa es una gran posibilidad que antes no existía. Eso te ayuda para crecer y proyectarte a ser profesional. Felipe Inyaco, del CDA, está ahí. Hace 10 o 15 años era impensado prepararse afuera del país. Eso sí, el desarrollo profesional en este deporte, parte una vez terminados los estudios en  la educación media. Pimentel es otro caso de chicos que han podido salir de la Región. En otros países sí es posible complementar los estudios con el deporte, con colegios especiales para eso. Acá no es posible aquello, ya que en Chile vivimos una etapa formativa donde sólo un 20 o 30% de los clubes están consolidados económicamente. Pero hay avances”.

En el atletismo, el camino para ser profesional es aún más duro. Por sí solo, actualmente los deportistas pueden optar a competir más que otra cosa, teniendo cada uno, al margen, sus carreras académicas.

“Hay que ser inteligente para saber compatibilizar trabajo, deporte y estudios. El error que muchos han cometido es que, después de salir de Cuarto Medio, se dedicaron por completo solamente al atletismo. Y está bien que haya gente talentosa, pero hay que seguir estudiando sí o sí, aún más cuando está la opción de cursar un magíster. En mi caso, fue gracias al atletismo que la UdeC me becó, lo que me permitió sacar como conclusión que ganaba mucho más estando en el deporte, que si me hubiese dedicado sólo a otra cosa. Igual sigo en el ámbito laboral, pero no con énfasis en lo económico, sino que buscando madurez a nivel deportivo. Por ejemplo, ¿qué pasa si me lesiono? No tendré un título que me respalde para seguir con mi vida. Hay que ponerse siempre en todos los escenarios. El atletismo en Chile no es profesional, por lo que hay que hacer de todo”, sentenció Margarita Masías, radicada desde hace un año en Temuco, pero con largo recorrido por las pistas de Concepción.

Margarita Masías, atleta.

¿Cómo se alcanza?

En las disciplinas donde sí está la opción de llegar a ser profesional, ¿hay características específicas que se necesiten para lograr trepar a ese lugar de privilegio? “Más que eso, en Chile estamos al debe en cuanto a la gestión y las opciones que existen en el medio nacional para los chicos. Si un basquetbolista de 17 años quiere subir de categoría, de inmediato debe a competir a nivel adulto. Pero, a esa edad, aquí un niño no está preparado para participar en competencias de alto nivel. Hay una brecha de dos o tres años que se pierde, lo que atenta contra el desarrollo no sólo físico y técnico, sino que emocional de los distintos deportistas”, cerró Cáceres.

Sobre lo mismo, Pedemonte dijo que “el futbolista debe aprender a tomar decisiones. Acá los apuran mucho. Como área tenemos que dar una formación que les permita a los chicos tener una madurez muy distinta a sus 18 años, aplicando así al máximo sus armas en el campo laboral. No queremos jugadores gordos o que no sepan cuidarse. Eso se logra en la formación. En el fútbol hay una franja entre 21 y 25 años. Ahí se consolida, casi siempre, el rendimiento. ¿Por qué hay tanta gente impaciente?”.

Etiquetas