Ciudad

Violencia en el pololeo: un 6% acusó abusos sexuales por parte de sus parejas

Injuv y SernamEG están desarrollando estrategias para que los jóvenes dejen de naturalizar la problemática, a través de jornadas de conversación en establecimientos educacionales.

Por: Mauro Álvarez | 09 de Junio 2019
Fotografía: Cedida

Una realidad preocupante, incluso cotidiana, pero con dolorosas historias de fondo es lo que trae la violencia en el pololeo, de la cual principalmente son mujeres las afectadas.

Sin ir más lejos, en la Región del Bío Bío, según datos extraídos de la octava Encuesta Nacional de la Juventud, entregada el 2015, el 10% de las y los jóvenes con pareja reveló haber sido víctima de violencia psicológica, 4% física y un 1% indicó que había sufrido violencia sexual, cifras preocupantes que pueden llevar al suicidio o asesinato por celos, de quien ejerce como agresor dentro de la relación.

Si bien muchas no denuncian, esto es principalmente porque dar a conocer el hecho, tiene muchos vacíos legales, lo que se convierte en una traba para tomar la decisión de escapar de los malos tratos, ya que además de lo descrito, suele ser incómodo reconocer que se sufre de violencia, pese a que en la sociedad cada vez está más acentuado el empoderamiento femenino.

Yo sufrí de violencia

“Hoy me considero feminista porque no quiero que esto les pase a más mujeres y aunque siempre creí en la igualdad de derechos y deberes, también siempre pensé y dije que a mí jamás me pasaría algo así, hasta que me pasó”, explicó Ignacia quien fue víctima de violencia.

Círculo que pudo romper gracias al apoyo de sus amigos y terapia que continúa hasta hoy. “Mi ex pololo me anuló tanto que mi autoestima terminó en el suelo, a tal punto que aún trabajo en recuperarla, sufro de ansiedad y depresión, por lo que debo tomar pastillas, me cuestionaba todo, era objeto de sus burlas frente a nuestros amigos, excusando todo en que sólo eran bromas”.

Violencia psicológica que incluso llegó a lo sexual. “Cuando discutíamos me decía que él podría encontrar a alguien mejor que yo y me hacía sentir que no valía nada, si bien nunca me pegó, en ocasiones me obligaba a hacer cosas sexuales, que al final eran aún peor que los golpes y, si no lo hacía, me cuestionaba si lo amaba o no, lo que me llevaba a acceder. Sufrí, pero pude salir de ese círculo vicioso gracias al apoyo incondicional de mis amigos y familia, a los que agradezco profundamente, porque, si no fuera por ellos, no sé si hubiese podido salir de esto. Incluso es posible que esto hubiese avanzado a los golpes, y quizás ahora estaría muerta o con algún daño físico importante”.

Relatos como los de Ignacia revelan la cruda realidad que enfrentan muchas mujeres en Chile, que según la encuesta que llevó a cabo Injuv el año 2015 -la novena cuenta con un 95% de avance y será entregada en los próximos meses- detalló que dentro de las prácticas abusivas que suelen sufrir los jóvenes del Bío Bío, tienen relación con la revisión del celular, correo o Facebook sin consentimiento con un 19%; controles al momento de salir con amigos; horarios y forma de vestir, con un 17%.

Uno de los datos que más preocupa es el alto porcentaje, de abusos sexuales, con un 6%, un 2% más que el resto del país (4%), como le sucedió a Ignacia en más de alguna ocasión.

Otro de los puntos alarmantes que detalló el informe tiene relación con los niveles de aceptación de conductas violentas, puesto que el 14,2% considera que es “algo aceptable” revisar el celular y las redes sociales a la pareja. Además, el 4,2% cree que es “bastante aceptable” forzar a la pareja a tener relaciones sexuales sin consentimiento, mientras que un 4,1% cree que es “bastante aceptable” insultar o gritarle a la pareja.

Novena Encuesta

Sobre lo que viene, el director regional de Injuv Bío Bío, Gustavo Apablaza comentó que esta nueva medición incluirá nuevas actualizaciones, profundizándose sobre violencia económica y cibernética que no se consideró en profundidad en la anterior encuesta.

En esta oportunidad los encuestadores dejaron de lado el lápiz y el papel, realizando su trabajo a través de tablets que facilitó el levantamiento de datos. Otro punto importante es que para garantizar una mejor calidad de la investigación, el proceso de revisión del cuestionario será sometido a un análisis de técnicos expertos, además de profesionales de la encuesta Casen”.

A la fecha, han sido encuestadas 1.120 personas de la Región, de distintos estratos sociales, esto ya que según afirmó Apablaza, “la violencia no discrimina, uno tiende a pensar, por algo cultural, que solo pasa en sectores de bajos recursos. Eso no es así ya que es transversal en toda la sociedad, es por ello que hoy estamos enfocados en realizar talleres en colegios, tanto públicos como privados, para hablar con los jóvenes sobre la violencia en el pololeo, porque entendemos que es una preocupación muy sentida en la población, obteniendo buena respuesta de los establecimientos”.

Campaña “No lo Dejes Pasar” orientada en los jóvenes, busca dejar de naturalizar la violencia en todas sus formas.

Nuevas acciones

Otra de las líneas de trabajo que lleva a cabo Injuv por la violencia en el pololeo, detalló Apablaza “es un programa de orientación denominada Desayunos Públicos, en el que acuden autoridades y jóvenes que debaten sobre la violencia, con la que se establece un diagnóstico y nos permite enfocar de mejor manera el trabajo para frenar el problema”

Sobre estos conversatorios, la seremi de la Mujer y Equidad de Género, Marissa Barro, aseguró que”es importante generar un cambio cultural. Conversar con los jóvenes, es muy relevante porque muchas veces ellos no se dan cuenta de que están siendo víctimas de violencia, la que incluso va mucho más allá de la física”.

A nivel nacional, en tanto, según el Departamento de Estadísticas e Información de Salud, del Ministerio de Salud, 3.290 jóvenes entre 10 y 19 años, fueron víctimas de violencia por parte de sus parejas, durante el 2018.

De las cuales, 1.113 llegaron hasta el sistema público de salud, por agresiones importantes de sus parejas, de estos destaca que 348 correspondieron a hombres, lo que revela que no sólo la violencia es ejercida hacia mujeres.

En cuanto a agresiones sexuales, 1.888 mujeres requirieron un control de salud, por sobre los hombres que alcanzaron un total de 269 casos, durante el año pasado.

Si bien las cifras entregadas son alarmantes, la directora de la Fundación Antonia, María Consuelo Hermosilla, sostuvo que “veo a los jóvenes muy protagonistas de lo que está pasando. Hay veces en que llaman terceras personas para pedir ayuda por alguien que sufre violencia. Eso antes no pasaba”.

En la misma línea Marissa Barró, aseveró que para enfrentar de mejor manera la violencia en el pololeo, el trabajo mancomunado con Injuv y las fundaciones en contra de la violencia, “ha permitido tomar contacto más directo con los jóvenes para difundir nuestra campaña ´No lo Dejes Pasar´, que busca dejar de naturalizar la violencia en todas sus formas, porque muchas veces empieza con pequeños actos, a veces imperceptibles, y finalmente puede terminar incluso con la vida de una persona”.

Etiquetas