Ciudad

Ten Tanker se va a Aysén, pero llega nuevo avión de refuerzo

Aeronave estaba a la espera de permisos para volver a operar. Había sufrido un desperfecto mecánico.

Por: Carolina Abello | 12 de Febrero 2019
Fotografía: Raphael Sierra P.

La lluvia del fin de semana entregó un alivio a los brigadistas que trabajan en la contención de los incendios forestales en la Región del Bío Bío.

Tras un nuevo Comité Operativo de Emergencia (COE), el jefe de la Defensa Nacional del Bío Bío, contralmirante Carlos Huber, precisó que gracias a este hecho se bajó la intensidad de los focos que estaban activos en la Región.

“Tirúa está casi controlado, hay focos en Cañete, pero la situación está casi controlada”, dijo la autoridad.

Agregó que una de las medidas que han permitido que la zona esté tranquila fue el despliegue de las tropas de la Armada y el Ejército, además del apoyo de Carabineros, en las comunas con mayor riesgo de incendios forestales, como Santa Juana, Chiguayante y Florida.

“Las patrullas han sido muy eficientes, el trabajo en terreno ha dado sus frutos y la Región está bastante tranquila”, dijo Huber.  En Bío Bío hay cerca de 600 efectivos entre la Armada, Ejército y Carabineros,  que realizan vigilancia para evitar que se produzcan incendios forestales.

El intendente Jorge Ulloa concordó en que la lluvia fue clave en  contener y extinguir  los focos activos de incendio. “Aspiramos a tener un control mayor del que teníamos hasta ayer. Hemos tenido ayuda del avión naval de exploración que nos  entrega información para tomar decisiones por parte del jefe de la plaza, es información que tenemos al día y eso nos ayuda mucho”, relató.

Desde el inicio del Estado de Excepción por catástrofe, el pasado 3 de febrero, la superficie afectada suma 2 mil 89 hectáreas. El intendente aprovechó de hacer un llamado a la comunidad: “Esperamos que esto baje, insistimos en que la gente actúe y nos ayude a evitar los incendios, porque desde el martes (hoy) vienen olas de calor y se encienden las alarmas, por lo que hay que ser todo lo cuidadoso posible con el uso y manejo del fuego”.

Avión en reparaciones

En cuanto al destino del avión Ten Tanker, el contralmirante Huber confirmó que el domingo presenció los trabajos en el avión. “El rompimiento de neumáticos afectó al fuselaje y en eso estaban trabajando ayer”, dijo.

El intendente Ulloa detalló lo que le ocurrió a la aeronave en la pista de Carriel Sur:  “El avión tuvo una falla que consistió en que en el momento del aterrizaje se le reventó un neumático, y las esquirlas saltaron y dañaron el fuselaje. El neumático ya está cambiado, yo lo vi y estuve allá, pero la Dirección General de Aeronáutica Civil  y la aviación norteamericana tienen exigencias altísimas para volar, pero hubo una evaluación y esperamos tener el examen completo y el avión lo más pronto posible en funciones. Para ello, Bomberos de Talcahuano y de Concepción están a cargo del abastecimiento de agua, y sólo  esperamos que tenga las certificaciones para volar”.

En horas de la tarde, el Presidente Sebastián Piñera confirmó que, ante el inconveniente,  se solicitó un segundo avión a Estados Unidos, el que debería llegar a Puerto Montt. Más tarde, el gobierno confirmó  que el primer Ten Tanker despegó  pasadas las 18 horas desde Carriel Sur hacia Puerto Montt para cargar agua y combustible, para desde ahí dirigirse al incendio de Cochrane (Colonia Sur), donde descargará 36 mil litros.

Piñera agregó que se está evaluando la situación del segundo Ten Tanker, para estudiar por cuántos días estarán funcionando las dos aeronaves. Una de las posibilidades es que ambas operen en Aysén, donde ya van 10 mil hectáreas consumidas por el fuego.

Por Bío Bío no debería pasar, a menos que una situación de emergencia lo ameritara.

Etiquetas