Carta a la directora

Delincuencia

Por: Diario Concepción 22 de Julio 2022

Señora Directora:

Hoy nadie es indiferente a la delincuencia, ser víctima de un ilícito parece no ser novedad, lo malo sería que ello se normalice y pase a ser algo rutinario, la idea es evitar que sea así, y para propender a una mejor vida lo que es análogo a una mejor seguridad, el estado a través de sus instituciones debe desplegar su máximo esfuerzo, las personas en sí manejar el autocuidado como norma, y ser solidarios entre ciudadanos, esto no significa enfrentar al o los delincuentes, simplemente alertar a Carabineros de situaciones anómalas, y posteriormente a Detectives en sus tareas de investigación.

La ciudadanía se molesta, cuando hay resoluciones judiciales inentendibles, una de ellas es la de los extorsionadores o presuntos integrantes del “tren de aragua”, quienes fueron detectados y detenidos por Detectives, hay pruebas y las mismas fueron luego evidenciadas por la prensa, el riesgo de muerte y la intranquilidad e inseguridad de las víctimas no se consideró, y los extorsionadores hoy están libres y de seguro cometiendo otros ilícitos, del mismo modo, el caso de una mujer víctima de delito por parte de su ex pareja, inteligentemente llamó al 133 pidiendo sushi, Carabineros entendió el mensaje, detuvo al sujeto e inexplicablemente no quedó con una cautelar gravosa, ahora qué pasaría si este hecho culmina en lo que nadie desea, se considerará alguna responsabilidad de quienes quizás no tomaron la mejor decisión.

Es muy lamentable que hoy Carabineros como policía de carácter preventivo, y la PDI como policía netamente investigativa tengan las manos atadas, y que su campo de acción sea principalmente en flagrancia u solicitud de investigar la que no siempre es oportuna en tiempo, forma y fondo, creo que es necesario hacer ajustes al sistema procesal penal, adecuarse a éstos tiempos, y entender que la delincuencia ya es un problema de Seguridad Nacional, con organizaciones transnacionales operando a plena capacidad, con migración ilegal y clandestina solo para delinquir, y que cuando se tiene que expulsar, la propia justicia lo impide, es decir, se lucha contra un enemigo poderoso, donde pocos hacen muchos, pero lo que se hace en segundos se destruye, y con ello la inseguridad pasa a ser normal, es decir, cuando algunos no hacen lo que se debe o debió hacer en su momento.

Hoy es el día , mañana será demasiado tarde.

Alberto Contreras Silva
Prefecto Inspector (R)

Etiquetas