Deportes

Figuras del Hockey infantil: Dos hermanos que comparten la pelota de caucho en la selección

Por: Samuel Esparza | 06 de Octubre 2017
Fotografía: Romilio Pasmiño G.

Pese a su corta edad, los jugadores de Old John’s Country Club están dando qué hablar en la disciplina nacional, siendo parte recurrente del combinado chileno que disputa varios frentes.

En su casa se respira hockey. Su padre es árbitro y, de joven, jugó por largos años en la especialidad de patín. Así, no fue extraño que ellos  se inclinaran por el mismo camino.

Pero Dominga (11) y Javier Vargas (13), se tomaron en serio esto de ser deportistas y a su corta edad, exhiben condiciones tan grandes, que ya cuentan con reiterados llamados a la selección chilena de hockey césped, en sus respectivas categorías.

Pertenecientes al Old John’s Country Club, ambos son parte  del gran recambio generacional que se está llevando a cabo en la provincia, y que es encabezado además por el Club Deportivo Alemán y el Club Amanecer, con un proceso que cada día rinde más frutos.

Más que entretención

Javier está en la selección chilena desde el año pasado, cuando fue considerado en el equipo Sub 12. Con ellos hizo su primer viaje al extranjero vistiendo la “Roja”, en una gira por la ciudad argentina de Mendoza, donde se midieron ante varios equipos locales. Viaje que para el jugador resultó fundamental a la hora de decidirse a dar su tiempo completo al deporte.

“Estuvo divertida la experiencia, aunque igual estaba nervioso por ser mi primera vez defendiendo a Chile. Me sirvió, fue en 2016 que empecé a dedicarme más fuerte al hockey. Dejé de lado el rugby y sobre todo el fútbol, que me gustaba mucho, tanto que mi papá me decía ‘cabeza de pelota’, porque llegaba del colegio, tomaba el balón y salía a jugar”, cuenta Javier, quien reconoce que no fue fácil su arribo a la especialidad de la pelota de caucho.

“Mis padres querían que probara otros deportes, pero yo siempre  decía que el hockey era para las niñas. Hasta que un día me invitaron, jugué y me gustó harto. Después volví, encontré que tenía facilidades y al final terminé quedándome en este deporte. Ahora, mi vida es el hockey”, agrega.

Esta temporada, fue el combinado nacional Sub 14 quien le abrió sus puertas: nuevos desafíos y oportunidades para alguien que tiene ganas de llegar lejos. “Es mi primer año en la categoría, soy uno de los más chicos, pero quiero quedarme y ganar mi lugar. Me gustaría llegar a ser seleccionado nacional adulto, ir a muchos países con el equipo y jugar en clubes extranjeros”, asegura la joven figura que, a fin de mes, debiera integrar el combinado que irá a una nueva gira en Mendoza.

Pequeña pasión 

Su hermana Dominga no le pierde pisada, de hecho ella fue la primera en comenzar a jugar hockey cuando tenía alrededor de siete años. Partió jugando el torneo federado con nueve años, y ahora está ya regularmente en la Sub 12.

En septiembre participó de un viaje a San Juan, Argentina, donde incluso hizo su primer gol por el equipo. “Me sorprendí con el llamado y me alegré al saber que me encontraban buena como para que jugara en la selección. También me sentí bien siendo la única de regiones, estoy orgullosa y ojalá me sigan convocando”, sentencia.

Esfuerzo y compromiso además de talento

Para llegar a este nivel, Dominga y Javier Vargas han debido dejar varias cosas de lado. “Ellos están bien considerados, nunca faltan a los partidos federados. Pueden estar de cumpleaños, pero deben jugar no celebran. Como familia hemos debido postergar muchas cosas para que ellos cumplan sus sueños. Por ejemplo, su padre los lleva todos los viernes a Santiago para que entrenen con la selección”, dice su madre, Yeanina Lagos.

Sueños grandes como los de Dominga, que algún día espera ser una “Diablita”.

Etiquetas