Ciudad

Compin triplicó el rechazo de licencias médicas en 2017

Por: Ximena Valenzuela | 14 de Enero 2018
Fotografía: Isidoro Valenzuela M.

Permisos médicos denegados tienen relación con reposo prolongado para una patología, según guías clínicas, o bien, antecedentes insuficientes que la justifiquen. Colegio Médico muestra preocupación por las cifras y teme un interés económico mayor que la salud del paciente.

“Me rechazaron de plano la licencia por estrés que me dio mi doctor. Yo atiendo público, la gente es muy estresante, grita y trata mal, se me estaba cayendo el pelo y tenía dolor de cabeza. Tuve que ir al doctor de nuevo para que  me diera un informe  detallado de por qué necesitaba la licencia. Al final pagaron igual, pero casi tres meses después”, dijo Jacqueline Pardo, vendedora de retail.

Como Pardo, 35 años, son muchas las personas que continuamente reclaman por el funcionamiento de la Comisión de Medicina Preventiva y de Invalidez, Compin, pues consideran que tiene un sistema altamente burocrático.

“No podía mover la mano, estaba completamente muerta, con parestesia y aun así, la Compin dijo que el período de reposo era prolongado, me la redujeron. Mi doctor hizo un informe y me extendió otra licencia, estuve casi un mes en la casa, asistiendo al kinesiólogo y aún me molesta. No entiendo que se guíen por un estándar de días por licencia, cada caso es distinto yo, incluso, agregué a la licencia copias de las ecografías, electromialgia y hasta un escáner, pero parece que ni los miraron”, comentó Carla Miranda, secretaria de 40 años.

A pesar de los reclamos, el organismo hizo un positivo balance de su gestión y destacó que gracias a la reorganización interna, realizada el año pasado, en materia de licencias médicas, la Compin pasó de 235.326 licencias médicas tramitadas en 2016 a 320.065 en 2017, es decir, incrementaron un 36% su labor.

Eso sí, el rechazo de licencias médicas, uno de los temas más sensibles para los usuarios se incrementó.  “Aumentaron de 18.609 en 2016 a 50.145 en 2017; lo que respecto al total involucra que los rechazos subieron de 7,9% a 15,7%, respecto del total de las tramitadas”, afirmó el presidente de la Compin Concepción, Diego Olivar.

El profesional explicó que las principales causas de rechazo de licencias médicas son: reposo prolongado para la patología, según guías clínicas, reposo prolongado sin antecedentes o insuficientes, patología crónica irrecuperable con y sin inicio de trámite de pensión e incumplimiento de reposo médico, principalmente”.

En cuanto a la reducción de reposo médico experimentó una variación, pero positiva, pues pasaron de 2.554 en 2016 a 17.769 el año pasado.

Discapacidad

Entre los roles de Compin también está pronunciarse sobre el grado de invalidez de los beneficiarios, es decir, sobre la reducción permanente en la capacidad de trabajo de una persona, a consecuencia de una enfermedad,  accidente o debilitamiento de sus fuerzas.

En este contexto, el organismo revisa las solicitudes, estudia los antecedentes y determina la necesidad de evaluar al beneficiario, citarlo  si el procedimiento legal lo establece, pudiendo pedir, además, exámenes, informes o interconsultas al Servicio de Salud que corresponda. Todo lo anterior para que las personas opten a un beneficio pecuniario o  contributivo.

En esta área, la institución pasó de 2.719 certificados de discapacidad en 2016 a 3.008 el año pasado, es decir, constata un incremento de 9,6%.

Cabe destacar que ante el rechazo por parte de Compin, el usuario puede presentar un recurso de reposición para una reconsideración del caso (Ley 19.880).

Ahora bien, si nuevamente la persona no está  conforme,  puede presentar una apelación ante la Superintendencia de Pensiones o la Superintendencia de Seguridad Social,  Suseso.

Daño al paciente

El presidente regional del Colegio Médico, Germán Acuña, afirmó que como gremio les preocupa el alto número de licencias médicas rechazadas porque “el reposo es una indicación médica que tiene que ver con la recuperación de los pacientes”.

Aseveró que entendiendo que hay una serie de reglamentos para cada enfermedad que han sido consensuados con los especialistas,  “pero de todas maneras parece curioso que sea un administrador  que no examine a los pacientes el que rechaza o recorte las licencias”.

Reconoció que hay ocasiones en que algunos de sus colegas no han hecho bien el trabajo, pero que también hay muchos enfermos que sufren por los actos administrativos y, “la verdad a veces parece que están más motivados  en el ahorro y no en el bienestar de los enfermos. Cuesta entender algunos rechazos que si bien es cierto cumplen normas, obligan a los médicos a hacer informes o, a veces, hay pacientes que no requieren una radiografía para el diagnóstico, pero hay que tomárselas igual porque las exigen”.

Acuña aseveró que el gremio ha invitado a la Compin y a otros colegas para generar beneficios para los enfermos, pero que ha sido difícil reunirlos, aunque seguirán intentándolo.

Al ser consultado sobre si el rechazo de licencias puede estar relacionado con los casos de permisos fraudulentos afirmó que deben hacer bien su trabajo “no pueden pagar justos por pecadores, que persigan a los involucrados, nosotros no vamos a defender a ninguno que haga las cosas mal. Pero las isapres, superintendencia y la Compin persigan a los que hacen mal la pega, no a todos, porque quienes terminan dañados son los enfermos (…) Castiguen a los que hacen mal la pega, pero no pueden pagar justos por pecadores”.

Logros y desafíos

Mauricio Careaga, seremi de Salud, destacó como logros de Compin en  2017 la  aplicación de la Ley 20.585 en coordinación con la Suseso. “La acreditación del área de discapacidad, que garantiza al usuario la atención bajo los más altos estándares de calidad; capacitación Ivadec (Instrumento de valoración de desempeño en comunidad)  a controladores médicos, para  fortalecer competencias para evaluar discapacidad; disminución de reclamos por falla en procesos, fortalecimiento de los procesos de visación de licencias médicas electrónicas y papel, entre otros”.

Los desafíos de la Compin en 2018, tienen relación con implementar estrategias de gestión para seguir mejorando la satisfacción del cliente interno y externo en relación a clima laboral, atención al público, agilización de procesos, tiempos de respuesta y demás procesos relacionados al sistema de gestión de calidad.

“Dentro de nuestros desafíos se encuentran aumentar la planta de funcionarios en las unidades donde los procesos se han visto estadísticamente incrementados; disminuir mínimo en un 50% los reclamos Oirs en contra de la Compin; aumentar el número de peritajes especializados con apoyo de la dirección de los servicios de salud, amparándonos en el mutuo apoyo institucional que dicta el decreto 136 emanado del ministerio de Salud, así como aumentar porcentualmente el número de fiscalizaciones realizadas según el decreto supremo 3 de 1984”, agregó el Presidente de la Comisión, Diego Olivar.

Etiquetas