Carta al director

Comidas y molestias vocales

Por: Diario Concepción | 13 de Septiembre 2018

Señor Director:

Las comidas típicas cada año se toman el protagonismo en los días de Fiestas Patrias, con consumo alimentos grasos, dulces con gran cantidad de azúcar, carnes rojas, condimentos, alcohol y bebidas gaseosas. Estos generan irritabilidad en nuestro sistema digestivo y cuerdas vocales.

Nuestro aparato digestivo posee válvulas naturales de protección, que ayudan a conducir el alimento “viaje” hasta nuestro estómago para luego completar su ciclo de digestión en otros órganos del cuerpo. Estás válvulas que cierran y abren nuestro esófago para dar paso al alimento se llaman esfínteres. En ocasiones, ocurre que hay poca efectividad de cierre de los esfínteres, produciendo un relajo y reducción del accionar de estas verdaderas “pinzas” que separan la cavidad de la faringe y laringe del esófago y del estómago. Esto hace que el alimento se regurgite desde el estómago, donde muchas enzimas con un pH muy ácido degradan el alimento. Este contenido asciende a las paredes del esófago, cuyo pH es mucho más alcalino (liviano y sensible), tendiendo a irritar las estructuras y generando los malestares clásicos del reflujo. Pero hasta ahí no es mucho el problema para nuestra voz. Lo es cuando el contenido gástrico llega a las paredes faríngeas y por rebalse, cae a nuestra laringe, lugar donde se encuentran las cuerdas vocales. Estas se irritan causando disfonía y mucho malestar sobre todo al comenzar el día. Si usted cree tener o sentir algunos de estos síntomas, no dude en consular a su gastroenterólogo. Si el problema le afecta la voz, será derivado a un otorrinolaringólogo y fonoaudiólogo con especialidad en voz.

Jorge Aravena Sepúlveda
Académico de Fonoaudiología
Universidad San Sebastián

Etiquetas