Carta al director

El paso de la Reserva Nonguén a Parque Nacional

Por: Diario Concepción | 07 de Junio 2019

Señor Director:

El anuncio por parte de Conaf Región del Bío Bío referente a la re-categorización de la Reserva Nacional Nonguén para pasar a la categoría de Parque Nacional, sin duda constituye un avance en el reconocimiento de la importancia de este Área Protegida del Estado para la conservación del patrimonio natural del país.

Desde el punto de vista del potencial Ecoturístico de este espacio destacamos las palabras del Director Regional relacionadas a su preocupación por “mejorar los estándares de la visitación, promoviendo especialmente la educación ambiental”. Sin embargo, la sola declaratoria de Parque Nacional no tiene necesariamente asociada un Plan de Gestión, Manejo y Monitoreo de Visitantes dentro y alrededor del nuevo Parque, lo que sería altamente recomendable para lograr incorporar este área a la gestión del destino Concepción y Alrededores, reconocido por la Subsecretaría de Turismo y Sernatur.

En este sentido, no solamente Conaf, sino el sistema público en su conjunto todavía enfrenta el desafío de la aprobación de la nueva institucionalidad contenida en la Ley de Servicio de Biodiversidad. Inicialmente esta Ley fue propuesta en 2011 y su última aprobación en la Comisión de Hacienda data de enero 2019.

Este Servicio tendrá como objetivo entre otros: Gestionar el Sistema Nacional de Áreas Protegidas, administrar las áreas protegidas del Estado y supervisar la administración de las áreas protegidas privadas, así como fiscalizar las actividades que se realicen en ellas y dependerá del Ministerio del Medio Ambiente.

La relevancia de resolver esta especie de entrampamiento público para la gestión de Turismo Sustentable en Áreas Protegidas radica en el tema de gobernanza ya que la Ley de Servicio de Biodiversidad incluye aspectos tales como: Programa de priorización y planificación del turismo, el cual se realizará en conjunto con la Subsecretaría de Turismo, y Reconocimiento y facilitación de actividades educacionales, recreacionales, turísticas y culturales.

Para la realización de estos importantes objetivos se requiere un ente coordinador que supera una administración netamente sectorial de las Áreas Protegidas como lo es hoy la Conaf. Se requiere un trabajo público privado capaz de incorporar la comunidad local de las zonas llamadas de amortiguación a propuestas de actividades y experiencias en y alrededor de las áreas protegidas.

Por último, la modalidad de Concesiones de Ecoturismo implementada para algunos Parques Nacionales, solamente está vigente para infraestructuras pero podría ampliarse para incorporar actividades de Operadores Ecoturísticos y de este modo involucrar activamente el comportamiento de los visitantes en temas de conservación.

 

Hanne Marie Sorensen
Directora Administración en Ecoturismo UNAB
Sede Concepción Talcahuano

Etiquetas