Ciudad

Conaf venderá bosques para financiar combate a incendios

La autoridad reconoció un déficit de $24 mil millones, y afirmó que se preparan para un verano similar al de hoy en Europa, con temperaturas sobre 45 grados.

Por: Carolina Abello | 10 de Agosto 2018
Fotografía: Gentileza Conaf

Preocupación hay en las autoridades de Conaf  ante la proximidad  de la temporada de incendios forestales en el país. Aún está latente el recuerdo del mega incendio forestal ocurrido entre el 16 de enero y 7 de febrero de 2017. De tal magnitud fue el desastre que en esa temporada 2016-2017, en la Región hubo 119 mil 410 hectáreas consumidas.

Por eso, el  director ejecutivo, José Manuel Rebolledo se reunió ayer  con el intendente Jorge Ulloa,  y con representantes de Corma para coordinar la próxima temporada estival.

“Desde abril estamos trabajando en esto, porque la historia muestra que la condición de verano que existe en Europa se repite acá, y el pronóstico no es bueno. El sábado pasado hubo temperaturas sobre 45 grados, entonces estamos preparándonos para una condición adversa. Dios quiera que no sea así, pero el cambio climático llegó para quedarse y ya lo estamos viviendo”, planteó Rebolledo, quien agregó que ya se están preparando para un escenario con falta de humedad, de lluvias, “para estar a la altura de lo que el país necesita”.

Rebolledo planteó que estamos pasando de “incendios forestales” a “incendios  sociales”,  porque ahora hay que proteger vidas humanas, “y el año pasado murieron 11 personas, hoy cambió el escenario  y tenemos que prepararnos”.

– El tema recursos siempre es complejo, ¿cómo enfrentan este año?

– Nuestro presupuesto se complementa con recursos de emergencia por parte del ministerio del Interior, que nos permiten hacer frente a la realidad presupuestaria nuestra. En marzo, lo primero que hicimos al llegar fue revisar cuál era la situación y encontramos problemas de caja. Hoy hablamos de 24 mil millones de déficit, tanto en recursos comprometidos fuera de presupuesto, acciones que se hicieron desde el punto de vista ilegal, que están en proceso en la Contraloría y encontramos rendiciones del fondo de emergencia del Ministerio del Interior que no se habían hecho de la forma debida, desde 2016 en adelante. Había cierta desprolijidad y desorden administrativo que nos ha tocado ordenar y hoy estamos enfrentando, con un proceso de austeridad dentro de la institución. En lo que está en Contraloría, consiste en el paso de 176  trabajadores de condición transitoria a indefinida, pese a que la ley de Presupuestos indica que no se debe hacer, y que significó un gasto de $2.541 millones. Pero creo que lo más probable es que tengamos que echar mano a bienes propios, como bosques que tenemos en la reserva La Campana, es decir, venderlos o  licitarlos, para poder enfrentar nuestra situación financiera.

– Entonces es clave el apoyo de la empresa privada para enfrentar esta temporada.

– Tenemos varios aliados: desde Bomberos, Carabineros, municipios, organizaciones sociales, porque este es un problema de todos. Nos preparamos para varios tipos de escenarios, como simultaneidad entre regiones y estamos planeando quiénes ingresarán, para no improvisar en la emergencia.

– ¿Cómo les influye que aún no haya detenidos por el mega incendio de 2017?

– Hay que recordar que el 99% de los incendios en Chile son causados por personas, de los cuales el 32% son intencionales. La gente tiene que tomar conciencia de que en una condición como esa, de un megaincendio, todo se transforma en un infierno y que el ser humano no está en condiciones de apagarlo, por mucha tecnología que tenga. Yo llevo 34 años trabajando en el sector forestal y mi experiencia me dice que finalmente las grandes catástrofes las apaga la lluvia. Hay que pensar que, con toda la tecnología que Estados Unidos tiene, hoy hay un incendio de más de 500 mil hectáreas en California, y aún no lo pueden apagar. Sabemos dónde empieza un fuego, pero no tenemos idea donde termina. Entonces hay que responsabilizar a la comunidad. Nos pasa que un niño quiere ver a los helicópteros, o chiquillas que quieren ver un brigadista, van y prenden fuego. Yo lo he visto, entonces hay que darse cuenta de que esto nos atañe a todos. Acá llegaron a quemarse 8 mil hectáreas por hora, eso es un infierno, no hay nadie que lo pare y cuesta muchos años recuperarlo. Estamos jugando con el fuego y no sabemos lo que eso significa.

Etiquetas