Deportes

Pablo Salinas: “Sin lugar a dudas esta fue mi mejor experiencia en una Olimpiada”

Desde Europa, el tablero penquista repasó su actuación en el evento internacional, donde fue uno de los mejores del equipo chileno, consiguiendo el exclusivo grado de Gran Maestro.

Por: Samuel Esparza | 07 de Octubre 2018
Fotografía: Gentileza Pablo Salinas

Luego de casi dos semanas de acción, este fin de semana se puso término a la 43ª edición de la Olimpiada Mundial de Ajedrez, en la ciudad de Batumi, Georgia.

El mega evento congregó a un total de 1.667 ajedrecistas (entre damas y varones) pertenecientes a 185 países en el Palacio de los Deportes, a orillas del Mar Negro. Y tuvo como ganador en la competencia absoluta al equipo de China, que desplazó por el primer sistema de desempate a Estados Unidos y Rusia, segundo y tercero, respectivamente. El país oriental también dominó la categoría femenina, esta vez seguido por Ucrania y el anfitrión Georgia.

Por su parte, Chile culminó en el puesto 62° en absoluto (sobre 185 equipos en competencia) y 68° en  femenino (sobre 151 equipos).

Desempeño que en los números no fue el mejor para el elenco criollo capitaneado por el Gran Maestro (GM), Iván Morovic (ELO 2.501), y completado por el GM, Cristóbal Henríquez (2.519); el Maestro Internacional (IM) , Pablo García (2.444) y los IM penquistas Luis Valenzuela (2.443) y Pablo Salinas (2.486).

Pero que para este último tuvo repercusiones significativas, dado que con su desempeño en el certamen, consiguió los puntos necesarios para consagrarse como el primer GM del Sur de Chile (el sexto de nuestro país), todo con apenas 24 años de edad.

Resultado ingrato

Fueron en total 11 partidas que disputó el combinado criollo, en las que consiguió victorias sobre Hong Kong, Estonia, Portugal, Guatemala y Nepal; hizo tablas con Vietnam y Bangladesh, y cayó con República Checa, Grecia, Argentina y Bielorrusia.

Desempeño donde resultó clave la actuación de Pablo Salinas, quien disputó todos los encuentros (solo descansó frente a Nepal), perdiendo solo en dos ocasiones y siempre ante rivales de mayor ELO (ránking).

De ahí que al menos, en lo personal, el resumen sea positivo para el tablero de Concepción. “Yo jugué dos olimpiadas anteriormente y por lejos, esta fue la mejor experiencia. Me preparé y jugué contra rivales mucho más duros que en ocasiones anteriores; con blancas hice lo mío con 3,5 de 4 puntos, y con negras tenía que defenderme y lo conseguí más o menos bien”, parte señalando el deportista.

Tampoco puede obviar la satisfacción que le significó lograr el estatus de Gran Maestro. “Me dejó muy feliz, aunque siempre pensé que lo haría mucho antes. Ahora último mi juego está muy maduro y hace rato que ya jugaba como GM, me faltaba solamente el título y ahora llegó, así es que contento por todo”, subraya.

Según Salinas, la deuda estuvo como grupo. “Para el equipo fue un torneo muy ingrato, ya que por la forma  cómo jugamos, el lugar 62° no refleja nada lo demostrado. Nos medimos contra equipos muy duros, caímos en duelos muy parejos y las dos últimas rondas definieron mucho; imagina que llegamos a estar 22°, y antes de perder con Bielorrusia éramos 41°. También hago un mea culpa, porque perdí dos partidas y eso también cuenta”, asevera.

Aun así, el penquista dice confiar en lo que puede dar a futuro este grupo. “Con todo, nos quedó la sensación de que podemos hacer mucho más si seguimos entrenando fuerte como hasta ahora”, analiza.

A Europa los pasajes

Terminado el evento internacional, Pablo Salinas arribará hoy al país donde, eso sí, no tiene planes de quedarse mucho tiempo.

“Quiero ir a jugar a Europa ojalá lo antes posible, quizás en el verano, de lo contrario durante el invierno ya que en el verano europeo está el circuito catalán, que es muy famoso; son  tres meses de puros torneos seguidos. Y en febrero hay un circuito, pero está más difícil: Gibraltar, después París y Rusia; aún me falta más nivel para que me vaya bien y a eso aspiro”, concluye el deportista que, por lo pronto, será parte de un torneo por equipos en Santiago donde espera ganar los puntos suficientes para ratificar su condición de GM, un título que ganó en buena ley y que ya nadie le puede quitar.

Etiquetas