Deportes

Rodolfo Cáceres: “No dirijo más, pero Alemán seguirá siendo mi vida”

Por: Carlos Campos | 03 de Diciembre 2017
Fotografía: Carolina Echagüe M.

El histórico entrenador dejará la dirección técnica del Club Deportivo Alemán tras un exitoso ciclo de 35 años. Los germanos levantaron muchos títulos en ese tiempo, pero él prefiere quedarse con los valores que transmitió en su carrera.

Contesta, como de costumbre, sin problemas el teléfono y con la amabilidad de siempre, el símbolo y entrenador Rodolfo Cáceres dice que “llegué joven, flaco, alto y me voy viejo, gordo y chico. No tengo Facebook, soy de otra época, así que quiero aprovechar de agradecer desde mi alma la gran cantidad de mensajes que me han escrito. Mi hijo “Lopi” me ha dicho algunas cosas y el cariño de la gente es increíble. Sólo envié al club el comunicado y ellos lo publicaron. Hasta gente que físicamente no me conoce me ha puesto cosas muy emocionantes”.

Y es así. Tras una exitosa y larga carrera de 35 años, el técnico dejará el CDA. No para dirigir otro club ni mucho menos, sino que para seguir ligado a labores administrativas en el Club Deportivo Alemán. “Llegué el año 1982, era el único entrenador de un club donde el básquetbol prácticamente no existía. Habían doce jugadores, en cambio ahora, tenemos una rama con 194 deportistas, desde pre-mini hasta senior. Además de eso, hay ocho entrenadores de muy buen nivel. Hemos cumplido todos los objetivos trazados, en el sentido de lo que significa Alemán en el concierto del básquetbol. Somos un club respetado que siempre da mucho que hablar. Durante décadas se ha hecho un gran trabajo en las series menores y eso es muy importante. Hay una filosofía de vida y estilo de juego donde la gente sabe que todas las categorías juegan igual”, valora Cáceres desde la capital, lugar donde ayer jugaban ante Quilicura. Hoy, el entrenador y su plantel se medirán frente a Curicó.

Historia pura

¿Su mejor recuerdo en Alemán o el momento que más valora? Una pregunta difícil para Cáceres, que en 35 años hizo escuela en el CDA. “No quiero ser soberbio, pero los registros estadísticos han sido impresionantes y únicos. Desde que comencé a entrenar al equipo nunca he faltado a un partido, dirigiendo más de 1700, con más de un 78% de rendimiento y saliendo campeón 75 veces a nivel nacional, local y de todo tipo. Esas son cifras y números, pero bajo ningún punto de vista es lo más relevante. Eso se olvida. Lo fundamental, para mí, es la educación y formar valores. He estado preocupado toda la vida de enseñar comportamiento humano. Ser personas dignas y útiles en la sociedad que puedan desarrollarse permanentemente. Por esas cosas los jugadores se acuerdan de mi, no por si ganamos tal o cual partido. Mi vida ha estado dedicada a eso. Hemos ganado un montón de cosas, pero no me impulsan. Yo tomé el desafío del básquetbol y ha sido mi herramienta para formar deportistas inculcando valores. Hay que jugar tratando de ganar los partidos con intensidad, pero respetando a los rivales. Los logros son lo que menos importa”, valora Cáceres, destacando como lo más importante en su vida, el haber conformado una familia junto a su esposa que lo ha acompañado por 41 años, además de sus dos hijos.

No se va

Cáceres es un símbolo del Club Deportivo Alemán y, por lo mismo, aclara que sólo dejará la dirección técnica del club, ya que además es el jefe de deportes de la institución, labor que desempeña desde hace siete años y que seguirá realizando. “Un día estoy en Concepción, al otro en Santiago y después en otra ciudad. El club ha crecido mucho y la demanda de mi trabajo es muy grande e interesante. Me siento fuerte, pero los años pasan y a veces las energías no son las mismas”, asegura el técnico, agregando que “es una decisión que hace mucho tiempo tenía tomada. En agosto se lo comuniqué a la dirigencia y jugadores, pero sentí que ahora era necesario hacerlo público porque ya se acaba la temporada”.

¿Reemplazantes para el primer equipo? Aún no está decidido, pero Cáceres tiene claro que “lo más importante es que se mantenga el desarrollo y espíritu del club. No tengo problemas con eso, hay mucha gente capacitada. Saber cuando entrar y salir de un club es fundamental”, cerró con nostalgia.

 

Etiquetas