Ciudad

Colegios y vecinos en alerta por proyecto Parque Alemán

Los apoderados del Instituto de Humanidades y Charles de Gaulle se unieron para influir en el proyecto. En tanto Aitué adelantó que creará un bulevar, que unirá Colo Colo y Castellón, y que usará la mejor tecnología para disminuir el ruido y polvo.

Por: Ximena Valenzuela - Mauro Álvarez | 14 de Octubre 2018
Fotografía: Raphael Sierra P.

Preocupación e incertidumbre reina entre los apoderados de la Alianza Francesa, Instituto de Humanidades y vecinos ante la reactivación del proyecto Ciudad del Parque -conocido como Parque Alemán– que hará Aitué y la Constructora Ebco, en el paño, que hasta 2008 ocupó el Colegio Alemán.

Y es que en Chacabuco, entre Castellón y Colo Colo, se levantarán siete edificios, tres de ellos de 21 pisos y cuatro de 15. Del total, cinco serán residenciales con 912 departamentos, el resto incluirá 52 oficinas, 15 locales comerciales, 703 estacionamientos vehiculares y 413 de bicicletas. Todo en 11.621 metros cuadrados, de los que 103.639 serán construidos.

La obra de US$86.579.663, según la Declaración de Impacto Ambiental, DIA, iniciaría en marzo. Se construirá por fases que tomarán seis años en total, lo que preocupa a la comunidad por las consecuencias respiratorias que emisiones continuas de material particulado tendrían en la población.

Les inquieta el estrés y pérdida de concentración que generaría la obra en los niños -2.000 entre ambos colegios- producto del ruido constante , y el aumento de vehículos que aportarán los 2936 habitantes del proyecto, sumado al tráfico de camiones que requerirá la iniciativa.

Por ello, los apoderados organizados de ambos colegios se unieron para pedir participación ciudadana al Servicio de Evaluación Ambiental, SEA, plazo que vence el martes, buscando que el proyecto asegure con análisis de entes especializados que no causará daño, que podrán realizar observaciones al proyecto, y que las obras de mitigación sean de alto estándar.

Katherine García, presidenta del Centro de Padres y Apoderados del Instituto de Humanidades, advirtió que si a través del Sea no logran la participación ciudadana, una vez que inicie el proyecto y exista un daño, interpondrán todas las medidas legales y administrativas necesarias para que se asegure todo lo que exigen. “Gracias a Dios en el centro de padres nuestro hay dos abogados y en el Charles de Gaulle uno, para proteger a los niños”.

La abogada afirmó que no saben qué daño podría producir en los menores seis años de exposición a ruidos y polución, y que temen que niños con asperger, déficit atencional e hiperactividad los agudicen.

Recalcó que la obra tendrá un gran impacto. “Habrá 23 camiones, en promedio, circulando, retiro de material y máquinas en una cuadra que está colapsada. Hablan de ampliar la calzada, pero en definitiva sacan estacionamientos, y suman 355 trabajadores en promedio y un pick de más de 500, es complicado”.

Mónica Jiménez, secretaria del Centro General de Padres del Lycee Charles de Gaulle, expresó que están trabajando junto al Instituto de Humanidades -principales afectadospues les interesa el bienestar y seguridad de los niños, el que se vería afectado por tantos años de ruido. “También en los profesores, que por el ruido deberán hablar más fuerte, se dañarán sus cuerdas vocales”, dijo.

Agregó que todo lo anterior, sumado al impacto ambiental y el vial es algo muy relevante que se debe abordar con la comunidad.

Render Aitue

Petición municipal

En un oficio enviado a fines de septiembre por el alcalde de Concepción, Álvaro Ortiz, al SEA, que también fue entregado a Aitué, el municipio indicó que existe un alto riesgo para la salud de las personas producto de la emisión de polvo durante la ejecución de las obras, sin que presenten medidas de mitigación adecuadas.

Advierte del impacto en el tránsito vehicular y peatonal, sin mención a los medios específicos de mitigación de ruido y vibraciones que generarán en la excavación e hincado de pilotes.

Objetan la intervención del arbolado urbano, ya que no se puede intervenir arborización en Bienes Nacionales de Uso Público, motivo por el que deben mantenerla.

Detallan que Aitué debe mejorar caminos interiores de la obra, y que la humectación propuesta para éstos, sin pavimentar, no es suficiente debido al flujo de camiones, “regarla dos veces al día y generar una capa de asfalto, con las condiciones meteorológicas del Gran Concepción (lluvia y altas temperaturas) generarían contaminación por hidrocarburos a las napas subterráneas e, incluso, el asfalto fresco podría desprender gases tóxicos”.

Andrea Aste, directora de Medio Ambiente del municipio penquista, explicó que las observaciones que hicieron se deben a que cualquier construcción de esa envergadura generará un impacto de ruido a los vecinos.

Recordó que junto a la Cámara Chilena de la Construcción hicieron un seminario para que las empresas tuvieran clara la ley y contaran con tecnología para aminorar el ruido y las vibraciones, porque el mayor problema se genera con el uso de los pilotes, lo que les preocupa porque afectan la calidad de vida.

Recalcó que ahora el SEA está reunieron los antecedentes entregados por todos los servicios públicos para que la empresa responda y subsane las observaciones. “Esperamos que Aitué busque la tecnología adecuada para que el proyecto se desarrolle de forma eficiente y no se vea afectada la calidad de vida de los vecinos del sector que comprende la obra”, dijo.

Agregó que Concepción tiene un plano regulador que aplica la densificación debido a las ventajas de cercanía a lugares de trabajo que genera, lo que evita desplazarse en automóviles y disminuye la congestión, “implicancias favorables en el tema ambiental, ya que estamos en zona saturada por material particulado”.

Por todo lo anterior, según Jiménez, deben lograr la participación ciudadana. “Si cumplen todas las especificaciones que el municipio les solicitó, esta obra se va a hacer (..) pero que se haga de la mejor forma posible, de modo que el bienestar educativo de los niños no se vea afectado”.

Otro de los puntos de discordia es, según Jiménez, la cantidad de trabajadores que circularán por el lugar, lo que afectará la seguridad de los niños, ya que personas extrañas podrían saber sus horarios y movimientos.

El ruido y la polución además, según apoderados, afectará a las comunidades mapuche que realizan actos ceremoniales en el Parque Ecuador.

Temores de vecinos

El problema vial se agudizará con el proyecto, aseveró Javiera Martínez, dueña de un departamento en el edificio Cerro Caracol, ubicado en la calle doctor Wilhelm. “Si los vecinos ya tenemos problemas viales con la entrada y salida de los colegios que hay alrededor, no sabemos cómo cambiará nuestra vida cuando hayan 500 trabajadores más en el lugar, camiones y vehículos estacionados en nuestras calles porque el proyecto contempla 700 estacionamientos, pero faltarán 200 para toda la gente que llegará”.

El edificio, ubicado a un costado del Cerro Caracol, sería, según Martínez, una caja de resonancia de los ruidos emitidos por la construcción, pues está en altura y los sonidos suben.

Agregó que además de ser apoderada de la Alianza Francesa, también es dueña de un departamento en el edificio Horizonte, ubicado en Castellón con Víctor Lamas, que arrienda, y que a su juicio, será, casi imposible de arrendar producto del ruido de las faenas.

“Si dicen que van tener buena mitigación, que limitarán el ruido, polvo y externalidades, ningún problema, pero sin estropear el barrio y sin generar un gueto como el de Estación Central con tantos departamentos chicos”.

Irene Flores, presidenta de la Junta de Vecinos Parque Ecuador, recalcó que no está tan segura de que el proyecto se realice, debido a las especificaciones que realizó el municipio.

“Ellos (Aitué) hicieron una presentación que no nos consideró, algo que es muy débil de su parte porque afectará directamente el sector. No queremos esta obra porque impactará la vialidad y la tranquilidad del eje Chacabuco y Víctor Lamas, durante seis años. Será un caos vial tremendo, porque hablamos de 700 nuevos vehículos, y donde los que queden sin estacionamientos ocuparán las calles aledañas, afectando la tranquilidad de todos”, dijo.

Flores cree que a la empresa solo le importa recuperar la inversión, no mantener la tranquilidad de un barrio y que construirá un gueto vertical.

Revitaliza

El arquitecto y premio nacional de urbanismo, Sergio Baeriswyl, sostuvo que un proyecto con el nivel de inversión como el que propone Aitué es bueno para el centro de la ciudad, pues, el centro penquista está pasando por un proceso crítico. “El último censo demostró que la población del centro disminuyó”.

Sin embargo, dijo que la pregunta es cómo hacer el proyecto. “Porque puede ser muy malo o muy bueno. La densificación del suelo, en general, no trae problemas, en la medida que existan estacionamientos, “y por el contrario trae beneficios en control social, genera actividades productivas cercanas y servicios, y evita que esa población se vaya a la periferia”.

Ante el temor de vecinos de que el gran número de departamentos haga que el sector se transforme en un gueto vertical. Baeriswyl afirmó que para que ello ocurra debe incluir factores como: hacinamiento, bajo estándar de construcción, alto nivel de concentración y mala calidad de arquitectura.

“No conozco el proyecto en detalle, pero dudo mucho que alguien vaya a repetir el ejemplo de Estación Central, porque además sería de una excesiva altura (…) y en materia vial creo que el proyecto va a impactar menos que cuando el Colegio Alemán funcionaba ahí porque no tiene horas punta para su funcionamiento”.

Comentó que sí o sí Aitué debe realizar un DIA, un Eistu y que el inversionista interactúe con los vecinos para lograr el mejor proyecto. “Uno esperaría que tenga muy buena arquitectura, que no exista alta concentración con departamentos muy pequeños, factores que pueden llevar con el tiempo a un gueto vertical”.

Medidas de mitigación

A pesar de los temores de los vecinos, Aitué aseguró que desarrollarán un proyecto que contará con el más alto estándar constructivo y arquitectónico, con especial preocupación de no generar daño en los estudiantes de colegios aledaños ni a vecinos.

Carolina Muñoz, gerente de proyecto de Aitué, explicó que la iniciativa que fue reingresada al SEA fue repensada, reformulando la ejecución y tomando medidas que van más allá de la norma y cumplen recomendaciones de la OMS .

De hecho, ya pavimentaron las calles interiores de la obra para que la circulación de camiones no genere polución; no utilizarán equipo electrógeno para trabajar, sino que se conectarán a la red eléctrica, evitando ruidos innecesarios y polución. “Comparados con lo que sería el plan de descontaminación cumplimos con lo que solicitan, la Seremi de Salud habla de concentraciones entre 3 y 5, nosotros estamos en concentraciones de 2.56”, dijo.

Para disminuir el ruido en la obra se utilizarán barreras acústicas en el contorno de cada etapa; biombos móviles en faenas con maquinaria ruidosa; crearán túneles para que camiones mixer hagan la espera dentro de estos y disminuyan considerablemente el ruido.

Rodrigo López, gerente general de Aitué, explicó que dentro del paño a intervenir contarán con estacionamientos para camiones y maquinarias, de manera de no invadir calles aledañas, por lo que el impacto sería mínimo. “Creemos que el pánico de los padres es por desinformación, a pesar que hemos explicado el proyecto”, dijo Muñoz y aseguró que están dispuestos de ir nuevamente a los colegios para aumentar la participación.

Agregó que no presentaron un EIA, que incorpora participación ciudadana, sino una DIA, pues se rigen por el artículo 11 de la ley. Sin embargo, aclaró que el SEA permite la participación ciudadana, “lo que yo misma se los dije en reunión”, acotó.

Muñoz detalló que buscando generar el menor impacto no están aprovechando al máximo el terreno que permite el plan regulador, pues la altura hacia Chacabuco es libre y solo consideran 21 pisos más uno de equipamiento. “No estamos ocupando el 100% del loteo, el proyecto, incluso, considera un bulevar, que conecta peatonalmente Colo Colo con Castellón, tiene áreas verdes y locales comerciales en el primer y segundo piso. Estamos convencidos que es un aporte para la ciudad”.

Estipularan además el ingreso de camiones después de las 9.00 horas para no coincidir con la entrada de los colegios, que se normalizarán semáforos del sector y se ampliarán las veredas: 2,5 metros más tendrá la de Chacabuco y tres la de Castellón, y en Colo Colo, entre el pasaje Eusebio Lillo y Chacabuco crearán una nueva pista que facilite el desplazamiento. Todo ello, presentado en un Estudio de Impacto sobre el Sistema de Transporte, Eistu, que fue entregado el 3 de octubre a Transportes.

Eso sí, según Lopez, no sólo ellos deben facilitar el mejor desplazamiento, también los apoderados de colegios, que si bien tienen estacionamientos en el parque, siguen aparcando en segunda fila, complicando la vía en horas punta.

En tanto, para evitar que los trabajadores deambulen por el sector en el horario de colación, instalarán comedores y sectores de ocio dentro de la faena.

Al ser consultados sobre la posibilidad de que el lugar se transforme en un gueto vertical afirmaron que no es posible, pues los edificios no sólo tienen buena arquitectura, sino que también áreas verdes, un distanciamiento mínimo entre cada uno de ellos de 14 metros.

Según detalló Muñoz definieron, a través de un estudio de tráfico, la cantidad de ascensores que requerirán los habitantes de los departamentos – que van entre 27 a 56 metros cuadrados en las tres torres que dan hacia Chacabuco, y de 55 a 80 metros cuadrados los que estarán ubicados hacia Castellón- por lo que no existe posibilidad que tenga características de gueto. De hecho, las viviendas más amplias constituirán un condominio familiar.

Muñoz complementó asegurando que la unión con Ebco para comprar los seis lotes, evitó que se vendieran por separado, pues si así fuera se podrían construir todos los edificios al mismo tiempo sin considerar evaluación, lo que sería aún más complicado para los vecinos. “Este es un proyecto integral único, porque la posibilidad de tener un paño de este tamaño, que recupera un terreno abandonado, que está cerca del parque y que dará la posibilidad de buena calidad de vida en una gran ciudad como Concepción donde la lógica es la densificación, con servicios adicionales”, dijo López.

SEA y Medio Ambiente

Marcela Núñez, directora regional (s) del SEA, al ser consultada sobre si Aitué debía presentar una DIA o un EIA, afirmó que el proponente de un proyecto define qué presentará al SEIA, y agregó que al SEA le corresponde evaluar los impactos ambientales de dicho proyecto. Por ello, si durante la evaluación ambiental se concluye, técnicamente, que la información aportada en el proceso no es adecuada o no se hace cargo de los impactos declarados; el proyecto deberá ser rechazado, sin importar si se evaluó a través de una DIA o un EIA.

Sobre la participación ciudadana, según Núñez, la ley permite que se realice en una DIA siempre que se acredite que el proyecto genera cargas ambientales; es decir, externalidades negativas a las localidades próximas y beneficio social concreto, ambas condiciones en forma copulativa.

En tanto, el seremi de Medio Ambiente, Mario Delannays, afirmó que el proyecto involucra un desafío, ya que es único en su tipo en la capital regional, lo que para su cartera exige estar preparados y realizar una evaluación consciente del proceso.

Afirmó que desde el punto de vista medio ambiental evalúan siempre componentes agua, cielo, aire y emisiones. “Como Gobierno es súper importante modificar el sistema de evaluación de impacto ambiental, fortaleciendo la participación ciudadana para que sea efectiva, para que sepan la intención de ejecutar un proyecto y al mismo tiempo esté dentro del componente de evaluación”.

Agregó que para que los proyectos sean viables se acordó junto al intendente, Jorge Ulloa, trabajar bajo tres criterios: que sea sustentable desde el punto de vista económico, medio ambiental y de la comunidad; que cumpla 100% con la normativa vigente y que sea 100% amigable. “Dándole mayor peso a la participación ciudadana. Sobre el proyecto en sí no me puedo referir ya que está en evaluación”.

Álvaro Boehmwald, presidente del Comité Ambiental de Concepción y vecino del parque Ecuador, manifestó que la participación ciudadana es vital en megaobras como esta que tendrán impacto ambiental y en la calidad de vida.

La carta de su comunidad ingresó el jueves al SEA para pedir la participación ciudadana, la del comité ingresa el martes, junto a las de los colegios, “porque quién se hace responsable del taco, del ruido y de la contaminación. Porque la ley puede permitir construir un proyecto como este, ¿pero realmente es viable?, ¿afectará a la comunidad y al entorno?, ¿Hubo un estudio real del tema?”

El ingeniero ambiental agregó que debido a que el ingreso, ya sea en DIA o EIA lo define la empresa se debe contar con participación ciudadana efectiva. “Un conjunto de departamentos tan grande no debería estar en el centro de Concepción, esto se transformará en un gueto vertical, que sumado a la cantidad de autos que va a haber de esos nuevos vecinos, será tremendo”, agregó.

Por ello, según el especialista debería existir un organismo de peso a cargo de estudiar todos los daños que se podrían generar, que entregue medidas de mitigación mayores y favorecer que las ciudades sean sustentables y orientadas a una calidad de vida de alto estándar.

Etiquetas