Deportes

Agustín Hermosilla domina el tablero de la mano de su familia

Llamó la atención por ser el más pequeño en recibir un reconocimiento de Adicpa. Pasó a cuarto básico en el Colegio Concepción Chiguayante, compite en el Club Rey Neptuno y se consolidó como un tremendo proyecto del ajedrez local. Por mientras, él sólo juega y se divierte.

Por: Carlos Campos | 14 de Enero 2019
Fotografía: Isidoro Valenzuela M.

Agustín Hermosilla es uno de esos pequeños grandes ejemplos que sirven para demostrar que la edad está muy lejos de ser un impedimento para brillar en cualquier disciplina.

Con sólo 9 años y recién cursando tercero básico, el estudiante del Colegio Concepción Chiguayante tuvo un gran año que lo tuvo dentro de los estudiantes más destacados por Adicpa. Recibió un premio bajo la atenta mirada de sus padres, que muy orgullosos vieron como su hijo posaba para las fotos rodeado de otros alumnos que cursaban la educación media.

Y así destacó por sobre el resto en esa jornada, pero tuvo un total 2018 brillando por sobre el resto frente al tablero. La especialidad de Agustín es el ajedrez, un deporte poco masivo, pero una pasión familiar. “Aprendí gracias a mi papá. Un día en la casa quise preguntarle sobre qué significaba eso y era un tablero de ajedrez. Justo en el colegio había un taller y me metí”, comentó el pequeño Agustín.

Tal como en el propio hogar y acompañado de sus padres, el joven talento agregó que “ellos me apoyan en todo siempre. Mi papá todos los sábados muy temprano me acompaña a competir y, mi mamá, aunque no puede ir, me da siempre toda su compañía”.

Su padre, Jorge, reafirma que “su madre cumple un rol importante, ya que está con él y le da mucho ánimo en cada derrota, porque esto tiene de todo y a veces también pierde. Jugar ajedrez le sirve muchísimo a él y lo ayuda en su crecimiento. Agustín lee mucho y está pendiente de este deporte. Hace un tiempo estuvo en un Panamericano de la Juventud, que le sirvió para ganar muchísima experiencia”.

Agustín parece tímido, pero tiene personalidad. Así, añadió que “este premio significa mucho para mí, ya que demuestra toda la dedicación y esfuerzo que le pongo a esto. Y así como aprendí gracias a mi papá, él sigue jugando siempre conmigo. Me gusta mucho el ajedrez y su nombre me llama la atención, al igual que el tablero. Al principio me costó, pero con el tiempo me fui desarrollando mejor. El ajedrez me divierte mucho”.

No son muchos los que se divierten jugando ajedrez, disciplina que requiere mucha concentración por sobre otros aspectos. “Cuando un día llegó a la casa con la hojita para inscribirse en ajedrez como actividad extraescolar, le dije ‘pero hijo te vas a aburrir’. Me dijo que no y así ha sido. En el colegio lo han guiado de manera perfecta y Luis Torres, su profesor, también ha sido un apoyo muy importante”, complementó Jorge Hermosilla.

Etiquetas