Ciudad

Bío Bío, Bío-Bío o Biobío: conoce la forma correcta de escribir el nombre de la Región

Descubre la onomatopeya que dio origen a nuestro territorio y qué establece la ley al respecto.

Por: Daniela Salgado | 25 de Febrero 2019
Fotografía: Raphael Sierra P.

Un verdadero enigma resulta escribir el nombre de la Región del Bío Bío, y es que actualmente hay a lo menos tres formas de hacerlo. Con el fin de esclarecer dicho misterio, es que Diario Concepción conversó con especialistas que revelan la causa que bautizó al segundo conglomerado urbano más grande del país, o sea, nuestro territorio.

De acuerdo a registros históricos, el origen de la palabra Bío Bío corresponde a una onomatopeya del canto de un pájaro, Elaenia Albiceps, “fío-fío” o “fíu-fíu”, tal como se escucha aquí:

“Lo primero que tenemos, es una producción de algo oral, de unos sonidos naturales que oímos y que intentamos reproducir y fijar en nuestra lengua, hecho que también es, en cierto sentido, arbitrario. Lo segundo, el canto se da como sílabas: “bí-o / bí-o”, cada una como una unidad separada que podría haber seguido, lo cual nos indica también que constituye una abreviación arbitraria del canto”, explicó Tulio Mendoza Belio, miembro Correspondiente de la Academia Chilena de la Lengua y presidente de la Sociedad de Escritores de Chile, filial Concepción.

La otra hipótesis, es la entregada por el abogado e historiador de la Universidad de Concepción, Armando Cartes, quien relató que “en los primeros años de la Conquista entró a la historia el Río Bío Bío, denominado los mapuche como el Butalebú o fíu- fíu, este último es aparentemente la onomatopeya por el sonido de sus suaves olas cuando golpean las orillas”.

En cualquiera de casos, lo que rige –explican – es que cuando los nombres se repiten como Bío Bío, Trapa Trapa y Colo Colo, a modo de reforzar la palabra, es agregar un guion.

Los números de las regiones

La Región fue una de las pioneras en liderar el proceso de regionalización. Una muestra de ello es que, en medio de la campaña electoral del 64, que enfrentó a Eduardo Frei Montalva con Salvador Allende, la necesidad de las regiones de contar con un nombre propio se tomó la agenda de los candidatos, siendo el Bío Bío el epicentro de las discusiones de especialistas.

En ese contexto, y con Frei Montalva como Presidente, nació la VIII Región, así, sin nombre.

Sin embargo, lo impersonal de los números generó una serie de críticas de aquellos que apelaban a la identidad de cada territorio.

Esa situación cambió recién el 10 de octubre de 1978 cuando se decretó la ley que denomina a las regiones del país.

“Uno de los objetivos nacionales del  Supremo Gobierno es el de consolidar el proceso de regionalización del país. Que, interpretando el sentir y anhelo de los habitantes de las regiones, se hace necesario otorgar un nombre a cada una de ellas”, dice parte del escrito disponible en la Biblioteca del Congreso Nacional.

Y, en respuesta a las críticas, se estableció que los nombres se determinarán “considerando factores históricos, culturales, geográficos y, en general, aquellos que forman parte del acervo histórico de la Nación”.

Nace la confusión

En Chile, la entidad encargada de establecer los límites territoriales es el Instituto Geográfico Militar y, por ende, estableció el nombre de la Región como Biobío. Tal como está escrito en el siguiente mapa:

Captura del Instituto Geográfico Militar.

Al tratarse del organismo que determina la topónimos del país, se comenzó a utilizar dicha forma. Sin embargo, Cartes específica que “si bien el idioma evoluciona y se simplifica la escritura, tal como este caso donde se pasó a una sola palabra, con tilde en la segunda i, que es la forma con la que actualmente se escribe el nombre del río Biobío, la Región al ser un nombre propio debe mantener el origen”.

A modo de ejemplo, continuó, está la Universidad del Bío-Bío u otras instituciones o empresas que nacieron en los ‘70 y que se ajustaron a lo establecido en el decreto.

Archivo Diario Concepción.

Archivo | Diario Concepción

Esclareciendo el dilema

Es por eso y reforzando la idea anterior, el también director del Archivo Histórico de Concepción, Armando Cartes, es categórico:

“Para mí, la forma correcta de escribir Región del Bío-Bío es con guion, porque eso no ha cambiado ni evolucionado a menos que una nueva ley lo modifique. Los decretos leyes tienen rango y pueden ser modificados sólo por otro cuerpo legal y no por el simple uso”.

La explicación lingüística

Tulio Mendoza plantea que la discusión no se da en torno a lo oral, ya que todos pronuncian adecuadamente Bío-Bío, por tanto, el problema surge al plasmarlo en el papel.

Como buen docente plantea un interesante ejercicio para permite establecer la forma correcta de escribir nuestra Región.

La invitación es a pronunciar en voz alta:

  • Bio Bio
  • Biobío
  • Bío-Bío

¿Notaste la diferencia? En el caso de que la respuesta sea negativa, el profesional explica:

“Cuando se escribe “Biobío” o “Bio Bío”, nadie pronuncia esto, lo que está escrito, ya que la primera sílaba se transforma en un diptongo y se tiende a pronunciar el hiato. Escribir “BíoBío”, está bien en cuanto a la pronunciación, pero no es la tendencia del español que haya dos tildes o acentos gráficos en una palabra, es decir, en su escritura. Si se escribe “Bio Bio”, se pronuncian los dos hiatos.

Tampoco, sigue, “nos estamos refiriendo a palabras que pueden tener doble pronunciación, una de ella marcada con tilde: período / periodo; cóctel / coctel; píxel / pixel, etc.”.

Al momento de ceñirnos a la norma, ésta nos dice que “las palabras compuestas fusionadas en un solo término, el primer vocablo pierde la sílaba tónica; si el segundo elemento llevara acento ortográfico, mantiene su tilde. Esta desaparición de las tildes se da porque la tildación castellana se basa, sobre todo, en la pronunciación de la palabra; al unirse, la sílaba tónica de la primera palabra ha dejado de serlo en la palabra compuesta. Por ejemplo: físico + químico = fisicoquímico; décimo + quinto = decimoquinto”.

Y de los ordinales compuestos, el DPD (2005) dice “si el ordinal se escribe en dos palabras, el primer elemento mantiene la tilde que le corresponde como palabra independiente: vigésimo segundo; pero si se escribe en una sola palabra, el ordinal no debe llevar tilde, pues no le corresponde llevarla según las reglas de acentuación: vigesimosegundo (no vigésimosegundo)”.

En efecto, y respondiendo a la pregunta ¿Cómo se debe escribe el nombre de nuestra Región?, comparte con Cartes que “deber ser “Bío-Bío”, en dos palabras que forman una sola y unidas con un guion. Además, se ve bien visualmente y no genera dudas”.

Para cerrar, Cartes recalcó que “lo ideal es que se homologara la forma de escribirla para que nadie sienta y crea que está incurriendo en una falta al hacerlo de una u otra forma”.

Etiquetas