Ciudad

En la Región del Bío Bío, 15 mil niños están fuera del sistema escolar

Por: Mauro Álvarez | 10 de Mayo 2019
Fotografía: Referencial

La deserción escolar, si bien es un tema que se comenta poco, en muchos de los casos, está relacionado a contextos de pobreza.

En este sentido, el Hogar de Cristo realizó un estudio para ver el por qué de esta realidad, esto, debido a que en Chile cerca de 222 mil niños y jóvenes, entre 6 y 21 años, han desertado del sistema educacional. Sólo en Bío Bío la suma es de 15 mil.

Al respecto, la directora ejecutiva de Súmate del Hogar de Cristo, fundación que trabaja desde hace 25 años el tema de la reinserción educacional, precisó que esta realidad es, principalmente, por la precariedad en la que ellos viven, lo que se suma a situaciones de vulnerabilidad.

“Los jóvenes marginados de la educación lo son por su pobreza, porque padecen graves problemas familiares y/o de aprendizaje. No son visibles y no marchan. Esta realidad se acentúa aún más en las regiones, como en la zona, donde las soluciones son distintas a las de Santiago”, explicó Liliana Cortés.

La labor de Súmate

Si bien en el Ministerio de Educación la figura formal de escuelas de reingreso aún no está establecida, existen cerca de 12 colegios que desarrollan dicha labor, de las cuales, cinco corresponden a la Fundación Súmate del Hogar de Cristo, con una capacidad para 700 alumnos.

Una de ellas es la escuela Nuevo Futuro en la comuna de Lota, que en el año 2014 recibió a B.P. de 17 años, quien actualmente estudia tercero y cuarto medio.

EL año 2011 desertó de la educación tradicional, tras perder a su padre en un confuso incidente . “Después de eso me volví cada vez más agresivo, más violento, les pegaba a todos los que me decían ‘huacho’ en el liceo. Al final, terminé repitiendo tres veces sexto básico”, comentó.

Luego de eso, su madre empezó a trabajar sin descanso y con nueve años terminó viviendo con su abuela, y pasando tiempo en las esquinas de Lota.

Según datos de la Cepal, el tema no deja de ser preocupante, esto, ya que 8 de cada 10 casos, se deben a la realidad que sufrió B.P. Así lo argumentó su profesora Jocelyn Estuardo, “los muchachos que llegan a estudiar a la escuela pertenecen a la población donde más impactan la pobreza y la exclusión. No son ‘delincuentes’ ni ‘patos malos’, son muchachos que se sacan la mugre por salir adelante”.

Etiquetas