Ciudad

Valesca Osorio, especialista de la DAS de Concepción: “Siempre llamaremos a la población a comer en lugares establecidos”

La funcionaria municipal es una de las expertas que se ha esforzado por concientizar a los habitantes de Concepción sobre los riesgos y consecuencias de consumir o adquirir alimentos en espacios que no están autorizados.

Por: Diario Concepción | 23 de Diciembre 2018
Fotografía: Diario Concepción

Algunos sostienen que es para saciar un antojo o interés del momento, mientras que otros se justifican indicando que es una alternativa rápida y económica. Sin embargo, aunque muchos se esfuercen por buscar argumentos a favor, consumir alimentos en lugares no autorizados siempre será una práctica que tendrá considerables riesgos y consecuencias para la salud de las personas.

Ya iniciada la época estival, es muy común ver un sinfín de vendedores por las calles de Concepción. Y sí, la oferta es bastante variada y asequible.

Lo que no se ve, lamentablemente, es lo que hay detrás de cada preparación. Los espacios no establecidos no tienen forma de dar cuenta si mantienen en buen estado los ingredientes o si han cumplido con las medidas básicas de higiene en el proceso de elaboración. Sin una autorización tampoco es posible garantizar la procedencia de los alimentos o si estos no portan un cúmulo de bacterias que terminan provocando serios (y agotadores) malestares.

Por esta razón, expertos de diversas instituciones y distintas disciplinas han procurado hacer un llamado de concientización a todos los consumidores de la capital de la Región del Bío Bío.

Una de ellas es la doctora Valesca Osorio, especialista de la Dirección de Administración de Salud Municipal de Concepción (DAS), quien en varias oportunidades ha tenido que atender o asesorar casos de intoxicaciones alimentarias por consumo en el comercio ilícito.

“Las intoxicaciones alimentarias son unas de las patologías que aumentan en verano y, por lo mismo, nosotros siempre llamamos a la población a consumir en puestos o espacios establecidos. Es ideal que prefieran lugares que atienden con certificación y a los cuales se les realizan visitas cada cierto tiempo. En lugares no establecidos, en tanto, se corre un gran riesgo de intoxicación, sobre todo en esta época del año donde aumenta el peligro de descomposición de los alimentos por el calor. La manipulación también es otro tema, ya que uno nunca estará seguro si se respetó la cadena de higiene antes de la venta de un alimento de la calle”, expresó la médico cirujano.

Respecto a la gravedad de las enfermedades gastrointestinales que uno podría padecer por adquirir alimentos en espacios sin certificación, la doctora Osorio detalló que “la intoxicación alimentaria puede pasar de algo leve hasta el cólera, porque ha registrado brotes y casos notificados. Se puede manifestar con simples vómitos, vómitos y diarrea, y puede necesitar antibióticos en algunos casos. Por eso siempre llamaremos a la población a comprar en lugares establecidos”.

“Acá garantizamos la seguridad”

Es uno de los lugares más icónicos de Concepción y punto de encuentro de varios penquistas. Desde el 21 de julio de 1980, el mítico Oba Oba ha deleitado a miles de personas con sus completos, sándwiches y contundentes preparaciones caseras.

Pero más allá del atrayente aroma y la calidad de sus platos, este emblemático local también destaca por otra cualidad: es un espacio que cumple con todas las normas de seguridad alimentaria y no pone en riesgo la salud de sus fieles comensales.

“Nosotros trabajamos con productos certificados. Las carnes que llegan tienen su certificación, el pollo tiene su certificación, las verduras las conseguimos en la Vega Monumental y las vienen a dejar directamente los proveedores. El resto todo lo compramos, pero todo viene todo con sellos. Otro detalle que permite garantizar la seguridad de nuestros clientes es que tenemos sangucheros y cocineros con más de 30 años de experiencia en el local y que siempre han destacado por su manejo de los alimentos y trato con la clientela. Es más, los clientes pueden ver a nuestros maestros cuando preparan los sándwiches. Todo lo que se trabaja acá está a la vista del consumidor”, reveló Daniel Delgado, jefe de personal de Oba Oba.

Daniel Delgado (50) es jefe de personal de Oba Oba, un restaurante
que destaca por la preocupación en la manipulación de los alimentos.

Sobre la importancia de cumplir con las exigencias sanitarias y realizar los esfuerzos necesarios para entregarle una grata experiencia al cliente, el mandamás agregó que “si nosotros hacemos todo esto es para que la gente sepa que lo que está comiendo es bueno, que está en óptimas condiciones, que no se va a enfermar, que no va a tener un problema digestivo. Acá siempre tratamos de cumplir todas esas reglas para que la gente se sienta bien y se sienta como en casa, como si estuviese comiendo en el living de su hogar. Nosotros ofrecemos calidad en todo el funcionamiento del local, no sólo en las preparaciones. Esto ha permitido que el Oba Oba se mantenga como un lugar familiar y que sea visitado por abuelos, padres e hijos. Esto ha permitido que funcionemos durante 38 años”.

El emblemático restaurante está ubicado en Freire (548), una de las calles que se ha convertido en uno de los escenarios del comercio ilícito. No obstante, Delgado sólo se enfocó en los efectos nocivos en la salud que puede provocar consumir alimentos en espacios no autorizados y argumentó que “es probable que existan muchas razones que lleven a las personas a vender alimentos en la calle. Ahí no me puedo meter u opinar demasiado. Pero lo que sí puedo comentar es que hay que preocuparse fundamentalmente de lo sanitario y todo eso. Yo no sé cómo está la situación en la calle, pero siempre me generará desconfianza no saber la procedencia de lo que compro y cómo le puede afectar a un alimento el calor inmenso que hace hoy en día. Estas son cosas que pueden causar daños estomacales, y eso puede llevar a gastar en remedios y otras cosas; es un daño a la salud y al bolsillo. Considerando esto, calza a la perfección el dicho que lo barato cuesta caro”.

Etiquetas