Ciudad

Director Regional de Senda: “Tuvimos un tremendo enemigo, que fue la desinformación”

A punto de dejar su cargo, comentó el debate sobre la posible despenalización de la marihuana, y el trabajo realizado con los universitarios, ad portas de la entrega del estudio de consumo de drogas en esa población.

Por: Carolina Abello | 30 de Junio 2018
Fotografía: Isidoro Valenzuela M.

En septiembre de este año, se darán a conocer el primer estudio de prevalencia de consumo de drogas y alcohol en población universitaria, patrocinado por el Servicio Nacional para la Prevención y Rehabilitación del Consumo de Drogas y Alcohol (Senda), fruto que comenzó en 2014, con la Red de Prevención de Educación Superior.

Ese es uno de los tantos resultados  que deja la gestión de Bayron Martínez, director regional de ese servicio, quien deja el cargo el próximo 13 de julio, tras cuatro años y tres meses de gestión, al finalizar el plazo otorgado por el concurso ganado por Alta Dirección Pública.

En su diagnóstico, lo primero que advirtió fue que había un flanco descubierto en el ámbito de la educación superior, “porque había política pública en la primera infancia, en los colegios, en las empresas, pero en la educación superior encontramos muchos peros de por qué íbamos a trabajar con ellos. Sin embargo, el tiempo nos ha dado la razón, ya que los mayores aumentos  de consumo de sustancias y de intensidad de consumo es entre los 17 y los 25 años, y Chile no tiene una política pública clara para ellos”.

Martínez recordó que la Red de Educación Superior nació como respuesta a partir de una crisis que  se vivió entre 2012 y 2014, con un caso de violación y uno de homicidio en celebraciones de Fiestas Patrias  en las casas de estudios, donde había ingesta de alcohol y consumo de drogas.

“El primer logro fue convencer a las universidades de que se podía hacer algo con los estudiantes. Así se formó esta red, que es inédita en Chile, y que está en proceso de desarrollo en Ñuble y Bío Bío, integrada por 11 instituciones”, precisó Martínez.

Así, comenzaron capacitando a los estudiantes para  que enseñaran a sus pares sobre el consumo de drogas y apoyando a las casas de estudios sobre cómo enfrentar las celebraciones universitarias, para finalizar con el estudio de prevalencia de consumo de drogas.

“La toma de muestras terminó este 18 de junio, con el resultado de 4 mil 155 estudiantes encuestados vía electrónica, en forma anónima. En él participaron nueve instituciones de educación superior”.

Tras el trabajo en Bío Bío, el estudio se hizo nacional, y en él participaron 15 casas de estudios, nueve de ellas de la Región del Bío Bío”.

En él están Santo Tomás de Santiago, Universidad de Chile, el Centro de Formación Técnica Enac, Universidad de Aconcagua y Universidad de Antofagasta y la Universidad Austral, a nivel nacional, a las que se suman las Universidades de Concepción, Católica de la Santísima Concepción, San Sebastián, Federico Santa María, del Desarrollo, Centro de Estudios Proandes, Inacap y el Instituto Virginio Gómez.

“Desde 1994 que tenemos los estudios de consumo de drogas en población escolar y general, pero en septiembre tendremos uno de población universitaria”, contó Martínez.

Estudio en mano, aseguró que espera que se construya una política pública en prevención “para la población que se está formando para dirigir en distintas áreas. Y también tenemos el compromiso de las casas de estudios de trabajar con los jóvenes si se detectan altos índices de consumo”.

Algo que es previsible, considerando que en 2017 un estudio realizado  por los mismos estudiantes  en siete universidades de la Región dejó como las más consumidas al alcohol y la marihuana.  En total, de los 7 mil  356 estudiantes, un 86,6% consumió alcohol en el último año, es decir, 6 mil 528 alumnos y un 59,7% usó marihuana, o sea, 4 mil 388 universitarios, es decir, una ingesta constante y peligrosa.

El debate por la cannabis

En este periodo, enfocado en una posible legalización de la marihuana, Senda enfrentó un escenario complejo, reflejado en los estudios, que daba cuenta de una baja percepción de riesgo de la marihuana, ya que se consideraba más peligrosos al alcohol y al tabaco.

“En el debate público, tuvimos un tremendo enemigo, que fue la desinformación. Para nosotros era algo que teníamos que enfrentar. Por eso capacitamos a más de 20 mil apoderados, informamos sobre sus efectos neurobiológicos. Tengo claridad que el tema de la cannabis está en discusión, pero si se puede sacar lo mejor de ella para la salud pública, que se haga, pero decir que la marihuana no hace nada, es irresponsable. No podemos hacer una política pública en base a las creencias personales”, insistió.

Por ello, fue más allá: “¿queremos que nuestros jóvenes sean consumidores tempranos de marihuana? Yo creo que nadie me podría responder que sí”.

Y en cuanto a las cifras, en los jóvenes, el 37% de ellos está en tratamiento por consumo problemático de marihuana, es decir, cerca de 700 en la Región.

Y por eso mismo, otro de los énfasis de su gestión fue la prevención enfocada en padres y apoderados, plasmadas en jornadas de paternidad responsable en los colegios.

“Y allí fue caminar muchas veces por el desierto de hacer entender a los papás. Muchos de ellos creían que la marihuana no hacía daño, pero nos encontramos con varios también que no permitían que sus hijos consumieran ningún  tipo de sustancia”, dijo Martínez, quien precisó que en estos cuatro años se inauguraron 12 centros de tratamiento, se trabajó con cerca de mil colegios en el tema de prevención,  “que era un trabajo que venía desarrollándose, y son cuatro años que han pasado en positivo para el Senda, porque se ha posicionado como el organismo técnico asesor en materia de drogas, tenemos innovaciones desde la Región, trabajando con los municipios para construir política pública desde el territorio”.

Etiquetas