Ciudad

Artesanía local será dada a conocer en Europa y Cuzco

Por: Ximena Valenzuela | 29 de Noviembre 2017
Fotografía: Carolina Echagüe M.

La tercera versión de la Feria de Artesanía Patrimonial se realizó en la plaza España. Al lugar acudieron cientos de personas que pudieron no sólo comprar productos, sino también aprender en talleres las técnicas.

Como ya es tradicional la Feria de Artesanía Patrimonial del Bío Bío, que se instaló en la Plaza España de Concepción, fue considerada como todo un éxito, tanto por la calidad de los trabajos que se exhibieron en los más de 40 stand como por la cantidad de visitas que recibió la iniciativa en los dos días de funcionamiento.

Eso sí, la actividad que busca relevar el trabajo artesanal de la Región, se vio teñida por el dolor y se inició con un minuto de silencio, por los 10 muertos en el accidente de la Araucanía donde falleció una expositora. “Nuestra querida Albertina Huenuman, la presidenta de la Relmu Witral (que significa telar de arco iris) ya no está más con nosotros (…) entendemos que entre nuestros expositores tres están fallecidos”, dijo Andrea Bascuñan, creadora y organizadora de la Red de Artesanía Rural del Bío Bío.

A pesar de la tristeza, la feria mostró delicados y coloridos trabajos como los realizados por las mujeres de Tanahuillín, que con lana de oveja con la que crean el homónimo animal; las obras de las representantes de la localidad de Campón con creaciones en greda de finas terminaciones; la orfebrería en plata y en el cuarzo de Rere, cuyas vetas verdes y grises dan un aspecto hermoso a los trabajos.

Guillermo Purrán, especialista en confección de trarilonco, trapelacucha y aros, tanto en plata como en alpaca, llegó desde Santa Bárbara a mostrar su laborioso trabajo que, en promedio, toma de dos a tres días en terminar. “Hay mucha oferta y con productos alternativos a la plata para que la gente pueda comprar”.

Una de las alfareras ancestrales de Rere, Norma Montoya, comentó que desde niña aprendió a trabajar la greda, tarea que tiene un proceso lento, “para formar no demora tanto, en un día puedo hacer varias piezas, pero después hay que dejar que se seque, trabajarla, darle una terminación adecuada, toma aproximadamente cinco días en total”.

A pesar que las obras en greda implican un trabajo bastante laborioso, Montoya cuenta con piezas que van desde los $700 hasta los $5.000.

Silvia Vita, artesana de Alto Bío Bío de la comunidad Pitril, trajo hasta la feria una gran cantidad de telares coloridos que, a su juicio, son altamente preferidos por la gente, “les gustan mucho, se vende el trabajo, aunque no tanto porque, por ejemplo, una bajada de cama cuesta $25 mil y una piecera o para poner en el sillón $40 mil, pero también tenemos llaveritos desde mil”.

La novedad de la feria se presentó con la  familia Mariñan desde Miquihue, artesanos lafkenches de la “ñocha” y el “baki”, una especie de liana muy recia que da vida a la cestería típica utilizada ancestralmente por esta familia costera.

Como siempre estuvieron presentes las  colchanderas de Trehuaco, las bordadoras de Copiulemu, las grederas de la Quebrada de Las Ulloas, artesanas del coirón de Hualqui y las creaciones en cuero de pescado desde Lebu y las tejedoras hilanderas de Alto Bío Bío, y Tirúa, por mencionar algunos.

Confección de telares, trabajo de bordado y otros estuvieron presentes en pequeños talleres, que se dictaron en forma gratuita en la feria buscando no sólo que los visitantes adquieran los productos, sino también en que se sientan parte del patrimonio vivo de la Región.

Red y giras

Bascuñan, quien además es profesional de apoyo de la Seremi de Agricultura y de Indap, explicó que la feria es el resultado de un trabajo lento como fue la creación de la red de artesanía rural, que partió en 2014 y que ahora es integrado por 40 artesanos de Bío Bío. “Obtuvimos dos pequeños fondos de cultura, que nos entregó el Gobierno Regional, con lo que podemos generar esta feria y hacer fortalecimiento de la red”.

Ahora bien, la organización también postuló a través de una consultora, llamada Viana Beratto, presentando en conjunto con las organizaciones lafquenches un proyecto al fondo de innovación agraria por $95 millones para investigar “la estandarización de la calidad de los productos, de los colores de la lana porque tenemos las puertas abiertas del gobierno francés, donde podríamos ir a presentar los trabajos”.

Bascuñan comentó que también desean realizar  otra gira a la escuela de textilería de Cuzco para lo que postularán la idea al Consejo de Las Artes y la Cultura y, al Fondo de Innovación.

Ahora bien, con la constitución de la Región de Ñuble, según Bascuñan, se podrá hacer un trabajo interesante, interregional que permitirá entusiasmar a cientos de personas con la cultura local.

Cabe destacar que la Red de Artesanía Patrimonial del Bío Bío es un proyecto apoyado por el Ministerio de Agricultura.

 

Etiquetas