Ciudad

Buscan bajar en 10% los índices de obesidad en la Región del Bío Bío

Por: Ximena Valenzuela | 30 de Noviembre 2017
Fotografía: Archivo

Se requiere un cambio cultural para lograr la meta. Pretenden eliminar las posibilidades de alimentación con comida chatarra en todos los niveles educacionales.

Según el último informe de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, Fao, en Chile el 32,8% de las mujeres de 18 años son obesas y, en la misma condición estaría el 24,8% de los hombres, lo que nos convierte en el país que tiene la mayor porción de personas obesas en América Latina.

Hernán Sandoval, decano de la Facultad de Ciencias de la Salud de la Udla, explicó que proyectando estas cifras a 2020 habría aproximadamente dos millones 500 mil mujeres obesas y un millón 800 mil hombres en la misma a condición, lo que generaría un incremento en el número probable de cánceres en esa población, sin considerar el sobrepeso.

“Es indudable que estos grandes números plantean una enorme carga para los servicios de salud, que no estarán en condiciones de enfrentar con éxito el tratamiento de una patología tan compleja y de alto costo. Además, la obesidad no sólo se asocia al cáncer, sino también a la hipertensión, diabetes, enfermedades osteoarticulares y depresión, entre otras”.

Ante el complicado panorama, la Seremi de Salud está impulsando una política intersectorial que busca reducir los niveles de obesidad generados por mal nutrición, especialmente, en niños, pues dicha condición aumentó y no ha mostrado un descenso en las cifras, a pesar de las campañas realizadas.

Pamela Zambrano, encargada del programa de Salud de la Infancia de la Seremi de Salud, afirmó que la malnutrición por exceso es un problema de salud pública. “De los años ‘60 donde el 37% de los niños presentaba desnutrición, ahora el 37% de ellos tiene mal nutrición por exceso, cifra dos puntos mayor que el promedio país”.

A esto se agrega que el 24,4% de los menores de seis años tiene sobrepeso y 12,9 %, cifra similar a la de 2015, lo que tiene consecuencias directas en el estado de salud con enfermedades asociadas al sistema circulatorio en 27% y 25,6% a tumores.

Las consecuencias de la obesidad tienen relación con la disminución de la autoestima, apnea del sueño, aumento de lesiones articulares, problemas cardíacos, respiratorios y hepáticos.

Múltiples causas

Las causas del exceso de peso en la Región aún están siendo estudiadas, pero, según la especialista, se cree que está relacionada con el clima, “en los extremos, por ejemplo,  en el norte es mucho más bajo, se cree que tiene relación con el clima, porque pueden hacer más deporte y cuentan con un mayor  gasto  energético. Nosotros tenemos una cultura dirigida hacia la comida y menos hacia la actividad física”, aseveró.

La situación es preocupante, según Zambrano, pues la Región no ha logrado quebrar la tendencia al ascenso desde que en 2000 se erradicó  la desnutrición, momento en que la cifra alcanzaba 2.9%.  De hecho, si se observa desde 2007 hasta ahora, el aumento ha sido paulatino, pues en 2007 la Región presentaba un 10% de obesos  y ahora más de 12, lo mismo ocurre con el sobrepeso.

Mauricio Careaga, seremi de Salud,  reconoció que las estadísticas muestran que los procesos realizados no han sido exitosos para bajar el exceso de peso en niños y adultos. Por ello, apoyándose en el cumplimiento de la Ley 20.606 de Etiquetado Nutricional, buscarán la forma de generar una alimentación sana en todos los estamentos educativos y en empresas. “Pretendemos que el promedio de vida de 81 años sea con calidad de vida y no con personas postradas, por ejemplo, por la diabetes”.

Hasta el 31 de octubre, la Seremi de Salud había realizado 252 fiscalizaciones, 124 en supermercados y 128 en kioscos escolares, que han dado origen a 47 sumarios, 34 radicados en supermercados y 13 en kioscos.

Cambios radicales

Los problemas de obesidad, según la Zambrano, parten desde la infancia más temprana. “Tuvimos un descenso en la lactancia materna, que es el principal alimento y el más nutritivo para un bebe, pero la industria fue tan fuerte, que instaló que la mamadera era más nutritiva que el pecho. A pesar que la leche de vaca engorda porque tiene más grasas, menos proteínas y aporta menos defensas. Por eso, estamos trabajando en fomentar la lactancia materna en forma exclusiva hasta los  seis meses y prolongarlo hasta los dos años”.

Detalló que a nivel de colegios el trabajo intersectorial – en el que participan Junji, Integra, Seremi de Educación y Deportes- está buscando promover la buena alimentación, pues la meta de aquí al 2020 es bajar la obesidad en 10%.

Destaca el trabajo realizado por las comunas que conforman Arauco 7, que están diseñando y poniendo en marcha decretos y ordenanzas que permitirán comunicar de mejor forma la importancia de una buena alimentación, implementar mejor la normativa de etiquetado, potenciar estilos de vida saludables.

Dicho desafío está siendo apoyado por la nueva Ley 20.606 que norma la alimentación en colegios y kioscos. “El impacto es mayor al esperado, no sólo la gente lo ha asumido muy bien, al leer el etiquetado nutricional, sino que también la empresa porque está produciendo, por ejemplo, postres con endulzantes, bajando la cantidad de grasas y de sal. La gente se vuelve más exigente, quiere productos sin sellos y la empresa se adapta, implica un cambio cultural”.

Dicho cambio cultural, según explicó Careaga, se trabajará con Junaeb buscando eliminar la alternativa de comida chatarra para los estudiantes y, también de la mano de los municipios para que creen normas que eviten la venta de alimentos no saludables en la cercanía de los colegios. “Hay un compromiso con Educación pre escolar para crear el hábito en los niños y conciencia en los adultos y, con el IND para coordinar actividades deportivas en el mundo escolar como también en el mundo adulto”.

El jefe local de Salud dijo que además se estudiará el tema de la alimentación en universidades, abordando temáticas como los horarios dispares que no permiten salir en una  hora y otra, “lo que hace que terminen sucumbiendo a la comida chatarra, que tiene una fácil oferta. La idea es que estos organismos procuren entregar una alimentación saludable”.

Eso sí, ahora se viene, según Zambrano, una segunda etapa de fiscalización, específica para campañas televisivas, “por ejemplo Nestlé ya no va a poder mostrar sus tarros de leche, ni entregarlos con figuras o formas que estimulen a los niños”.

Cuestión social

Para el director del Servicio de Salud Concepción, Marcelo Yévenes,  la obesidad está asociada a una serie de enfermedades que podrían ser evitadas con una buena alimentación.

“Se debe impulsar una adecuada nutrición, consumiendo menos carbohidratos (…) aumentar los períodos de ejercicio físico,  lo que mejora el metabolismo general y hace que la glucosa y  otros nutrientes se ocupen efectivamente, que no se transformen en grasa que se acumula en las arterias o en el resto del organismo”.

Yévenes aseguró que si bien la obesidad es transversal, en los sectores de  escasos recursos  se incrementa  producto que la capacidad de selección de los alimentos saludables es menor en dicha población, ya que consumen productos de bajo costo, que están a su alcance, lo que deteriora su  condición metabólica y cardiovascular.

Por ello, aseguró que se debe generar políticas públicas para mejorar la  equidad, acceso a los bienes y servicios, lo que permitirá mejorar sus niveles de salud.

Etiquetas