Ciudad

Microtráfico y bandas rivales: las causas de la violencia desatada en Hualqui

Dos hechos de sangre pusieron a la comuna en el ojo público y alertaron sobre una realidad que de a poco llega a la zona, que es la violencia en lugares históricamente pacíficos.

Por: Carolina Abello | 08 de Julio 2018
Fotografía: Lukas Jara M.

Un doble homicidio en el Centro de Salud Familiar de Hualqui, el 21 de abril pasado, y otro crimen, ocurrido hace una semana, sacudieron la tranquila comuna, no acostumbrada a hechos de sangre.

En el primer hecho, un motociclista disparó contra un auto, hiriendo al conductor. Tras el ataque, el afectado llegó al consultorio para ser atendido, donde finalmente fue atacado con un tiro que le provocó la muerte en el lugar, y otro hombre resultó herido por los balazos. Además, un segundo hombre falleció tras recibir disparos en el exterior del centro de salud. Días después, un sospechoso, identificado como Carlos Spielman (24), fue detenido y quedó en prisión preventiva.

En el segundo caso, un hombre murió tras recibir ocho impactos de bala en el tórax. Allí, tres sujetos llegaron armados hasta una vivienda. En el lugar comenzaron a disparar contra el inmueble en innumerables ocasiones hiriéndolo de gravedad. La víctima murió mientras era trasladada al Cesfam de la comuna.

Se trataba, según se aclaró, de un conocido microtraficante del sector, en cuyo velorio hubo disparos e incluso se lanzaron fuegos artificiales.

Estos crímenes tienen conmocionada a la comunidad, por la crueldad de los hechos y porque las investigaciones indican que son provocados por rencillas entre bandas rivales y por el tráfico de drogas, delito que de a poco se está apoderando de la que siempre fue una tranquila localidad.

Es por esto, que se dispuso un reforzamiento de Carabineros, que comenzó el pasado jueves, con un copamiento territorial para incrementar la sensación de seguridad de sus habitantes.

El servicio contempló intensos controles y fiscalizaciones por parte de las unidades territoriales, apoyados por secciones especializadas como Sebv, OS7, OS9 y sección montada, además de la Patrulla Centauro y Fuerzas Especiales.

Miedo en la comunidad

El mayor Oscar Sandoval, comisario de la Séptima comisaría de Chiguayante, unidad de la que depende Hualqui, asumió ese cargo en 2016, por lo que ha visto cómo ha cambiado la realidad de esa comuna, hoy invadida por bandas de delincuentes.

“Hoy los hechos violentos son lamentables ya que causan temor en la población. Estos casos están asociados a bandas rivales, al narcotráfico y obviamente que es ahí donde estamos colocando hincapié con personal en terreno y especializado del 0S-7 para ahondar en el tema y generar acciones para controlar esta situación”, dijo el jefe policial.

Gentileza Municipalidad de Hualqui

Agregó que, la delincuencia ya es un tema transversal, “en todas las comunas tenemos problemas de microtráfico y es un flagelo que se ha venido a instalar a comunas históricamente tranquilas, pero la movilidad del delito es transversal y no podemos pretender tener la misma tranquilidad que teníamos hace 20 o 30 años atrás. El tema delictual nos tiene preocupados y estamos planificando estos servicios para evitar que sigan ocurriendo estos hechos de violencia”.

En cuanto al microtráfico, aseguró que ya hay lugares identificados donde se vende droga. “Hay un trabajo de inteligencia policial e investigativo del OS7, que dura un cierto tiempo, porque hay que colocar agentes encubiertos y personal que se dedique a hacer un seguimiento en esos domicilios, y toda esa información se traduce en una investigación que se pone en manos del Ministerio Público para poder desbaratar estas organizaciones”.

Sandoval precisó que también con las juntas de vecinos “hay un trabajo mancomunado, permanente y de muchos años. Carabineros siempre se ha relacionado de muy buena forma con las organizaciones comunitarias en general. Obviamente que hay también una entrega de información de situaciones que a ellos les preocupan, y que nosotros atendemos, analizamos y consideramos para la planificación de nuestros servicios”.

Sin embargo, contó que también hay gente que no quiere entregar mucha información, “sobre todo cuando nos encontramos con un sitio del suceso. Muchas veces el lesionado tiene antecedentes, entonces no cooperan, tampoco los testigos presenciales o al empadronar a las personas que viven en los alrededores no se quieren involucrar, entonces a veces la información que entregamos al Ministerio Público es muy escasa a veces. Ahí tenemos que seguir trabajando con la ciudadanía para que nos entregue información de calidad para tener buenos resultados dentro de un proceso investigativo”.

El jefe policial sí reconoció que Hualqui, junto a Quilacoya y Talcamávida, apenas cuentan con 40 funcionarios, por lo que tendrán este servicio, “que irá en algunos días y horarios a Hualqui a reforzar los servicios policiales. No es todos los días, porque se entiende que hay necesidades en otras comunas dentro de la provincia, pero hemos reforzado los servicios en los días y horarios donde nosotros estadísticamente necesitamos mayor presencia de carabineros, ya que analizamos el delito todas las semanas y en base a eso vamos viendo en que horarios se necesitan más carabineros en la población porque están ocurriendo más delitos”.

En cuanto a la duración del servicio, agregó que depende de los requerimientos de las otras comunas de la provincia.

“Hay que trabajar unidos”

Tras los hechos ocurridos en Hualqui, en abril, en la Gobernación penquista se inició una mesa intersectorial, junto a los Servicios de Salud Concepción y Talcahuano, ambas policías y el Ministerio Público, para poder trabajar en los puntos más complejos y reforzar la seguridad en estos centros asistenciales, debido a la gran cantidad de agresiones a la que se ven expuestos los funcionarios e incluso los pacientes, lo que se vio reflejado, en su hecho más grave, en lo ocurrido en el Cesfam de Hualqui.

En cuanto a la realidad de esa comuna, el gobernador de Concepción, Robert Contreras, la calificó de “bastante compleja, porque lo que está pasando, son situaciones entre bandas rivales. Eso es parte de las hipótesis que se están barajando, pero que evidentemente nos lleva a creer que hay que hacer un trabajo mancomunado con la municipalidad, las policías y la Coordinación Regional de Prevención del Delito, con el objeto de poder bajar los índices delictuales de la comuna”.

Raphael Sierra P.

Sin embargo, aclaró que estos hechos de violencia “son distintos, van más allá de lo normal, y eso nos llama la atención, porque este poder de fuego que están teniendo estos grupos nos lleva a que hay que hacer un trabajo más profundo y eso es lo que estamos haciendo en las mesas de trabajo, para poder determinar cuáles son los aspectos de seguridad que debemos enfrentar en la provincia”.

Por eso recordó que se inició la mesa de trabajo tras el doble homicidio en el Cesfam hualquino, “donde vamos a tener las puertas abiertas siempre para recibir a las autoridades comunales, porque el trabajo tenemos que hacerlo todos unidos. Si no nos unimos todos para buscar formas de trabajo, va a ser difícil erradicar los focos delictuales, por eso la invitación es que a cada mesa de trabajo que se invite para frenar estos delitos, ojalá puedan asistir las autoridades comunales, en especial las que están teniendo mayores conflictos con la delincuencia”, indicó.

Recuperar los carabineros

El alcalde Ricardo Fuentes aseguró que lleva cuatro años pidiendo a Carabineros recuperar el personal policial que tenían el año 2005 sólo en Hualqui y que ascendía a 25 funcionario, ya que su población alcanza 24 mil habitantes. “Nosotros ya percibíamos en ese entonces que había un alza en la delincuencia y en el microtráfico”. Agregó que han solicitado el aumento, pero no han sido escuchados.

Indicó que en Hualqui el municipio ha invertido recursos propios para mejorar la seguridad en el consultorio. “Hemos postulado a proyectos de seguridad, como cámaras, pero el delito le corresponde a las policías. Nosotros no tenemos facultades para perseguirlo. En el país, la policía se esfuerza, pero la Fiscalía y los Tribunales funcionan muy mal y no están a la altura. El 60% de las condenas se cumplen afuera de la cárcel, y hay que analizar esto”.

Agregó que, a su juicio, “hay que poner mano dura con la delincuencia y el microtráfico, porque eso falta”. Agregó estar disconforme con el envío de 10 carabineros a Lota o a los que están en el conflicto mapuche, “porque esos son los que nos faltan en las comunas. Uno no puede seguir permitiendo este tipo de cosas”.

Etiquetas