Deportes

Dietas vs métodos de alimentación

Por: Diario Concepción | 04 de Diciembre 2017
Fotografía: Diario Concepción

Natalia Núñez
Nutricionista
Académica de la Facultad de Medicina Ucsc

Actualmente, existe una amplia disponibilidad de dietas y se cuenta con un fácil acceso a ellas, por medio del uso de internet, redes sociales, etcétera. Lamentablemente, un gran porcentaje de la población recurre a estas “dietas milagros”, obtenidas de páginas que se pueden encontrar en el ciberespacio y que prometen, de seguirse los pasos, lograr cambios en el peso corporal de manera rápida, sin la modificación de hábitos alimentarios, lo cual puede desencadenar en otras complicaciones de salud asociadas.

Dentro de los aspectos negativos que se pueden encontrar en este tipo de regímenes, podemos mencionar que en función de las características de estas dietas que se siguen, existen diversos riesgos y efectos negativos a los que nos enfrentamos, entre ellos el denominado efecto rebote, malos hábitos alimentarios, alteraciones en el organismo, pérdida de peso a expensas de proteínas corporales y, en menor medida, del porcentaje de grasa y alteraciones a nivel conductual, como ansiedad, insomnio e irritabilidad.

Las dietas diseñadas por un nutricionista, contemplan factores de actividad física o enfermedades y están generadas de manera individual según las necesidades nutricionales y los objetivos a alcanzar por el paciente en particular. Los beneficios de realizar una dieta indicada por el profesional del área competente, traen consigo aspectos positivos en relación a su estado de salud, ya que se consideraron todos los componentes alimentario-nutricionales que el paciente requiere para poder conseguir objetivos que se sustenten en el tiempo.

Entre los métodos más mencionados, últimamente encontramos el denominado “Método Grez”. Sin embargo, es necesario recalcar que esta opción se ha definido como un estilo de vida, no una dieta. Esta técnica puede traer consigo beneficios en relación a cambios en el peso, pero se debe buscar la ayuda y dirección del profesional del área, para estar informado de los riesgos de cada uno de ellos. En este caso, un “método” es definido como un conjunto de estrategias para lograr un fin, pero una dieta se refiere al “plan de alimentación” que realiza un individuo, promoviendo una la alimentación equilibrada y saludable.

No es aconsejable tomar ideas de diferentes métodos o dietas, ya que pueden desencadenar alteraciones metabólicas, hormonales, y conducir al desarrollo de otras complicaciones. Así, una dieta es mala o de baja calidad, cuando no se cumplieron los objetivos o resultados esperados al término de este proceso, lo que es posible de evidenciar en la práctica con las “dietas milagros”, que ejercen un efecto rebote considerable al corto plazo. Otro aspecto a tener en cuenta en una dieta de baja calidad es “la restricción” de nutrientes esenciales para el organismo, desencadenando deficiencias y variaciones conductuales del individuo.

Finalmente, cuando nos referimos al término “dieta”, se suele relacionar con un plan de alimentación restrictivo, sentir hambre. En cambio, al decir “método” se cambia la percepción de la población, por lo que es ideal conceptualizar el término dieta y relacionarlo con cambios de hábitos. Es por esto que un régimen bien diseñado será efectivo, y con el compromiso del paciente, se lograrán buenos resultados.

Etiquetas