Ciudad

Eula y Comité Ambiental exigen que Parque Alemán tenga Estudio de Impacto Ambiental

Contaminación por material particulado y ruidos son factores ya confirmados por el centro de la Universidad de Concepción. Comunidades educativas esperan que el SEA les otorgue la participación ciudadana.

Por: Ximena Valenzuela | 07 de Noviembre 2018
Fotografía: Gentileza Alemán Render 3

Si bien la empresa Aitué tiene plazo hasta el 31 de diciembre para responder las 73 observaciones que se realizaron a la Declaración de Impacto Ambiental, DIA, a través del Icsara, Informe Consolidado de Solicitud de Aclaraciones, Rectificaciones y/o Ampliaciones, ya existen voces expertas que aseguran que el proyecto Parque Alemán debe contar con un Estudio de Impacto Ambiental, EIA.

De hecho, el Centro Eula de la Universidad de Concepción, que está asesorando a las comunidades escolares del Instituto de Humanidades y Lycée Charles de Gaulle -colegios están en el área de influencia directa del proyecto y que serán los principales receptores de sus impactos- recomienda que el proyecto se cuente con un EIA.

La doctora Claudia Ulloa, académica del departamento de Ingeniería Ambiental de la Facultad de Ciencias Ambientales, que, además, dirige al equipo de expertos de Eula, explicó que la consultoría que realizan consta de varias actividades y etapas, pero que en estos momentos están abocados a identificar y valorar los impactos directos del proyecto sobre las comunidades educativas, tanto en la etapa de construcción como de operación.

“Hasta ahora, en base a la información proporcionada por el titular del proyecto en su DIA, hemos identificado impactos significativos que ameritarían que el proyecto sea evaluado mediante un Estudio de Impacto Ambiental, de acuerdo a los efectos características y circunstancias establecidos por la Ley N°19.300 en su artículo 11”.

Detalló que se generarían los siguientes impactos: Riesgo a la salud de las personas debido al incremento significativo de la concentración en el aire de MP10 y MP2.5 durante la etapa de construcción y operación. “Cabe recordar que Concepción Metropolitano se encuentra declarado saturado por la concentración diaria de MP2.5. En consecuencia, se da la condición de riesgo preexistente, que es agravado debido al incremento significativo de la concentración diaria de este contaminante durante un período extenso de tiempo”.

Además, según la profesional, se alterará la calidad de vida de las comunidades educativas por incremento del ruido durante la etapa de construcción.

A lo anterior, se debe agregar una modificación de la red vial de acceso a los colegios durante las etapas de construcción y operación, y por consiguiente, un incremento del riesgo de accidentes y atropellos por aumento del tráfico de camiones en la etapa de construcción. Se espera que el estudio esté terminado a mediados de mes.

Cabe destacar que el Centro Eula está asesorando al Lycée Charles de Gaulle desde octubre y hace ya una semana al Instituto de Humanidades, ya que existe una alta preocupación en ambos establecimientos ante la construcción de siete edificios que concentrarán 912 departamentos, 703 estacionamientos, 52 oficinas y 15 locales comerciales, obras que se prolongarán por seis años, a sólo pasos de las aulas de los menores.

Para Julián Martínez, vice presidente del Centro de Padres y Apoderados del Instituto de Humanidades, la contratación del estudio -que tuvo un costo de $14 millones- les da tranquilidad. “La asesoría técnica de un centro tan especializado como el Eula nos permitirá tener planteamientos serios, velando por toda la comunidad, no sólo las educativas, sino también la posibilidad de tener una ciudad más amigable”.

Comité Ambiental Comunal

Álvaro Boehmwald, presidente del Comité Ambiental Comunal de Concepción, aseguró que los efectos de un proyecto como el presentado por Aitué, “sin duda derivan en cambios en la calidad de vida de los vecinos del sector, dentro de los cuales, también, se cuentan cerca de 2.000 estudiantes que serán afectados, durante seis años, soportando las alteraciones del tráfico, exposición a emisiones de material particulado y ruido, y tantas otras alteraciones en el entorno que derivan de este proyecto”.

Boehmwald, quien, además, es consejero del Ministerio de Medio Ambiente, recalcó que no se sabe qué pasará con las napas del sector, los flujos de estas producto del proyecto ni cómo se hará cargo la empresa de la gestión de residuos. “Estás interrogantes, así como tantas otras, quedan por clarificar por parte de la empresa. Sin embargo, los errores conceptuales evidenciados no dan ningún tipo de garantías a la sociedad de que realmente resultará”.

“Creo que es necesario, que de una buena vez el sector inmobiliario de una señal clara de transparencia, que implique un acercamiento real hacia la comunidad y una identificación responsable de los potenciales impactos que el proyecto involucre”, dijo y recalcó que deben hacer un EIA.

Dichos del seremi

En cuanto a los dichos del seremi de Economía, Mauricio Gutiérrez, quien el fin de semana, a través de Diario Concepción, hizo un llamado a apoyar el proyecto y manifestó que la participación ciudadana solicitada no procede para la iniciativa, Boehmwald afirmó que la organización que presiden rechaza categóricamente los dichos del seremi de Economía, ya que en ellos denota su total desconocimiento de lo que implica la participación ciudadana en materia ambiental.

Dijo que la voz de la comunidad, muy por el contrario a lo señalado por la autoridad, no busca obstruir la ejecución de un proyecto, sino más bien en ser una instancia que permita una opción de mejora de estos, incorporando las acciones de mitigación y control necesarias para evitar o disminuir los efectos sobre el entorno.

Agregó que dados los dichos del seremi, “este debería ser inhabilitado para los procesos de definición del proyecto, ya que se entiende que válida la deficiente presentación de la DIA realizada por la empresa”.

En tanto, el aludido seremi aseguró que no es momento de realizar declaraciones, desmarcándose de la postura que tuvo el fin de semana con respecto al proyecto y afirmó que hay que dejar que la institucionalidad funcione, y que la normativa medio ambiental se aplique.

En cuanto a la solicitud para que se inhabilite, que solicitaron los centros de padres y apoderados del Instituto de Humanidades y la Alianza Francesa, la autoridad local dijo “yo creo que todas las opiniones, mientras se manifiesten con respeto, son bien acogidas. Por lo demás, es nuestra vocación democrática”.

Agregó que gusta de los proyectos de inversión, siempre y cuando respeten la norma ambiental.

Hasta fin de mes habrá que esperar para que el SEA se pronuncie sobre las solicitudes de participación ciudadana que realizaron, hasta el 16 de octubre, personas naturales e instituciones en relación con el proyecto Ciudad del Parque de Inmobiliaria Aitué.

Dichas presentaciones apuntan a la necesidad de que la evaluación ambiental cuente con la opinión de quienes serán los potenciales afectados por la edificación que se proyecta en el paño del ex Colegio Alemán.

Etiquetas