Deportes

Alberto Aguad: un talento del basket escolar que quiere proyectarse

El alero cuenta cómo se inició en este deporte, relata su participación en Adicpa y entrega detalles de lo que espera para el futuro.

Por: Daniel Nuñez Durán | 11 de Febrero 2019
Fotografía: Isidoro Valenzuela M.

Comenzó a jugar básquetbol desde muy pequeño, casi, por un legado familiar. Fue su tío el que lo instó a practicar un deporte que no es tan masivo en Chile, pero que sí suma muchos adeptos, sobre todo, en el sur del país. El alero Alberto Aguad Coffré, alumno del Colegio Arauco que pertenece a la comuna del mismo nombre fue otro de los alumnos destacados por su rendimiento en la competición de básquetbol de Adicpa.

Cuando estaba en segundo básico, partió en un deporte que le “cambió la vida”, porque en un principio, no lo dejaban jugar debido a su baja estatura. “Era muy pequeño y pese a estar en el colegio, los profesores le daban la oportunidad a alumnos un poquito más grandes de estatura. En este deporte, la estatura es fundamental y yo era bajo. Hoy entiendo el motivo, pero cuando uno es niño no acepta respuestas negativas”, cuenta Alberto, que al año siguiente recibió la noticia que esperaba. Por fin podía jugar básquetbol en su recinto educacional.

Una vez que empezó a tener regularidad y que consolidó al baloncesto como su deporte favorito, relata que siempre fue uno de los mejores jugadores del equipo. Al ser fanático de este deporte, siempre lo incentivó a aprender y mejorar su rendimiento, tal vez, a un nivel escolar, pero que hasta el momento, ha sido un paso importante para destacarse frente al aro.

Participación en Adicpa

El Colegio Arauco es una de las tantas instituciones de la Región que participa permanentemente en las competiciones Adicpa y su equipo de básquetbol durante 2018 fue parte de los torneos de la organización.

En lo netamente competitivo, el Colegio Arauco disputó tres partidos, de los cuales, ganó dos y perdió uno. Pese a ser una buena presentación, los puntos no alcanzaron y se despidieron del campeonato. Sin embargo, Alberto logró brillar y su impecable rendimiento le permitió ser elegido como uno de los mejores basquetbolistas de la temporada 2018. 

“Siento que en cuanto a rendimiento anduve bien. Con el equipo nos complementamos bien. Fuimos mejorando siempre y eso me permitió crecer un poco más. Nos enseñaron a competir de manera sana y buscando siempre elevar nuestro nivel. Además, conocimos y compartimos con gente de otros colegios, por lo que, Adicpa es un torneo y una organización muy importante para el deporte escolar”, relata Alberto.

Breve paso por el CDA

Lo vieron jugar en algunas competiciones y no dudaron en invitarlo a entrenar en el Club Deportivo Alemán. Respondió a la invitación, pero por motivos de distancia y las exigencias del colegio tuvo que renunciar a una oportunidad, que quizás, nunca más se vuelva a repetir.

“Vieron que tenía potencial y me invitaron a jugar. Muchas veces, uno no se da cuenta o no se preocupa del nivel, sólo queremos jugar, competir y disfrutar el momento. La distancia me alejó del Alemán. Me hubiese gustado, porque sé que el CDA se trabaja todo de una manera muy profesional. Era una linda oportunidad”, explica el alero del Colegio Arauco.

Proyecciones para el futuro

Alberto quiere seguir estudiando y jugando básquetbol en el futuro. Cuenta que en unos años más se ve estudiando en la Universidad de Concepción y jugando por el equipo de básquetbol del Campanil. “Me gustaría seguir practicando este deporte, pero también estudiar. Creo que las dos cosas pueden ir de la mano si las complemento bien. Aún no decido qué voy a estudiar, pero sí quiero llegar a hacerlo y seguir jugando. El futuro no lo conozco y aunque así sea, creo que puedo hacer las dos cosas a la vez”, explica el basquetbolista.

Aunque le gusta jugar a nivel competitivo, aún no olvida el barrio y cotidianamente se junta con algunos amigos para jugar en una multicancha cercana a su casa con sus amigos, sobre todo, en tiempos donde no hay muchos torneos para disputar. “Esto me apasiona y como pasión, uno está todo el día pensando en encestar. Nos juntamos siempre a jugar con mis amigos y desafiamos a otros equipos. Espero que a nivel comunal se puedan armar torneos, aunque no sean tan ‘profesionales’, por así decirlo. Uno aprendió en la calle y es lindo cuando te juntas con conocidos a hacer lo que te gusta”, sentencia Alberto. El joven araucano tiene claro que es lo que quiere hacer con su futuro. Sabe que no puede dedicarse exclusivamente al deporte y tiene el anhelo de estudiar, sin dejar de lado su pasión. Esa que lo hizo comenzar a lanzar al aro desde muy pequeño gracias a la influencia de su tío, quien, sin pensarlo, abrió la puerta a un niño que hoy es joven a desarrollarse en una disciplina que, pese a no ser masiva, siempre crece y suma adeptos. Una de las figuras de Adicpa 2018 sabe lo que quiere.

Etiquetas