Ciudad

Límite de invierno: la normativa vigente que puede aumentar en más de un 40% la cuenta de la luz

El consumo que supere este margen incrementa en un porcentaje no menor el cobro normal de energía. Conozca cómo conocer el límite de cada hogar y qué medidas tomar para evitar este gasto extra.

Por: César Herrera | 15 de Abril 2019
Fotografía: Pexeles

Leonardo Silva tiene 31 años, vive junto a su pareja y su pequeño hijo de un año en un departamento de 50 metros cuadrados en Chiguayante. Debido al inmueble donde reside, sus cobros de consumo de energía eléctrica suelen alcanzar los $60 mil mensuales, sin embargo, hace exactamente un año, estos alcanzaron los $100 mil durante dos meses seguidos. ¿La razón? haber superado el límite de invierno.

Si bien la medida tiene como fin el regular el consumo de energía eléctrica en los meses de invierno, existen dudas y desinformación por parte de los usuarios, quienes mes a mes solo pagan la facturación total sin – en ocasiones – estar en real conocimiento de lo reflejado en el detalle del documento.

Normativa

El límite de invierno se normó en el decreto Nº 1T/2012, publicado en el diario oficial el 2 de abril de 2013, del Ministro de Economía, Fomento y Reconstrucción, con el fin de regular el consumo de electricidad en los meses de invierno.

La iniciativa aplica cada vez que los consumos mensuales efectuados en el período comprendido entre los meses de abril a septiembre (ambos incluidos) sobrepasen los 430 kWh/mes, momento en el que se aplicará el cargo por “energía adicional de invierno” a los consumos que exceden tu “límite de invierno”, detalla CGE en su sitio web.

Para conseguir este cálculo, las compañías de electricidad promedian el consumo en kwh del período comprendido entre el 1 de octubre del año anterior al de la aplicación del límite de Invierno y el 31 de marzo (ambos incluidos), incrementando en un 20%, siendo su valor mínimo 350 kWh/mes.

Imagen de CGE

El escrito especifica que la medida solo se aplica a clientes con tarifa BT1, la más utilizada por usuarios residenciales.

“Demasiado caro”

Leonardo Silva al recibir la facturación que alcanzaba los $100 mil, fue hasta la Compañía General de Electricidad (CGE) donde le señalaron que habían sobrepasado el límite de invierno, por lo tanto, la cuenta aumentó. “Nos dijeron que la tarifa no la fijan ellos, sino que una ley”, explicó el padre y trabajador.

“El tema es que la energía en sí es cara, y cuando aplican el límite de invierno es carísima, de prácticamente el doble. Entonces, básicamente una cuenta que nosotros pagamos de $60 mil llega a los $90 mil, a $100 mil, por el costo que significa sobrepasarse del límite de invierno“, narró el chiguayantino.

De acuerdo a Silva, quien cuenta con un medidor inteligente en su departamento, “la energía domiciliaria es demasiado cara“. “En el edificio en el que yo vivo la cuenta de la energía de los gastos comunes, o sea del total del edificio, en invierno es de hasta $600 mil. Esto del edificio, 19 pisos, funcionando día y noche, funcionando bombas de agua, luces de pasillos, entre otras cosas. Y la de mi departamento $100 mil ¿tiene relación?. No tiene relación, no tengo motores funcionando día y noche, es super angustiante”, detalló.

Para el cliente de CGE, el cobro por pasar el límite de invierno “es un castigo abusivo“. “Es super injusto, porque en el verano tú no gastas tanta energía en calefacción. Se entiende que haya un control para no gastar energía de manera indiscriminada, el tema es que es excesivo y es un servicio básico“, sentenció Silva.

¿Real impacto?

El docente de la Universidad de Concepción y especialista en materia de mercado eléctricoClaudio Roa, explicó que es difícil definir el real impacto a nivel de energía este tipo de medidas, dado que no se tiene cómo comparar. “Ha pasado tanto tiempo desde que se configuró este sistema de recargo en nuestro consumo domiciliario que es difícil hacer estimaciones de qué pasa si no existiese“, comentó el académico de la Facultad de Ingeniería UdeC.

En la misma línea, Roa explicó que bajo el actual escenario legal, los usuarios tienen como único recurso el experimentar de forma anual el cómo mantener un bajo cobro de energía eléctrica, debido a que “el límite de invierno se calcula en función del promedio de aquellos meses libres del cargo, y esos son los meses de primavera y verano, cuando generalmente consumimos menos electricidad. Entonces, si tú te pones demasiado eficiente en estos meses al final disminuyes tu número de consumo de verano y si después en invierno necesitas más energía, finalmente terminas pagando más económicamente por la energía consumida que si no hubieses sido tan eficiente durante los meses de verano”, aseguró Roa.

Por lo anterior, el especialista indicó que se “generan situaciones absurdas”, como personas que se van de vacaciones y dejan la luz encendida para evitar disminuir el promedio de consumo en verano. “Ellos han hecho el cálculo de que si dejan una cantidad de luces encendidas mientras están afuera aumenta el consumo de verano y por lo tanto ese sobreconsumo les compensa ese gasto adicional durante el año, al evitar el aumento del cobro por superar el límite de invierno“, aseveró el docente.

“¿Qué comanda eso? el balance económico. Una vez hecho se puede observar si realmente vale la pena”, afirmó el académico.

Medidas para evitar el sobreconsumo en invierno

El especialista Claudio Roa comentó que la gente conoce cuánto consume cada uno de sus artefactos, ya sea intuitivamente o por mediciones. Lo que no conoce son las implicancias de decisiones que se toman en función de bajar la cuenta de electricidad mensual. “En el caso del cobro del límite de invierno, en rigor, lo que uno tiene que mirar es al final cuánto uno está pagando anualmente por el consumo de energía, ya que esa cifra considera los dos periodos. Ahí, con una decisión informada, tú puedes tomar una acción que realmente digas ésta es la mejor utilización de la parte eléctrica de mi casa para mantener los costos anuales bajos”, sugirió.

Para el académico UdeC, la clave del ahorro está en ver la boleta todos los meses, revisar cuánto fue el consumo mensual, identificar cuánto calculó el IMT de invierno, advertir si se pagó sobreconsumo o por límite de invierno, y crear una plantilla electrónica para experimentar y ver qué pasa si en meses como enero o febrero sube el consumo. Así se puede observar cuánto se deja de pagar en invierno si aumenta el promedio de consumo en los meses de verano.

La información es clave

Roa aseguró que de entregarse públicamente los datos de consumo de los chilenos, cuánto de lo registrado corresponde a sobrepasar el límite de invierno y cuántos usuarios son los que efectivamente ven reflejado dicho cobro, se podría medir y evaluar el real impacto de la medida. “Si uno tuviera toda la información se podría hacer una estimación al respecto”, señaló. Según el especialista, esa información la poseen las compañías distribuidoras, y debe ser la Comisión Nacional de Energía la que efectúe una evaluación de cuánto sobreconsumo existe realmente, en cuántos usuarios, “porque en rigor, cuando hablamos de sobreconsumo, lo hacemos respecto a lo que realmente consumiste sobre cierto nivel, entonces la pregunta sería ¿cuánto dejaste de consumir para no sobrepasarte aún más ese nivel? ese número es difícil de evaluar”.

Asimismo, añadió que “hay responsabilidad en la legislación, en función de cómo se determina el límite y cuánto son sus sobrecargas, o si realmente vale la pena seguir pagando este sobreconsumo, de la misma manera que alguien podría discutir el cambio de horario de invierno o verano, ya que ha pasado tanto tiempo que no sabes si es beneficioso o no. Sin embargo, es muy importante que la gente deje de ser solo ser un ente pagador y se empodere, que el consumo es de él, que él defina cuánto quiere gastar, en qué momento, dentro de todos los parámetros que existen”, concluyó el especialista.

 

Etiquetas