Deportes

Chile vs Perú: ¿Fue solo una mala noche o una señal de lo que vendrá?

La goleada 0-3 ante Perú dejó muchos temas a debatir, como la ineficacia ofensiva y el recambio del proyecto de Rueda en la “Roja”. El martes habrá revancha ante México.

Por: Carlos Campos | 14 de Octubre 2018
Fotografía: Carlos Parra | Anfp

Los amistosos son para probar y los resultados no son siempre lo más importante, pero no hay que ser un experto en fútbol para notar que la presentación de Chile ante Perú la noche del viernes, fue lejos la peor desde que Reinaldo Rueda dirige a la “Roja”.

¿Preocupante o no? Lo cierto es que hay mucho para debatir sobre el equipo que cayó sin apelaciones por 0-3 en Miami, pero donde ya no quedan dudas, es en el nulo poder ofensivo de la selección. Y va más allá de los nombres, ya que muchos han pasado por ese tridente donde el viernes estuvieron Sagal, Castillo y Fernandes, pero el único capaz de hacer un gol fue Bolados y fue casi de casualidad, ya que jugó solo 19 minutos ante Suecia, de ahí sumó 8’ ante Dinamarca y nunca más apareció en las convocatorias.

Vidal dijo molesto tras el partido que “no hay que ponerle color, este es un proceso nuevo con jugadores distintos”. Y tiene razón, pese a que siga repitiendo tan insistente como innecesariamente el discurso de que Chile ganó dos Copa América. Lo comentado por el volante del Barcelona es verdad, ya que De Paul fue el arquero ante Perú ya que Arias se lesionó. El suplente de Johnny en la “U” cumplió y evitó que la goleada fuese mayor.

La defensa tuvo más altos que bajos. Chile dejó que Perú tuviera la pelota y el equipo de Gareca hizo daño, a diferencia de un elenco de Rueda que daba la sensación que no sabía que hacer cuando tenía el balón. Todo eran pases sin mayor intención, buscando un espacio que nunca encontró nadie y con un Matías Fernández muy opaco y casi intrascendente.

Perú, a diferencia de Chile, eso sí, es un equipo consolidado. Y como decía Vidal, este proyecto “recién” comienza. Tan lapidarios no hay que ser, quizás, pensando en que Rueda está probando y dando lugar a un recambio que ni Sampaoli ni Pizzi se atrevieron a hacer. Cuando las cosas salen más, lo más fácil es querer echar todo abajo. Rueda aún no disputa ningún partido oficial y los siete duelos que ha dirigido son solo amistosos. Pero, lo que si debe inquietar, es el funcionamiento que se exhibió ante los mundialistas peruanos.

Y el martes el rival será un México que quiere revancha del 7-0 recibido en 2016.

Nuevas piezas

Había sido citado antes, pero solo había estado en la banca. El viernes Víctor Dávila, ex acerero, debutó con la “Roja”. Se le notó con ganas y, aunque perdió un par de pelotas, aportó en la recuperación de éstas, rematando a portería y siendo una alternativa en ataque mucho más interesante que Sagal o Fernandes.

En un 0-3 es muy difícil encontrar puntos altos, pero si no hubiese sido por Fernando De Paul o Enzo Roco, la goleada hubiese sido por cuatro o cinco goles, fácilmente. Y sería todo.

Fue la segunda derrota en siete partidos de Rueda al mando de la “Roja” y el primer remezón en serio ante un buen equipo. ¿Seguirán las oportunidades para los mismos o cambiará algo? ante México se verá.

Etiquetas