Ciudad

Vecinos de Eleuterio Ramírez en Concepción protestan por venta de terreno

Obra no estaría en regla, asegura abogado de los vecinos, porque paño no cuenta con metros cuadrados mínimos para edificar según plan regulador.

Por: Ximena Valenzuela | 14 de Septiembre 2018
Fotografía: Carolina Echagüe M.

Continúa la polémica generada por la venta que realizó el Serviu, durante la administración Bachelet, de un terreno de la Remodelación Eleuterio Ramírez de Concepción, lugar que los vecinos durante más de 40 años cuidaron y usaron como área verde.

La situación generó molestia entre los habitantes históricos del lugar que se reunieron con el Serviu para frenar la obra, pero a más de un mes sin avances decidieron realizar una protesta en las afueras del terreno vendido para mostrar la indignación que sienten, según la presidenta de la Junta de Vecinos, Hilda Ceballos, consideran el acto como un atropello, pues nunca se les informó de la venta del paño de 543,22 metros cuadrados.

Como una venta entre gallos y medianoche calificó Javier Irribarren, vecino del sector, la venta del paño, pues no se les informó, se hizo de forma muy rápida y a un valor de $162 millones que, claramente, no concuerda con el avalúo comercial del sector que debería haber sido, a su juicio, sobre $200 millones. “Vamos a protestar para que nuestros reclamos no queden en nada (…). Además la construcción y el estrecho pasillo que dejaron sólo ha servido para que marihuaneros y borrachos se escondan ahí, generando inseguridad”.

Daniel Palma, abogado de los vecinos, afirmó que existen irregularidades en la venta, a pesar que tenga uso de suelo comercial y de equipamiento, pues el paño sólo cuenta con 543 metros cuadrados y la normativa de uso de suelo exige como mínimo 700 metros cuadrados para otorgar el permiso de construcción.

“La Contraloría dice que no ha terminado el proceso de revisión de la venta. Por lo tanto, la inscripción que se hizo en el conservador de Bienes Raíces no es válida y no debió haberse realizado”.

A estas alturas, luego que tanto vecinos como el comprador del paño, Juan Ignacio del Campo, presentaron recursos de protección, en el primero de los casos para detener la construcción que, actualmente, se encuentra pausada por el municipio y por el dueño para echar a andar el proyecto.

Tras la judicialización del conflicto el municipio entregó el 10 de septiembre un informe a la Corte de Apelaciones que acredita que el paño vendido por el Serviu efectivamente tendría uso comercial por lo que el permiso de edificación se encontraría en regla. Esto a pesar de declaraciones entregadas por el alcalde penquista, Álvaro Ortiz, el 14 de agosto había asegurado que “detectamos falencias administrativas en la compra y venta, de las que nos vamos a hacer valer como municipio. Creo que es una aberración para la proyección de ciudad que tenemos”, dijo y no descartó acciones legales para colaborar con la gente.

Ahora, aún se está a la espera, según explicó el abogado de los vecinos, que el Serviu informe a la Corte de Apelaciones sobre la venta. Cabe destacar que el seremi de Vivienda y Urbanismo, Emilio Armstrong, afirmó el 16 de agosto “estoy de acuerdo con los vecinos y con la mirada del alcalde”, refiriéndose a que en áreas tan importantes como Paicaví, que tienen vías estructurantes, se debe determinar con la comunidad las iniciativas a desarrollar.

La clave, según dijo Armstrong, era modificar el plan regular comunal, que protege a los vecinos en términos de patrimonio y uso de suelo. “Si el municipio hubiese presentado una modificación para proteger esta área, yo habría estado de acuerdo y habríamos entregado la asistencia técnica para hacerlo”.

Así las cosas, habrá que esperar que la Corte de Apelaciones entregue el veredicto sobre el paño en disputa. Sin embargo, los vecinos aseguran que seguirán luchando por que el área verde vuelva a ser para el disfrute de la comunidad y que se evite la construcción de locales comerciales que sientan un mal precedente para el desarrollo local y la calidad de vida como, a juicio del abogado, será el nuevo mall que se construirá en el Colegio Inmaculada Concepción y el Parque Alemán que con siete torres complicarán el desarrollo urbano.

Etiquetas