Carta al director

Arrastre

Por: Diario Concepción | 08 de Enero 2019

Señor Director:

El fenómeno de los parlamentarios elegidos por arrastre es muy consistente: dejan la impresión que durante todo su periodo siguen siendo arrastrados por sus colegas que efectivamente trabajan. Algunos tienen cierto pudor y tratan de pasar desapercibidos, otros día a día demuestran que son arrastre puro. Sin ser una solución definitiva, que debe venir de una ley electoral compleja, sería justo (aunque difícil política y legalmente) que a los “arrastrados” se les reduzca el sueldo, digamos, a la mitad, mediante una ley corta.

Pero hay otros arrastres que no están establecidos por ley y que provienen de malas decisiones. Uno de ellos es el caso de la Encargada Comercial en Nueva York que, debido a un arrastre familiar (aunque lo parece, no sería el típico arrastre genético), inicia su carrera en un cargo altísimo, se le pasa a contrata aumentándole el sueldo y cuando se hace público se trata de arreglar el entuerto bajándole el sueldo. El problema es que no se puede transformar una cuestión de principios en un tema de lucas.

José Luis Hernández Vidal

Etiquetas