Carta al director

Mal resultado en PSU

Por: Diario Concepción | 07 de Enero 2019

Señor Director:

Si a una joven no le fue como esperaba, lo primero es tomar esta situación con tranquilidad. A pesar de ser complejo no cumplir con las expectativas que se tienen en un primer momento, es fundamental proyectar un plan de acción.

Algunos consejos a tener en cuenta son:

Comprender que momentos como éste son una oportunidad de aprendizaje sobre la vida, la naturaleza humana se caracteriza por circunstancias de decepción y frustración, por lo que hay que saber lidiar con ellas.

Vivir estas emociones de tristeza, rabia o malestar, alejándose de comentarios negativos o personas críticas. Acompañarse de quienes apoyen, que tal vez hayan vivido procesos similares y que puedan aportar desde una mirada constructiva. Siempre es importante contar con modelos de resiliencia y buena resolución de conflictos.

Procurar relajarse de manera sana, ya que se necesita claridad para pensar en la proyección 2019.

Una vez tranquilo, revisar los aspectos de mejora, partiendo con la evaluación del porqué el resultado no fue el esperado y definir el problema. ¿Qué pasó? ¿Me preparé bien? ¿El tipo de prueba me complicó?, ¿Estaba con alguna situación personal negativa? Este examen de conciencia siempre será un buen ejercicio.

Ya identificada la falla, visualizar una estrategia para abordarla. Es importante tener en cuenta que el significado que cada estudiante le atribuye a la PSU y el ingreso a la educación superior transitan por temas de autoestima, valoración del entorno, juicios sobre sí mismo, por lo que es importante puntualizar dónde estuvo el error que no permitió cumplir con las expectativas.

Echar a andar un plan B, proyecto que debe ser realista y en torno a la vocación de cada uno. Promover una mentalidad exploradora, que no sea respuesta a la frustración, sino fruto de un análisis que incluya distintas variables como: empleabilidad, acreditación, condiciones de renta.

Si la opción es posponer el ingreso a la educación superior, la máxima es no caer en el sedentarismo, generar un horario que contemple horas destinadas al estudio, deporte, ocio. Se puede optar por un trabajo part time, realizar algún voluntariado, aprender idiomas, armar un proyecto de emprendimiento, todo ello en forma paralela a la preparación para la prueba.

Además, es importante tener siempre presente que en la actualidad existen muchas alternativas académicas y técnico profesionales, desde donde siempre obtendrás aprendizajes para tu vida

Marlene Muñoz
Psicóloga de la Red Educacional
Cognita Chile

Etiquetas