Ciudad

Carlos Williamson, rector nacional de U. San Sebastián: “Quisiera que en 10 años más la USS sea la mejor universidad privada”

Por: Javier Cisterna | 15 de Abril 2018
Fotografía: Isidoro Valenzuela M.

De visita en Concepción, la autoridad académica mantuvo sus reparos a la gratuidad, asegurando que genera una competencia desleal que no les permite insertarse en el sistema.

Su primera visita a la sede Concepción como rector nacional de la Universidad San Sebastián completó esta semana Carlos Williamson, mandamás del plantel privado que aún no cumple un mes en el cargo.

La autoridad académica se reunió con diversos actores de la casa de estudios, para posteriormente encabezar una charla de apertura en el Campus Las Tres Pascualas.

En dicha oportunidad, Williamson -que antes se desempeñó como prorrector y vicerrector de Economía y Finanzas de la PUC-, cuestionó el rol de la universidad en el siglo XXI, incluyendo en su análisis elementos de la nueva institucionalidad que rige a la educación superior chilena.

– ¿Cómo proyecta su gestión al frente de la USS?

– La USS es una universidad, las sedes son accidentes geográficos que no tienen que hacernos perder de vista el carácter unitario y que la formación de estudiantes debe tener la misma impronta, sello y calidad. La única manera de que eso se logre, es con un rector que visite las sedes y conozca sus planes de desarrollo, tanto en formación como investigación.

– ¿Con qué situación se encuentra al asumir?

– Cuando uno hace una mirada futura de la USS y se proyecta 4 o 5 años, parte de un estado donde esta universidad ha alcanzado un nivel de desarrollo importante. Yo estoy gratamente sorprendido por los logros que ha experimentado, especialmente los últimos años. No es una casualidad que tenga 5 años de acreditación institucional. Estamos hablando de una universidad que ha tenido un desarrollo vertiginoso y que ha fundado un proyecto educativo muy sólido.

– Universidades tradicionales ostentan sellos reconocidos, ¿la USS aún está en búsqueda del propio?

– Hay dos aspectos determinantes que son parte del sello de esta universidad. El primero tiene que ver con una universidad que está focalizada a un segmento económico de clase media emergente, que podemos decir que es el Chile de hoy. Segundo, lo que me atrevería a decir que es la única universidad del país que tiene esta característica, es que está en cuatro sedes y con tres de ellas muy potentes. La impronta regional tiene que ser otro elemento distintivo, porque el desarrollo de este país pasa por descentralizar el poder que está concentrado en Santiago.

– ¿Y distinguiría algún elemento para la sede Concepción?

– Cuando uno se proyecta como USS al futuro, y si tú me preguntas a mí, siendo un poco osado en mi juicio respecto al futuro, yo quisiera que esta universidad sea, a nivel nacional, la mejor universidad privada después del año 1981. Lo que estoy diciendo es que yo quisiera que en 10 años más, esta universidad pudiera seguir mirando a la U. de Concepción, PUC y U. de Chile, pero que mire hacia al lado o hacia atrás en el sistema universitario, cosa que hoy no sucede. La USS tiene un campo de la salud muy amplio en Concepción y con logros muy notables, que nos permite proyectarnos de aquí en adelante con mucho optimismo.

– Las universidades privadas han sido críticas de la Ley de Educación Superior. ¿Suscribe?

– La nueva ley establece algunos aspectos que a nosotros nos interpela hacia el futuro. El sistema de acreditación se modifica. Pero el tema central es el financiamiento, y sabemos que esta universidad va a tener que convivir en un sistema que presenta varias amenazas. Todos sabemos que hay universidades que están bajo gratuidad. La USS no. Por tanto, vamos a entrar en un entorno competitivo que tiene un grado de deslealtad. Uno se pregunta por qué la USS no está en gratuidad. Simple: porque las condiciones dejan a universidades como esta sin poder competir.

– ¿No se analizan condiciones para entran en gratuidad más adelante?

– No, no puede. Yo hice un estudio, tomé todas las universidades que no están con gratuidad y calculé la diferencia entre arancel real y regulado, que es la plata que pasa el Estado. Hay una brecha y determiné que en el caso de que esta universidad sí fuera a gratuidad, tendría un déficit de cerca de 30 mil millones de pesos si la gratuidad avanzara hasta los deciles siguientes. Eso es imposible, quiebra la universidad, salvo que cambien las reglas del juego.

– Dijo que el fallo del TC era irrelevante en cuanto a lucro, ¿lo mantiene?

– Ha existido una tergiversación. Yo dije que ese artículo -63- es absolutamente irrelevante. Resulta que la palabra irrelevante la han usado varios críticos, entre ellos el ministro, porque el tema del lucro se controla por una superintendencia que es muy robusta y que tiene dientes de león muy afilados, cuando yo dije que era irrelevante, efectivamente lo es. En la participación en el control en la dirección de la universidad de sociedades comerciales que pueden ser empresas regionales, a mí me parece que puede ser un aspecto completamente virtuoso en vez de un maleficio que se deja caer y que tiene que ver con el lucro.

Etiquetas